Animales

Cuidados básicos de un hámster ruso

Pin
Send
Share
Send
Send


Una de las claves sobre cómo cuidar a un hámster ruso, o a cualquier otra mascota, es su alimentación. Lo ideal es que le des preparados específicos para esta especie de roedores y lo complementes con pequeñas cantidades de frutas y verduras. Por ejemplo, buenas opciones son el maíz, los tomates, la lechuga o la manzana.

Recuerda que no debes saturarlos de comida, ¡son muy pequeñitos! Además, tampoco les des productos muy dulces, son propensos a la diabetes.

Igual que cualquier mascota, el hámster ruso también requiere de ciertos hábitos de higiene, pero de una manera especial: ¡no hay que bañarlos! Ellos se limpian sumergiéndose en arena. ¡Sí, en serio! Puedes utilizar arena para chinchillas o arena fina de playa, coloca en su jaula un recipiente lleno, como si fuera una piscina.

Aunque creas que se ensucia, en realidad la arena le ayuda a mantener el pelo limpio y brillante. ¡Les encantan esos chapuzones! Esta es una de las partes más fáciles de cuidar a un hámster ruso.

7. ¡No olv > (Foto vía Pinterest)

¿Qué sería de las mascotas sin mimitos? ¡Los necesitan para sentirse queridas! Te recomendamos que saques a tu hámster de la jaula un ratito cada día para darle mimitos y socializar. Con tu contacto y caricias, aprenderá a convivir con personas y no se asustará, conseguirás domesticarlo.

A diferencia de los hámsters comunes, el hámster ruso tiende a volver a su estado salvaje si le falta cariño. Sólo recuerda: los juegos y mimos, mejor por la noche, durante el resto del día estará dormido.

Si tienes más de uno, te recomendamos que los saques por turnos, uno a uno, o no podrás controlar a todos. ¡Podrían escapar! Y a ver quién los encuentra luego por casa…

Es buena idea comprar algún juguete para hámsters, así podrás estimularlos y jugar con ellos, favoreciendo que se acostumbren cuanto antes a la vida doméstica.

8. Atento a su salud

Por supuesto, como ocurre con todas las mascotas, debes consultar al veterinario si observas que tu hámster muestra síntomas de enfermedad.

¡Y ya está! Ya sabes cómo cuidar a un hámster ruso. ¿A que no era tan difícil? De hecho, los hámsteres son una buena opción si buscas a una mascota tierna y divertida pero que no requiera mucho tiempo ni dinero mantener. ¡Que disfrutes de tus hámsters!

Información básica sobre el hámster ruso

Este roedor suele medir un máximo de 10 centímetros, y tiene un pelaje suave cuyos colores mezclan marrón y gris con franjas negras en el lomo y los costados, siendo de color blanco en el abdomen. Por otro lado, al ser una variedad de hámster proveniente de Rusia, es capaz de sobrevivir en temperaturas de hasta menos 25 grados centígrados, y se caracteriza por ser un animal fácil de cuidar, de temperamento tranquilo que suele llevarse bien con otros de su misma especie e, incluso, con mascotas diferentes.

En cuanto a sus hábitos, pasa la mayor parte del día durmiendo, por lo que te recomendamos ubicarlo en un espacio tranquilo de la casa. Tu hámster ruso estará más activo durante la noche, momento que debes aprovechar para atenderlo, jugar con él y darle cariño.

Su esperanza de vida es de máximo dos años.

Prepara su espacio

Lo ideal es acondicionar una jaula de tamaño suficiente para que tu hámster ruso esté cómodo. No se recomienda que lo dejes suelto por casa sin vigilancia, pues se perderá fácilmente o podría ser aplastado o herido de forma accidental. Prepara un espacio cercado en tu hogar y deja que corretee durante un rato cada día para ejercitarse mejor.

La jaula debe permanecer en un lugar con suficiente ventilación y lejos de la luz solar directa. Dentro de ella, debes colocar aserrín para que haga sus necesidades, así como también recipientes para la comida y el agua. Así mismo, no olvides introducir la típica rueda de plástico, prefiriendo una que no tenga rendijas para evitar que sus pequeñas patas se queden atascadas. También será necesaria una pastilla de calcio que le sirva para roer, pues los dientes del hámster ruso no paran de crecer y necesita desgastarlos constantemente para evitar problemas de salud o lastimarse a sí mismo con ellos.

Para ofrecer los mejores cuidados a tu hámster ruso, sácalo de la jaula a diario para jugar con él y hacerle algunos cariños. De lo contrario, podría volverse salvaje y tratar de morderte.

Alimentación del hámster ruso

Se recomienda adquirir en tiendas de mascotas el alimento procesado formulado para hámster ruso, y complementar esta alimentación con algunas verduras, frutas y vegetales crudos en pocas cantidades varias veces por semana. Si no sabes cuáles son las más adecuadas, en este artículo te detallamos las mejores frutas y verduras para hámsteres.

