Animales

Pasos a seguir si quieres bañar a tu perro y le has puesto una pipeta

Pin
Send
Share
Send
Send


¿Cuántas veces hemos escuchado a nuestras madres decir «no te metas todavía al agua que te va a dar un corte de digestión»? Ahora con la llegada del calor vuelve a ser una de las frases más repetidas por las madres en todas las piscinas y playas de nuestro país.

ABC.es habla con el Doctor Gonzalo Guerra Flecha, Especialista en digestivo y fundador del Centro Médico-Quirúrgico de Enfermedades Digestivas (CMED) en Madrid para resolvernos todas las dudas sobre los cortes de digestión.

¿Qué es un corte de digestión?

Es aquí donde encontramos el primer falso mito ya que el corte de digestión no existe como tal.

«Lo que sucede en realidad es un shock periférico por dificultades en la vasculación y estas personas que lo sufren mueren ahogados por inmersión no por problemas en la digestión», explica el Dr Gonzalo Guerra.

Por tanto, el culpable de este tipo de muertes es el fuerte impacto con el agua fría cuando te metes de forma muy rápida y brusca, y no el haber comido recientemente como siempre nos han dicho.

«Una persona le puede suceder esto cuando se ducha en casa con agua muy fría, pero ahí no pasa nada porque te mareas y te caes, el problema viene cuando sucede en la piscina o en el mar, que pierdes la conciencia y te ahogas por inmersión», añade el fundador del Centro Médico-Quirúrgico de Enfermedades Digestivas.

El especialista digestivo asegura que el proceso de digestión puede llegar a durar hasta cuatro horas, por lo que a pesar de meterte en el agua, el proceso de digestión sigue su curso desmontando así la teoría de que te tienes que esperar mínimo dos horas después de comer para poder bañarte.

Para evitar que te suceda un «corte de digestión» o un «shock periférico», el Doctor Gonzalo Guerra recomienda siempre entrar en el agua poco a poco, mojándose muy despacio cada parte del cuerpo para provocar así un «acostumbramiento del organismo a esa temperatura fría del agua».

«El problema viene cuando entras bruscamente al agua. Si entras despacio tu mismo te das cuenta que te esta pasando algo y puedes reaccionar y salir del agua», añade el doctor.

Los síntomas que tiene un principio de corte de digestión es que entramos en un estado de obnubilación, dolor de cabeza, visión borrosa, somnolencia, zumbidos en los oídosy algunas personas pierden incluso el conocimiento.

«Por eso es muy importante salir del agua ante el mínimo síntoma», recomienda el Dr Gonzalo Guerra.

Desparasitación externa con pipeta

Una gran variedad de marcas cuenta con este formato de producto, sencillo y fácil de colocar, por lo que los propietarios pueden administrarlo en su casa. Se deposita en distintos puntos a lo largo de la columna, tratando de que nuestro perro no pueda alcanzar a lamer esta zona (depositar la mayor cantidad entre las dos escápulas es recomendable por esta razón). A partir de este momento el producto interacciona con la capa de grasa de la piel de nuestro animal y se produce la absorción. El contenido de la pipeta se difunde por todo el cuerpo y ofrece protección frente a los parásitos. La protección suele ser de un mes, aunque puede variar dependiendo del producto, un profesional veterinario podrá aconsejarte sobre el tratamiento.

Bañar a mi perro antes de la pipeta

Si has pensado bañar a tu perro antes de colocarle la pipeta te recomendamos que no lo hagas. Las pipetas necesitan una capa de grasa para distribuirse y, muchas veces, el baño elimina o minimiza esta capa. Además, si se aplica la pipeta con la superficie corporal húmeda, la absorción también se verá disminuida ya que las pequeñas gotas de agua impedirán la entrada del producto al interior.

Por lo tanto, para asegurar la eficacia de la pipeta te recomendamos evitar el baño antes de colocarla. Si el baño fuera necesario por cualquier situación, como que tu perro haya decidido rebozarse en los charcos, aplica la pipeta entre 24 y 48 horas después del baño para dar tiempo a que la capa de grasa se regenere.

Bañar a mi perro después de la pipeta

Dar un baño a nuestro perro justo después de la aplicación de la pipeta puede ser contraproducente. Y es que si tu pregunta es ‘¿puedo bañar a mi perro después de la pipeta?’ has de saber que las pipetas suelen ser oleosas y a algunos propietarios piensan que es muy desagradable y sucio pero es cuestión de tiempo. El producto poco a poco se irá absorbiendo y ese pegote de grasa desaparecerá, pero si damos un baño a nuestro perro demasiado pronto la efectividad de la pipeta se verá afectada, ya que parte se eliminará y parte interaccionará con el agua en su distribución.

