Animales

Cómo Cuidar Peces De Agua Dulce

Pin
Send
Share
Send
Send


Tener un acuario es un un tarea que requiere tiempo y dedicación. Los peces que más fáciles son para cuidar son los de agua dulce.

Para aquellos que quieran iniciarse en el fantástico mundo de los animales, pero todavía no sabe cómo se le va a dar el cuidar de otro ser vivo, puede probar con peces. También para los pequeños de la casa o aquellos que de por sí les guste la estética de un acuario en su hogar. Aquí te presentamos una lista de las especies de agua dulce que menos mantenimiento necesitan.

Características básicas

Cuando se dice que un pez es fácil de cuidar nos referimos a que este tiende a mantenerse por sí solo, sin necesidad de grandes inversiones en acuarios ultra modernos, comida específica y muy costosa de conseguir, tienden a contraer enfermedades típicas de su especie u otras necesidades básicas que pueden llegar a tener otro tipo de peces. Eso sí, el tamaño del acuario y el darle alimentos de manera cotidiana es imprescindible para cualquiera.

La especies de agua dulce es de por sí pacífica, no requieren de un gran mantenimiento y cuidar de estos peces resulta muy sencillo. Eso sí, primero debemos consultar el tamaño, la calidad de vida y qué tipo de agua necesitan, si fría o caliente. Porque no podemos juntar varias especies de este tipo sin más, sino que deben tener rasgos parecidos. Lo mejor para estos casos es hacerse con un regulador de temperatura, además de un filtro para aquellas especies que no mantengan el acuario por ti y un decorado a la altura de cada pez.

La familia más grande

Los peces más comunes de agua dulce que podemos encontrar en casi cualquier lugar especializado son los ciprínidos. No son una especie en sí misma, sino que es una familia que engloba a diversas clases. Estas provienen de Asia, suelen tener un colorido más llamativo y un tamaño pequeño, ideal para cualquier pecera.

Dentro de la gran familia compuesta de ciprínidos comunes, nos encontramos con tres especies que destacamos por su fácil mantenimiento. Los danios tienen una gran vitalidad y alcanzan una longitud media de 6 centímetros. Son saltadores, por lo que habrá que tener cuidado y conseguir un acuario que se acerrado pero donde entre el oxígeno. Viven en pequeños grupos, como la gran mayoría, para sentirse seguros y no coger estrés. La temperatura la que acostumbran a vivir es entre 18 y 26 grados centígrados. Su color es de un verde oliva o tonalidades más doradas, aunque cada tipo de danio dependerá de su color, ya que no hay dos especies iguales.

Siguiendo el tipo de agua dulce fría, los neones chinos son otra especie de pez que requiere que el agua se encuentre entre 15 y 24 grados. Son una de las especies más llamativas, ya que sus escamas están compuestas de colores brillantes que se acentúan con una correcta iluminación. Son resistentes y tienden a vivir en grupos de 10, aproximadamente. Su color es más marrón con toques verdosos y les atraviesa una línea longitudinal que puede ser blanca, amarilla o rosa junto con unas aletas rojas y amarillas.

Por otro lado, siguiendo en la familia de ciprínidos, la carpa o barbo son los peces más conocidos y populares a lo largo y ancho del planeta. Se adaptan fácilmente a cualquier tipo de clima y su variedad les hace muy atrayentes. Necesitan de un espacio más amplio, ya que pueden superar los 7 centímetros de longitud, y una temperatura más cálida que las anteriores clases. Hay de todo tipo de especies, aunque si te gusta este tipo de pez pero no cuentas con el sitio adecuado para ellos, sus primos los pecílidos son prácticamente iguales pero en un tamaño más reducido.