Te recomendamos darle maíz, manzana, semillas, brócoli y frutos secos. Todo esto debe estar perfectamente lavado, pelado y picado en trozos pequeños. A la hora de alimentar a tu hámster ruso, nunca le des golosinas o alimentos dulces, pues podría desarrollar diabetes, tampoco puede probar la lechuga, ya que le causa diarrea.

Higiene del hámster ruso

Para continuar con los cuidados del hámster ruso, el aseo de la jaula del animal es crucial para evitar enfermedades bacterianas e infecciones. Se recomienda una limpieza profundade la jaula y los complementos que están dentro de ella una vez por semana, con algún detergente suave que tenga poco olor. Asimismo, al terminar todo debe quedar completamente seco.

Los desechos sólidos del animal deben ser retirados todos los días para mantener el serrín limpio, el cual deberás cambiar por completo una vez por semana aproximadamente. Sobre el aserrín, es mejor que busques alguno que no sea de cedro ni de pino, ya que el fuerte olor puede provocar enfermedades respiratorias en el hámster ruso. Para más información, no te pierdas nuestro artículo en el que te contamos cuáles son las enfermedades más comunes de los hámsteres.

Por otro lado, los recipientes para la comida y el agua deben limpiarse todo los días, sobre todo cuando coloques alimentos crudos frescos. En este sentido, otro de los cuidados básicos del hámster ruso es que nunca debe tener el recipiente de agua vacío.

Y para finalizar con la higiene, el hámster ruso en sí también necesita acicalarse, para lo cual deberás adquirir un tipo de arena especial que se utiliza para las chinchillas, o arena de playa simple. Tu pequeño roedor se sumergirá y revolcará en el ella, dejando su pelaje limpio y brillante. En caso de notar que tu pequeño roedor está más sucio de lo normal, puedes optar para bañarlo tú mismo. Para ello, te aconsejamos que consultes nuestro artículo "¿Cómo bañar a un hámster?".

Reproducción y cría del hámster ruso

Si quieres tener dos hámsteres, te recomendamos no juntar macho y hembra dentro de la misma jaula si no quieres que se reproduzcan, pues pueden llegar a tener hasta cinco camadas cada año. La gestación dura un máximo de 21 días.

Al nacer las crías pesan tan solo dos gramos, y después de una semana de vida dejan de alimentarse de la leche materna para comenzar a consumir sólidos. Alcanzan su independencia total a las cuatro semanas tras su nacimiento.

Si tienes una camada de hámsteres recién nacida, deberás separarla en una jaula con la madre, ya que el macho puede llegar a comérselas mientras están indefensas. Por ello, si no se tienen los conocimientos adecuados no aconsejamos hacer criar al hámster ruso.

¡Ofrece los cuidados básicos a tu hámster ruso y empieza a disfrutar de su compañía! Y si tienes alguna duda, ¡no olvides dejar tu comentario!

Si deseas leer más artículos parecidos a Cuidados básicos de un hámster ruso, te recomendamos que entres en nuestra sección de Cuidados básicos.

Presta atención a las crías

Si te planteas tener varias de estas mascotas y de diferente sexo, a pesar de que tengan algunas semanas de vida existe la posibilidad que tengan crías. De ser así, procura separar la pareja ya que la hembra puede lastimar al macho con la intención de proteger a sus retoños.

Por otro lado, es muy habitual que la hembra al parir tenga un comportamiento de canibalismo con sus crías. Esto ocurre especialmente cuando tiene muchas crías, generalmente decide comerse a las más débiles, para poder asegurarse de que el resto sobrevivirán y que va a poder cuidar de ellas. Si quieres evitar que la hembra se coma a las crías debes, en primer lugar, si el macho está en la jaula, separarlo. No debes tocar a las crías hasta que hayan pasado al menos dos semanas, ya que si lo haces puedes hacer que el olor de las crías se altere, la madre no los reconozca y, por tanto, los rechace y se los coma.

También debes proporcionar comida a la madre de manera abundante, durante esta temporada es importante incluir en la alimentación proteínas, es recomendable darle huevo cocido y rociar sus semillas con aceite de hígado de pescado.

El ejercicio es fundamental para tu hámster

Uno de los entretenimientos más utilizados por esta mascota es la rueda de ejercicio. Mediante esta ruedita podrá ejercitarse a diario, de hecho, es muy importante que lo haga, pues en la jaula no tiene espacio suficiente para que puedan correr todo lo que debieran. No obstante, como alternativa a los diferentes remedios caseros, existen otros juguetes que pueden ayudar a que tu hámster se ejercite, como la pelota para correr en exteriores, se trata de una pelota en la que puedes introducir a tu hámster dentro, de modo que podrá correr fuera de la jaula sin riesgo a que se meta en huecos pequeños de la casa.

También es interesante equipar la jaula con tubos y accesorios que le permitan realizar recorridos ligeramente complejos, ya que así el hámster estará siempre más activo. Lo importante es que se mantenga en forma.

Pin
Send
Share
Send
Send