El prospecto de cada producto indicará cuánto tiempo debemos dejar pasar desde la aplicación de la pipeta hasta poder dar un baño a nuestro perro, asegurando la efectividad de la desparasitación. Si quieres saber cuándo puedo bañar a mi perro después de la pipeta, la respuesta es que se suele poder bañar al animal a partir de las 48 horas.

Otras formas de desparasitación externa

Aunque la desparasitación con pipeta es la forma más común de desparasitación externa, no es la única. Existen otras opciones que afectan de diferente manera al baño.

Actualmente existen comprimidos que se ingieren por vía oral y que atacan directamente a los parásitos externos ya que sus componentes se absorben a nivel del intestino y vía sanguínea se distribuyen por la piel. Esta forma de desparasitación sí permite el baño antes y después, ya que no interacciona con la efectividad del producto. La protección también suele durar 1 mes.

Podemos vernos en casos extremos donde un perro se encuentra terriblemente sucio y plagado de pulgas y garrapatas. En estas situaciones, donde el animal necesita un baño inminente, podemos utilizar un champú antiparasitario para además de limpiar, atacar a los parásitos. Este champú no es totalmente efectivo ya que suele actuar solo sobre adultos (no sobre huevos), pero nos da margen para poner la pipeta a las 48 horas y así protegerlo correctamente.

También encontramos en el mercado spray antiparasitario que se aplica de forma tópica sobre toda la superficie de nuestro animal de forma fácil. Esta puede ser una buena herramienta en momentos puntuales o como protección extra las noches de verano, por ejemplo, para los mosquitos.

Otra forma de protección son los collares antiparasitarios, estos son un buen preventivo y cuentan con un tiempo de protección más prolongado, entre 3 y 6 meses. También es recomendable retirarlos a la hora del baño aunque muchas marcas comerciales aseguran que son impermeables y su efecto no se ve afectado por el agua.

Como conclusión sobre si puedo bañar a mi perro después de la pipeta, para que la efectividad sea completa no es recomendable bañar a nuestro perro ni antes ni después de la administración de la pipeta sin respetar los tiempos marcados por cada producto. También resaltar que la prevención debe ser nuestro mejor aliado, por lo que aunque no observemos parásitos, la desparasitación debe ser estricta y rutinaria para que nuestro compañero se encuentre en las mejores condiciones.

¿Cuando puedo comenzar a bañar a mi cachorro?

La edad mínima recomendada para comenzar a lavar a tu perro regularmente es de al menos 3 meses. Antes de ese tiempo no resulta necesario a menos que se ensucie de forma muy visible o huela muy mal. Jamás bañes a tu perro cuando esté al cuidado de la madre, ya que ella es la encargada de su higiene y si el cachorro tuviera otros olores distintos al suyo (lo que es normal cuando utilizamos un champú) podría rechazarlo.

¿Cómo consigo que acepte el baño con normalidad?

Hacerlo bien desde el principio es la clave de todo, ya que de esta manera tu perro lo relacionará como algo positivo y divertido, y nunca lo verá con miedo. Sigue estos consejos y verás como no tendrás problemas con ello:

  • Presenta el baño como una actividad positiva. Esto lo conseguimos con caricias, premios y halagos. Prémiale cada vez que se muestre colaborativo y no olvides darle tiempo y paciencia. Hazlo un día que no tengas prisas, como un fin de semana o un día libre en el trabajo.
  • Para los perros pequeños podemos utilizar un barreño de plástico con la medida adecuada. Para perros grandes podemos utilizar la bañera.
  • Debemos de controlar que la temperatura del agua sea la correcta, ni muy fría ni muy caliente, así como una temperatura ambiente adecuada. Utiliza el rociador de ducha siempre a baja presión.
  • Escoge un champú exclusivo para perros, preferiblemente hipoalergénico y con PH neutro. Si tienes dudas sobre cuál debes escoger aquí te ayudamos a escoger el champú para perros que tu perro necesita.
  • Prepara una toalla para secarlo bien después del baño. es importante secar bien todo su cuerpo y en especial sus orejas. Si tu perro es grande o es de pelo largo podemos hacer uso de un secador pequeño (uno de viaje es ideal) pero siempre y cuando lo utilicemos a baja potencia y a una distancia adecuada. ¡Controla siempre la temperatura del secador!