Limpiadores compulsivos

Los peces que cuentan con unos rasgos parecidos a otros animales también son populares en la clasificación para cuidar de un pez de agua dulce. Entre ellos destacamos al pez gato o coridora, más comúnmente conocido por pez basurero por su método para alimentarse. Gracias a los bigotes que tienen al lado de la boca, barren literalmente el suelo para rebuscar restos de comida o deshechos. Son perfectos para mantener limpia la pecera. Son resistentes y pueden vivir con una cantidad de oxígeno más baja que otras especies. El pez gato es pequeño, ya que no supera los 5 o 6 centímetros de longitud, pero su pariente cercano, las calíctidas, son todavía más reducidas.

Otro pez que tiende a limpiar a su paso es el girinoqueílido. Este pequeño pescado consigue mantenerse pegado a las rocas y paredes de las peceras gracias a un órgano particular, de esta manera limpia el cristal de su nuevo hábitat y consigue su propio alimento. Son alargados y sus colores tienen una tonalidad oscura.

Otras especies

Pez arcoíris pude que sea uno de los más conocidos también. Esta especie proviene de Australia, Nueva Guinea y Madagascar. No tienen un color definido, ya que sus escamas reflectantes cambian con la luz, y las únicas condiciones de vida que requiere para su mantenimiento son estar en un grupo de al menos 6 peces más de su misma especie y que la temperatura oscile entre los 22 y 26 grados.

El Killis es poco conocido, pero muy fácil de cuidar. Son muy vitales y pacíficos, por lo que son perfectos para acompañar con otras especies. Su diversidad de colorido dará una explosión de color a tu acuario, gracias a sus efectos en las escamas del cuerpo y las aletas. Otro pez que dará mucho juego es el Espiga, que son pequeños y muy coloridos. Mientras no sufran cambios bruscos de hábitat, serán idóneos para acompañar a peces más grandes.

Los toxótidos necesitan que el acuario sea abierto para poder cazar pequeños insectos mediante chorros potentes de agua -por lo que no se recomienda juntar con los danios, que eran expertos saltadores-. Vivirán sobre la zona superior del habitáculo y serán muy sociables y pacíficos.

Por último, la mejor especie para los principiantes es la perca. Este pez no necesita más que cuidados básicos. Son una especie muy resistente, ya que tiende a vivir en las profundidades de aguas estancadas, no sucumben a enfermedades y solo busca zonas calientes.

⇒ Tiens Que Aclimatar A Los Peces

Te podría dar unas tablas llenas de número de especies de peces y los niveles de PH, nitrato, amoníaco, pero con el tiempo he aprendido que no hay nada mejor que cuando compramos una pez en la tienda, pedir los parámetros que tiene que tener el agua para el pez que acabamos de comprar.

Otro consejo es que verifiques bien los valores del agua para el ph, nitrato y amoníaco, y ver si son muy diferentes a los que precisas para tu nuevo pez. Ten en cuenta que cuanto mas grande sea tu acuario mas tiempo vas a precisas para poder ajustar estos valores y poder aclimatar tu nuevo pez.

⇒ Haz flotar tus peces dentro de la bolsa

Seguramente conozcas este truco, pero sobre todo para los principiantes, te conviene poner la bolsa cerra donde viene tu pez a flotar en el acuario, yo lo dejo unos 30 minutos. De esta forma el pez se va acostumbrando a su nuevo hábitat mientras todavía esta en su bolsa.

Transcurrido este tiempo abre un poco la bolsa y agrega media taza de agua del acuario donde vas a colocar el pez, repite el proceso alguna veces más cada 10 minutos para que tu pez se vaya acostumbrando al agua del acuario. Esta es una de las mejores formas de incorporar a un pez nuevo, sin que sufra tanto por el cambio.

