Animales

Cómo saber si mi perra está de parto

Pin
Send
Share
Send
Send


El parto de la perra puede durar entre dos y doce horas, pero si tarda más de 24 horas en comenzar a parir hay que consultar al veterinario

  • Autor: Por EROSKI CONSUMER
  • Última actualización: 18 de mayo de 2016

El momento del parto de la perra supone un momento de nerviosismo para los dueños del animal, que tienen muchas dudas y miedos en torno a un momento tan especial. En la mayoría de los casos no es necesaria la presencia del veterinario, pero es recomendable saber identificar las situaciones que suponen un riesgo para la vida de la madre y de los cachorros. Pero, ¿cuánto dura el parto de la perra?, ¿cuáles son los síntomas de alarma durante el parto canino? y ¿cuáles son las ventajas de la esterilización? En este artículo se responde a estas preguntas.

La mayoría de las perras paren por sí solas sin problema, si llegan sanas y en buenas condiciones al momento del alumbramiento.

Las principales causas que pueden provocar problemas a la hora del parto son las distocias y la inercia uterina

Sin embargo, el veterinario Manuel Lázaro recomienda vigilar y supervisar a la hembra en previsión de la posible aparición de problemas, para poder actuar con rapidez, y añade: "Es importante tener paciencia y tranquilidad a la hora de valorar la evolución del parto". Y es que la duración y desarrollo del parto varía de manera considerable de unas hembras a otras, así que no se puede generalizar. De todas formas, sí hay ciertos indicios que avisan de que el parto se complica.

Duración del parto de la perra

La duración del parto varía de unas perras a otras. Influyen factores como la raza o si la hembra es primeriza. Por lo tanto, puede prolongarse entre dos y doce horas. Suele ocurrir que el nacimiento del primer cachorro sea más largo que los del resto, pero es algo normal. Tampoco hay que asustarse por el color verdoso del líquido vaginal que expulsa la perra durante el parto, porque es algo bastante común.

Hay que tener en cuenta que la perra, además de a los cachorros, también tiene que expulsar cada placenta correspondiente. Y hay que tener en cuenta en este sentido que la última placenta se echará, como máximo, 12 horas después del último nacimiento.

El parto de la perra: síntomas de alarma

Algunas de las señales que deben alertar cuando la perra está embarazada o de parto son:

  • La perra lleva más de 65 días de gestación.
  • Si tarda más de 24 horas en comenzar a parir, cuando ya ha comenzado el proceso de nacimiento de los cachorros.
  • Cuando lleva más de 60 minutos con contracciones y no nace ningún perrito.
  • Si entre el nacimiento de un can y otro transcurren más de cuatro horas y quedan más cachorros por nacer.
  • Si durante el parto, la perra no presenta síntomas de dolor y se muestra apática.
  • Si unos días o semanas después del parto, hay síntomas de enfermedad como: fiebre, inapetencia, decaimiento, las mamas están inflamadas, convulsiones o rechazo hacia los cachorros. Estos signos pueden indicar que la perra padece una inflamación de las glándulas mamarias, le falta calcio o tiene infección en el útero.

Se considera normal que el intervalo de nacimiento entre un cachorro y otro sea de una hora

Se considera normal que el intervalo de nacimiento entre un cachorro y otro sea de una hora, pero puede haber momentos de descanso prolongados entre la llegada de una cría y otra. De hecho, estos intervalos pueden durar varias horas, lo cual es normal, siempre y cuando no se produzcan contracciones. Si la perra tiene dificultades para extraer a los cachorros, se le puede ayudar tirando de ellos con cuidado.

Causas de las dificultades

Las principales causas que pueden provocar problemas en el momento del parto son las distocias y la inercia uterina. El primer caso consiste en la imposibilidad de expulsar uno o más cachorros por diferentes causas, como el tamaño excesivo de los cachorros con respecto a la madre o la incorrecta colocación de las crías.

Camadas indeseadas

Por otro lado, hay que tener en cuenta que no es necesario que una perra tenga una camada. Sobre todo, cuando no se puede atender a varios cachorros, que dan mucho trabajo, y no se les puede "colocar" con familias que les puedan atender de manera responsable.

No hay que olvidar el dato que apunta la Fundación Affinity en este sentido de que el 14% de los animales de los albergues son cachorros procedentes de camadas indeseadas. El abandono de animales es un grave problema en España, pues es uno de los países europeos donde se abandonan más animales al año: 150.000 perros y gatos.