¿Con que frecuencia debo bañar a mi perro?

La frecuencia es algo que varía en cada tipo de perro, principalmente por su tipo de pelo y piel. En términos generales se suele recomendar una vez al mes. Pero hay excepciones:

  • Perros grandes o con pelo largo podemos aumentar la frecuencia a dos veces por mes.
  • Perros pequeños o con pelo corto se puede reducir la frecuencia a un baño cada dos o tres meses.

Por supuesto, si vives en el campo, tu casa tiene un jardín o tu perrito es de los que le encanta restregarse por cosas (a menudo muy sucias) puedes aumentar la frecuencia. Tampoco dudes llevarlo a la ducha si tu perro empieza a oler un poco mal, al fin al cabo a todos nos gusta presumir de un perro limpio y bien aseado ¿no? 🙂

¿Puedo utilizar mi champú habitual?

No. Los champús que utilizamos nosotros no están indicados para los perros. La piel de los perros es diferente a la de los humanos por lo que si utilizamos nuestro champú podríamos resecar su piel, causarle irritación y con el tiempo incluso provocarle alergias en la piel. Los perros deben utilizar productos exclusivos para ellos, así evitamos que puedan surgir todos estos problemas en la piel.

Tengo varios perros en casa, ¿puedo bañarlos a todos con el mismo champú?

Podemos usar el mismo champú con varios perros siempre y cuando su pelo tenga las mismas características y necesidades. Por ejemplo perros de la misma raza o perros con el mismo tipo de pelo. Cuando tienen características diferentes lo ideal es usar un champú específico para cada uno de ellos. Puede que uno de tus perros necesite un champú anticaída, otro necesite un champú para pieles sensibles y otro que proteja el brillo de su pelo.

A mi perro no le gusta el agua ¿Qué puedo hacer?

Si por algún motivo nos es imposible bañar a nuestro perro existen otras alternativas, como los champús en seco. Estos se aplican sobre su pelo mientras se les da un suave masaje. Después no es necesario utilizar agua para retirar el producto, ya que a los pocos segundos se absorbe por completo. Lamentablemente aunque estos champús funcionan muy bien, no son igual de efectivos que un baño de agua.

La importancia de la higiene en la salud

La calidad de vida de los seres humanos se ha visto altamente recompensada desde que la higiene es parte de nuestro estilo de vida. La higiene no se refiere solo a los baños, sino también a costumbres como lavarse los dientes y las manos, la correcta manipulación de los alimentos, la limpieza en casa, etc. Dentro de estas costumbres, las mascotas juegan un importante papel en nuestra salud.

Según la IFH (International Scientific Forum on Home Hygiene), las principales fuentes de infección son otros seres humanos, la comida, el agua y por último… las mascotas. Ellos mismos recomiendan mantener a los animales en buenas condiciones de salud e higiene para que representen un riesgo menor, una mascota vacunada, desparasitada y LIMPIA no representa ningún problema para la salud, a menos que dejemos que los perros vengan de la calle con las patas llenas de gérmenes y les permitamos subir a las superficies donde estamos en ese momento preparando la comida.

Y no entremos en pánico pensando que los animales nos van a infectar y transmitir enfermedades, más miedo hay que tener a otras personas que saludamos y a saber si se han lavado las manos después de coger o limpiarse quien sabe qué cosas. Además todos los estudios actuales apuntan a que la convivencia con mascotas ayuda en muchos aspectos a la salud física y mental, además de que los niños que crecen con animales (que no como animales), suelen ser más empáticos y menos propensos a las alergias. Pero por supuesto hay que tener dos dedos de frente y mantener una higiene adecuada de nuestras mascotas y nuestro hogar.

Por otra parte, un perro limpio no solo tendrá una mejor calidad de vida, sino que estará generalmente más sano. Esto se debe a que al igual que en nosotros, los baños les ayudan a prevenir infecciones, enfermedades y a controlar mejor los parásitos externos.

Si baño a mi perro pierde las grasas naturales de la piel

La verdad-mentira más extendida de todas. Por supuesto que tu perro pierde las grasas naturales al bañarlo, al igual que las perdemos nosotros, pero eso no hace que dejemos de ducharnos, por el contrario, utilizamos buenos productos o usamos body milk para rehidratar la piel. Solo hay que ver a las personas que utilizan gel hidratante y body milk y las que no lo usan, la piel de las primeras está siempre en mejores condiciones y más sana. Y ya ni hablar de los que no se lavan, su piel suele estar agrietada, enferma, sin elasticidad, más propensa a infecciones… pues lo mismo los perros.