⇒ Espacio para nadar: Evita El Hacinamiento

La super población de peces en tu pecera, es muy mala ya que va a bajar mucho el nivel de oxígeno en el agua. Otro problema es la gran cantidad de residuos que vas a tener en la pecera, seguramente se te tape muy seguido el filtro de agua y el agua del acuario en general va a ser de muy mala calidad. Cuando compres el pez averigua que espacion precisa para nada y si es necesario compra otro acuario, te va a ahorrar muchos dolores de cabeza-

⇒ Acondiciona el agua

Esto es de las primeras cosas que debes aprender si eres principiante, piensa que el agua para los peces es lo mismo que lo que es el aire para nosotros, por eso es muy importante tener una buena calidad de agua, para que no se enfermen y disfruten de su vida en el acuario.

El agua que viene del grifo tiene muchos elementos que hay que equilibrar para que puedas utilizarla en tu acuario, y para esto se utilizan suplementos biólogicos, que están a la venta en tienda de animales.

⇒ Mantener niveles adecuados de pH

También relacionado con la calidad del agua, esta el control y manipulación de los niveles de PH del agua. El PH es lo que mide la acidez o alcalinidad del agua. Diferentes especies de peces necesitan diferentes niveles de PH, y por esto tienes que planificar bien tus peceras, para agrupar los peces segun el PH que precisen.

¡Ojo! esta no es el único factor que tienes que tener en cuenta, hay peces que no pueden convivir con otros por su agresividad, en fin hay muchas cosas a tener en cuena, a lo largo de mi blog, explico estos factores y como diseñar un acuario en condiciones.

Vas a necesitar un Kit para poder medir el PH del agua de tu acuario y ver que estén en los niveles correctos, muchos factores hacen que el nivel de PH cambie y tienes que controlarlo. En general los peces de agua dulce precisan un nivel de PH entre los 6,5 y los 7,8. Pero como te dije antes, cada especie es diferente, esos valores son como para tener una idea.

⇒ Cambiar el agua del acuario cuando toque

Es muy importante estar cambiando el agua de tu acuario, pero cuidado con esto, sobre todo si recién te inicias no cambies toda el agua, tus peces estan aclimatados a esa agua y si la cambias toda tendrás que re aclimatar los peces nuevamente.

Por esta razón, lo que se recomienda es reemplazar el 20% o 25% del agua de tu acuario cada 30 días. Aunque yo lo hago cada 15 días que me parece lo ideal. Si haces esto lo que vas a lograr es, tener un acuario limpio, con una buena calidad de agua, como estas cambiando un 20% o 25% del agua los niveles de los diferentes valores del agua no se van a afectar.

Para hacer este cambio a mi me viene muy bien utilizar una aspiradora de grava que utilizo tanto para sacar el agua y escombros que siempre hay provocados por piedras que puedas tener e incluso resto de algas. Si sigues estos consejos y cambias el agua de tu acuario, te puedo asegurar que tus peces rara vez se enfermen.

⇒ Mantener el agua a una temperatura correcta

Esto es algo que mucha gente no sabe, pero a los peces de agua dulce les hace mucho daño si el agua esta cambiando de temperatura. Y entonces te preguntarás, ¿pero como va a cambiar la temperatura del agua? Pues en mi caso tenia la pecera cerca de una ventana y durante el día le daba el sol y el agua calentaba demasiado.

Otro cosa muy común es poner el acuario cerca de una aire acondicionado o en invierno cerca de una estufa, esto va a provocar un cambio repentino en la temperatura del agua, y les va a hacer daños a tus peces.

⇒ Limpia los costados del acuario

Muchas veces veo fotos de gente orgullosos de sus acuarios y los veo llenos de manchas verdes en el costado del acuario, y a veces fotos de acuaristas con experiencia. Tienes que saber que si se acumula mucha alga en los acuarios sobre todo en los lados, ademas de dar al agua un aspecto turbio, perjudica el oxígeno del agua, lo cual como ya vimos es importante para la salud de tus peces.

Las planta que pudiste haber puesto dentro del acuario también se ven afectadas por estas algas, he hecho un excelente artículo hablando del tema que te invito a que leas, y aprendas como limpiar estas algas de tu acuario:

Si mantienes una pecera sana, con agua de buena calidad, te vas a ahorrar muchos problemas, que es una de las claves para disfrutar de tus peces, porque al final de cuentas si estas en la acuariofilia es para disfrutar de los peces no para estar sufriendo con ellos.