Ventajas de la esterilización

En el caso de que la perra no vaya a tener descendencia, lo más recomendable es esterilizarla, porque, además, conlleva beneficios para su salud en el futuro:

Evitar las molestias derivadas de la menstruación, como la incómoda persecución de los perros.

Prevenir los embarazos psicológicos, que producen cambios de carácter.

Reducir el riesgo de infecciones uterinas, tumores de mama y quistes ováricos.

Evitar las complicaciones posparto.

No hay riesgo de embarazos no deseados, con las consecuentes camadas indeseadas que, en muchas ocasiones, no se pueden atender.

Prepara el nido

El embarazo de una perra dura aproximadamente 63 días, pero una o dos semanas antes del parto va a tener cambios en su comportamiento. Uno de los más significativos es que empezará a buscar un sitio donde preparar el nido. Éste estará en el lugar de la casa donde ella se sienta cómoda y segura. Puede que no nos guste a nosotros, pero a menos que suponga un peligro para ella o los cachorros, no tenemos que cambiárselo bajo ningún concepto.

Experimentará cambios físicos

Cuando esté a punto de parir, sus mamas se desarrollan y comienzan a producir leche. Además, aproximadamente un día antes de dar a luz, se producirá la expulsión del tapón mucoso, que es de color blanquecino o amarillento, por su vulva.

Finalmente, a las 12-24 horas antes, su temperatura corporal rectal bajará a 37ºC (normalmente, está entre los 37,5ºC y los 39ºC), se irá a su nido y se tumbará de costado, momento en el que las contracciones o habrán comenzado ya o estarán a punto de hacerlo.

Antes, durante y después del nacimiento de los cachorros es muy importante que cuidemos bien de la madre. Tiene que recibir comida de alta calidad, sin cereales ni subproductos, y mucho más cariño del que le damos normalmente. Tenemos que pensar que durante el embarazo nuestra querida amiga va a estar mucho más sensible, de modo que es necesario mimarla mucho y evitar dejarla sola.

Preparación perra para el nacimiento

La mamá querrá un rincón de la casa privado donde poder relajarse y dar a luz a sus cachorros sin ser molestada, por lo que debes hacerle un "nido" en las dos últimas semanas de su gestación canina.

El nido ideal para el nacimiento de los cachorros es una caja de cartón grande forrada con chichoneras para cachorros (en caso de accidente), y acolchada con mantas, sábanas o toallas limpias. La caja ha de ser lo suficientemente grande para que quepan cómodamente la mamá y su camada, y para que la madre pueda tener su propio espacio si lo desea.

¡Asegúrate también de que la caja sea lo suficientemente alta para evitar que los cachorros aventureros se escapen! .

- Con frecuencia, las perras eligen la cocina para dar a luz, ya que la consideran un lugar seguro y una fuente de alimento.

Coloca el nido en un lugar tranquilo a temperatura ambiente, donde pueda estar cómoda y nadie la moleste. Colocar su cama o juguetes en el nido (siempre y cuando estén limpios) puede animarla a usarla y a sentirse cómoda antes del parto.

Ten ayuda a mano

El parto de tu perra debería transcurrir sin complicaciones, pero no está de más tener ayuda a mano para mantener la calma, o en caso de que surjan complicaciones.

Consigue el número de teléfono de urgencias de tu veterinario antes del nacimiento de los cachorros, ya que el parto se produce con frecuencia durante la noche. Comunica a tu veterinario la fecha prevista para el parto (en caso de no que la sepa ya), para que esté pendiente. Si la mamá tiene problemas para dar a luz a sus cachorros, podrías tener que llevarla al veterinario, así pues, asegúrate de tener un medio de transporte disponible.

Durante el parto, ten a mano unas tijeras de manicura y varias toallas limpias y secas, por si la madre necesita que le eches una mano. Si su camada es grande, tal vez necesites una cesta adicional para tener espacio suficiente para los cachorros recién nacidos.

Si tienes que separar a los perritos de la mamá en algún momento, tendrás que mantenerlos calentitos. Te recomendamos que uses una bolsita térmica apta para microondas en lugar de una bolsa de agua caliente, ya que podrían pincharla con los dientes o con las uñitas.