Hace 50 años no había cosmética animal especializada de buena calidad ni la información que existe ahora, por lo que en cada baño estábamos quitando mugre y grasas imprescindibles para la salud de la piel, por eso es entendible que en aquellos tiempos se asociase baño a daño, pero a día de hoy, cuando contamos con infinidad de buenos productos para mascotas, esta excusa ya no es válida.

Le hace mal al pH de la piel

Otro mito verdad-mentira. Aunque el pH es indispensable para la salud de la piel y es verdad que al bañar al perro el pH se altera, no significa que le haga daño. El pH suele volver a sus valores normales al cabo de unas horas de forma natural y de hecho el pH de la piel también se altera cada vez que el perro se moja, no solo cuando usamos champú. Muchos que defienden este mito del pH, no dudan en dejar que su perro se bañe en el río, el mar o en la piscina llena de cloro.

Además vuelvo a lo mismo, nosotros también tenemos el dichoso pH y eso no evita que nos bañemos. Así que no, bañar al perro no va a cargarse para toda la eternidad su pH.

Le entra agua en los oídos y le dará otitis

Pues si, hay quien me ha dado esto como excusa para no bañar al perro o no lavarle la cabeza.

Es muy difícil que entre agua en los oídos de los perros durante el baño salvo que seamos demasiado torpes y pongamos la alcachofa de la ducha apuntando directamente hacia dentro del oído. Además la poca agua que podría escurrir durante un baño normal saldrá en cuanto el perro sacuda la cabeza.

¿Nos preocupamos por el agua en los oídos cuando llevamos a nuestros perros a la piscina, la playa o el río? Pues ahí si que deberían tener más riesgo y nadie se lo cuestiona, pero a la hora del baño tenemos que buscarle la pega a todo.

Es malo porque permanecer húmedos es malo para ellos

¡Vaya! un mito completamente cierto. Independientemente de si es un baño o los llevamos a la playa o la piscina, el permanecer húmedos es malo para su salud. Es muy importante que siempre los sequemos muy bien para evitar que la humedad pueda ocasionar problemas de hongos y malos olores. En los perros con pliegues como el Shar Pei o los Bulldog, hay que tener especial atención en el secado.

Un perro que permanece húmedo es más propenso a coger resfriados y tener problemas de artrosis en su vejez, así que ya sabéis, es muy importante secarlos adecuadamente, salvo cuando el perro tiene posibilidad de secarse a la intemperie por si mismo, pero esto debe ser en movimiento para que el calor del cuerpo ayude a evaporar la humedad y nunca, nunca dejar al perro atado al sol para secarlo.

Secar correctamente a un perro es la parte más complicada del baño, conozco muchos profesionales que cuando reciben esta pregunta de sus clientes recomiendan bañar poco porque saben que por el tipo de pelo o tamaño del perro no lo secarán adecuadamente y si hay problemas, los culparán por haber recomendado baños frecuentes, cuando la culpa es de no secar bien, no del baño.

Si huele a perfume los otros perros no lo aceptarán

¿Cuántas veces no hemos escuchado eso de “un perro debe oler a perro”? Realmente es verdad, un perro debe OLER a perro, no APESTAR a perro. Creo que hay una diferencia muy grande entre una cosa y otra y tenemos que aprender a diferenciarla. A los perros les gusta oler a perro, para ellos el olfato es algo muy serio, pero por muy a fresa que huela después del baño, los otros perros seguirán oliendo al perro debajo del aroma a fresa. No olvidéis que ellos tienen un olfato mucho más sensible que el nuestro, por lo que donde nosotros olemos a tarta, ellos huelen harina, huevo y leche.

Lo que es verdad es que los perros odian oler “bien”, siempre dentro de los criterios humanos. Por eso nunca recomiendo el uso de perfumes y mucho menos de champús que los dejan a los pobres oliendo a fruta toda la semana. Las gamas altas de champús suelen tener poca fragancia, tanto para no “ofender” el olfato canino como para evitar alergias, y los perfumes que usan suelen ser bastante agradables incluso para los perros. De esta forma llegamos a un punto medio entre no ofender ni su nariz, ni la nuestra.