Escoge los peces

Lo primero en lo que debes pensar es qué peces escoger. Hay tropicales y de agua dulce y, básicamente, los segundos son más aptos para principiantes. Pero si ya eres un experto en esta labor porque tuviste un gran acuario de pequeño, puedes optar por los peces tropicales, los cuales son hermosos y con personalidades curiosas.

Intenta que sean de pequeño tamaño, pues son más fáciles de cuidar y requerirán menos atenciones. Lo mejor para acertar en tu elección es que adquieras los peces en un distribuidor o una tienda de confianza.

El acuario

El acuario debe tener un tamaño suficiente para albergar con holgura a todos los peces que elijas. Para que te hagas una idea, te diremos que un pez de 2,5 centímetros necesita unos 4,5 litros de agua. Así, si tienes 10 peces de este tamaño, necesitarás un acuario de al menos 45 litros. El objetivo del acuario es que los peces puedan estar como en su hábitat natural y se sientan cómodos.

Piensa que tendrás que poner ciertos objetos para conseguirlo, así que tendrás que restar el espacio que ocupen para que cada pez tenga la medida de agua requerida. Lo mejor es que siempre optes por una acuario de 5 o 10 litros más de lo que hayas calculado, para así no hablar equivocación.

Escoge el lugar

Asegúrate de poner el acuario fuera de la luz directa del sol, así como en una mesa que puedas mover fácilmente. Los peces son animales tranquilos y, aunque se pueden tener en el salón, esto no es lo más recomendable, ya que los ruidos y el tránsito podría ponerlos nerviosos.

Escoge una habitación más silenciosa, en la que no se fume y que entre luz, pero no demasiada. La temperatura no es importante, pues esta será regulada desde el interior de su nuevo hogar.

La temperatura y filtro

Sí, tendrás que regular la temperatura con un calentador o termostato dentro del acuario. Los peces necesitan un clima que oscile los 22 y 28 grados centígrados, esta deberá ser constante y podrás encontrar distintos calentadores que la mantengan. Las instrucciones de instalación son diversas, así que asegúrate de leer bien las instrucciones o de preguntar en la tienda antes de comprarlo.

El filtro será otro objeto necesario, si no quieres estar limpiando el acuario cada dos días. Hay muchos modelos diferentes para elegir en el mercado, tanto en tamaño como en funciones. Unos podrían reducir los químicos, otros los residuos, o algunos todo a la vez. Dependiendo del tamaño del acuario, de los peces que tengas y de tu bolsillo, en la tienda te recomendarán el mejor para ti.

Una vez que ya tienes el plancton, sustrato, los objetos que emulen su hábitat, y todo lo demás, llega el momento de que metas a los peces en el acuario.

Cuidados básicos de los peces

Y ahora llega la parte más fácil. Solo tendrás que alimentarlos una vez al día con poca comida, ya que un exceso de esta podría matarlos. Además, si no se comen todo podrías obstruir el filtro y esto te causará problemas más serios. La comida de peces es fácil de conseguir en las tiendas, aunque algunos necesitan gránulos en vez de hojas. Pregunta en la tienda o en el veterinario.

Otro paso a dar será medir el pH al menos una vez a la semana, con un kit sencillo podrás hacerlo fácilmente. Cambia el filtro todos los meses y elimina con una esponja suave la suciedad que se acumule en los cristales.

No será necesario que cambies el agua continuamente, pero un cambio parcial de esta una vez al mes podría solucionar los problemas de pH o de suciedad.

Ya ves que los peces son animales sencillos de cuidar que no requieren demasiada atención, pero que pueden aportarte más de lo que crees. Observarlos será un espectáculo del que disfrutar. ¡Pruébalo!

Pin
Send
Share
Send
Send