Se estresa, se pone muy nervioso, se esconde y muerde

Esto pasa por no enseñar a los animales desde pequeños o por hacerlo de malas maneras. Un perro al que se le ha enseñado desde pequeño y con refuerzos positivos, aprende a disfrutar del baño. Cierto es que hay muchos a los que nunca llega a gustarles ni entran de buena gana en la bañera, pero tampoco es que se mueran de miedo, simplemente no les gusta pero lo aceptan como algo rutinario.

Si tu perro tiene pánico al baño, no es una razón para no bañarlo, es el momento en que te replantees el trabajar un poco más su confianza. Y ya si muerde… algo está muy mal desde la educación de base y deberías plantearte el corregirlo con un adiestrador/etólogo profesional.

¿Si tiene miedo al veterinario tampoco lo vas a llevar cuando se enferme?

Razones para bañar con frecuencia a un perro

Como ya dije al inicio, lo primero es por su salud. No importa si el perro vive dentro o fuera, pensad que aunque su pelo es una barrera que protege la piel, si lo dejamos sin bañar mucho tiempo toda esa porquería que pulula en el ambiente terminará llegando a ella. No se trata de la limpieza del polvo o los malos olores, se trata de la limpieza de la polución de los coches, fábricas, humo de tabaco, residuos del friega suelos que usamos, bacterias que va recogiendo por la calle…

¿En serio creéis que eso se limpia solo o desaparece por arte de magia? ¿Dejamos que todos esos contaminantes se acumulen por meses en el pelo? ¿O será que su pelo es mágico y desintegra todos esos residuos o directamente actúa como repelente y no se fijan a él?

Otra razón es que los perros que viven dentro de casa deben por nuestro propio bien tener una higiene adecuada. El cepillado frecuente es fundamental pero insuficiente para mantener a un animal con el que compartimos el sofá y la cama lo suficientemente limpio. Los animales nunca son sucios, los sucios son los dueños que no los mantienen aseados.

Y entonces ¿Cada cuánto puedo bañar a mi perro?

Dependerá del estilo de vida, tamaño, raza o tipo de pelaje del animal. Nunca se me ocurriría recomendarle a un dueño de un Terranova bañar cada semana al perro en la mini bañera de su casa y con un secador de mano pequeño. Normalmente los perros pequeños como Chihuahua, Maltés, Yorkshire, Shih Tzu, pueden bañarse cada una o dos semanas. Si son de pelo largo mientras más baños, mejor tendrán el pelo, ya que los buenos productos ayudarán a nutrir e hidratar la piel.

Los Crestados Chinos pueden bañarse una, dos o tres veces por semana, mientras que los perros medianos o grandes tipo Golden Retriever, Collie y Labrador pueden hacerlo una o dos veces al mes. Y si los habéis bañado ayer y hoy se han rebozado en una caca gigante de caballo, pues a la bañera de nuevo.

Contrario a lo que se piensa, los perros que viven en el exterior en el campo pueden espaciar mucho más los baños de los que viven en un piso. ¿La razón? que en el campo pueden darse baños de barro y así este actúa como un detergente que les ayuda a librarse de la polución, pero por supuesto para el criterio humano de limpieza estarán sucios y apestosos, por lo que deberían bañarse como mucho cada dos meses.

Por el otro lado, los perros que viven en piso son normalmente perros de ciudad que están más expuestos a la contaminación, el tabaco y las aceras llenas de gérmenes y más cosas bastante desagradables, por lo que los baños deberían ser mucho más frecuentes. Y más si tomamos en cuenta que son precisamente esos los que conviven permanentemente en un espacio cerrado con nosotros.

Si no podéis bañar a vuestro perro cómodamente en casa o no tenéis forma de secarlo correctamente, podéis acudir a una peluquería canina para concertar visitas frecuentes para mantenimiento. Muchas ofrecen este servicio y puede resultar muy económico, especialmente si tomamos en cuenta el gasto de agua, luz y trabajo extra que nos lleva a nosotros bañarlo en casa.

Y cuidado con querer quitarse el marrón del baño usando champús en seco. Estos productos son para ocasiones puntuales, como vómitos y meadas durante los viajes y animales muy cachorros o convalecientes. Además su capacidad de limpieza es ínfima comparada a un champú normal.

Si tan malo fuera bañar con frecuencia a los perros, todos esos perros que vemos en las revistas y exposiciones caninas estarían ya muertos. Muchos de esos perros se bañan religiosamente cada una o dos semanas y suelen ser los que mejor y más sana tienen la piel y el pelo.

Personalmente gusta dormir con mis perros y me niego a hacerlo con uno que apeste o que deje la cama llena de porquería, me gusta que mi hijo juegue con ellos sin estar obsesionada con que después vaya a lavarse y desinfectarse las manos, me gusta que mis perros estén sanos y bien atendidos, por lo que me preocupo por darles la mejor alimentación posible, actividades que los mantengan sanos mental y físicamente y los baño con los mejores productos que puedo conseguir, por su salud y la de mi familia.

Deja un bebedero a disposición

En todo momento del día el can puede tener sed y es preciso que cuente con un recipiente lleno. Pero atención, que no se acostumbre a beber demasiado porque eso tampoco es bueno para su salud. Si vamos a estar fuera de casa todo el día le ponemos un bebedero más grande.

Conserva bien la comida

No pongas el pienso en la nevera o en un lugar húmedo. Tampoco lo dejes al alcance de tu mascota, ya que no dudará ni un instante en derribar la bolsa y comer hasta más no poder. Si le das comida casera presta atención a que esté en buenas condiciones, bien refrigerada y que no se haya contaminado.

Evita sacarlo a pasear

No es bueno que apenas haya terminado de comer lo lleves a pasear y mucho menos a hacer ejercicio. El animal necesita cumplir con el proceso de digestión lo más tranquilo posible. Tampoco se recomienda hacerlo justo antes de comer porque el movimiento le abre el apetito y es probable que coma más y de forma desesperada.

No juegues con él

Piensa en tu mascota como si fueras tú mismo. Cuando acabas de terminar de comer, ¿tienes ganas de salir a correr, jugar al baloncesto o andar en bicicleta? Por supuesto que no. En el perro sucede algo similar. No lo molestes e insistas para que busque una rama, no le arrojes la pelota y no lo instes a jugar.

No permitas que beba demasiada agua

El pienso seco al llegar al estómago debe descomponerse y no “inflarse”. Esto sucede si el can bebe mucha agua al terminar de comer. Sírvele un poco y retírale el bebedero al cabo de algunos minutos. Espera dos horas para volver a darle agua.

Estos consejos para antes y después de alimentar al perro son muy fáciles de llevar a cabo. ¡Y son excelentes para la vida de tu mascota!

Yamila Papa Pintor es una periodista especializada en deportes (Círculo de periodistas deportivos, 2006-2008). Entre los años 2010 y 2011 trabajó como periodista deportiva en “Argentinos Pasión”.

Desde el año 2011 se desempeña en la redacción de artículos sobre distintas temáticas: salud, deportes, viajes, mascotas y recetas de cocina, entre ellas. Además, es locutora de radio y televisión, y una gran entusiasta por la vida natural. Es vegetariana y participante activa de una fundación encargada de plantar árboles en su país de origen, Argentina. En cuanto a idiomas, domina el inglés y el portugués, y tiene un nivel básico de árabe.

Recientemente completó su formación con el curso de: »Introduction to Food and Health» (Universidad de Stanford, 2019)

La garza agamí es un ave única que habita las tierras bajas y bosques pantanosos de Centroamérica y el norte de Sudamérica. Este es un animal extremadamente difícil de avistar, debido a su tendencia de permanecer quieta durante largos periodos…

Las codornices son aves galliformes. Es decir, que tienen forma de gallo y pertenecen a la familia de los faisanes. Hay un gran número de variedades de codornices en distintas partes del mundo, y están distribuidas por Europa, Asia y…

Un ataque al corazón es un riesgo latente en muchas personas. Los amantes de los perros saben la calidez y comodidad que sus compañeros caninos aportan a sus vidas. Pero es posible que no sepan de la evidencia que sugiere…

Elegir la comida diaria de tu gato puede llegar a ser una tarea difícil. Este tipo de mascotas son notoriamente delicadas y ciertos alimentos contienen ingredientes que no resultan beneficiosos para según qué felinos. El objetivo que hay que tener…

Las mascotas mayores requieren atención y cuidados especiales. Al igual que las personas mayores, el comportamiento y habilidades de una mascota cambian a medida que avanza su edad. Actualmente, las mascotas viven más tiempo del que solían vivir. Esto se…

El gato es un animal que no requiere frutas y verduras para equilibrar su nutrición. De hecho, los gatos son carnívoros obligados, no omnívoros, como lo son los perros y los humanos. Esto significa que la proteína animal es el…

Pin
Send
Share
Send
Send