Ten ayuda a mano

Uno de los primeros signos de la inminencia del parto es un descenso de la temperatura corporal de la madre de 38,5 °C a 37°C, aproximadamente de 12 a 24 horas antes del parto.

Para saber cuándo ocurre esto, toma la temperatura a tu perra dos veces al día con un termómetro rectal durante la última semana de su gestación. Si no sabes cómo hacerlo, consulta a tu veterinario. Si observas que tomarle la temperatura incomoda a tu perra, deja de hacerlo. Tendrás que ayudarla a permanecer lo más tranquila posible en este momento.

Durante la última semana de la gestación canina, las futuras mamás pueden mostrarse algo inquietas y retirarse a un lugar tranquilo. Durante las 12-24 horas anteriores al parto suelen perder el apetito y "escarbar" su cama con frecuencia.

En raros casos, la perra podría mover el nido que le has hecho a otro lugar de la casa. Si esto ocurriese, intenta respetar su lugar preferido si es posible.

Las fases del parto canino

En general, el nacimiento de los cachorros es sencillo y no suele haber complicaciones. Aunque debes interferir lo menos posible, es importante que estés presente durante el nacimiento de los cachorros para poder intervenir y ayudar a la madre si surge algún problema. El parto suele durar entre 3 y 12 horas, y se produce en tres fases.

  • El cuello uterino y el útero se preparan para el parto con pequeñas contracciones que pueden pasar inadvertidas para ti.
  • La vulva de tu perra empezará a hincharse preparándose para el parto.
  • Durante esta fase del parto, las perras pueden estar muy inquietas y agitadas, jadear y temblar, pero no te preocupes: es completamente normal.

La segunda fase es el nacimiento de los cachorros que suele durar entre 3 y 12 horas, aunque puede alargarse hasta las 24 horas.

  • La temperatura rectal de la mamá volverá a la normalidad cuando esté lista para dar a luz a sus cachorros.
  • Notarás contracciones fuertes seguidas de un flujo claro en la vulva de tu perra, lo que indica que el cachorro nacerá en los siguientes 20-30 minutos.
  • Los cachorros suelen nacer con intervalos de 20 minutos entre sí, aunque es habitual que la mamá se tome un descanso durante el parto, e incluso podría no esforzarse en absoluto durante un máximo de 2 horas entre cachorros. Permanece atento al parto de la perra y ponte en contacto con tu veterinario si ves que descansa durante más de dos horas.

  • Es normal que alguno de los cachorros nazca de nalgas, pero no te asustes si eso ocurre. Puedes estimular suavemente a la mamá en el parto de los cachorros que vienen de nalgas, pero ten mucho cuidado de no tirar.
  • La mamá morderá las placentas y los cordones umbilicales de los cachorros y luego empezará a limpiarlos. Si ves que la madre intenta morder el cordón demasiado cerca del perrito, detenla y hazlo tú mismo. Te ofrecemos más información en nuestra sección "Ayuda al parto".
  • Si el parto dura mucho tiempo, la mamá puede tener que hacer sus necesidades entre el nacimiento de un cachorro y el de otro. Vigílala por si empieza a dar a luz al siguiente cachorro a la vez.
  • Una secreción verdosa/marrón puede indicar que una placenta se ha separado. Si ves esto, el cachorro debería nacer en las próximas 2-4 horas. Si no ocurriese así, llama a tu veterinario porque puede existir alguna complicación en el parto de los cachorros.
  • Las placentas deben salir tras el nacimiento de cada cachorro.
  • Comprueba cuántas placentas han salido (vigila si come alguna), para saber si alguna queda dentro de la mamá. Si crees que puede ser así, contacta con tu veterinario porque puede ser necesaria su intervención.
  • Algunas veces, durante el parto, las perras se comen las placentas para obtener energía y las vomitan después. Esto entra dentro de lo normal, pero ponte en contacto con tu veterinario si los vómitos continúan.

Por suerte, seguramente no tendrás que intervenir durante el parto de tu perra, aunque algunas veces la nueva mamá necesitará un poco de ayuda. Hay algunos casos en los que puede ser necesaria tu intervención.

  • Un cachorro podría necesitar ayuda mientras su madre está dando a luz a otro. En ese caso, retira la membrana que envuelve al cachorrito y sécalo rápidamente a contrapelo con un paño limpio. Este movimiento de fricción también ayudará al cachorro a empezar a respirar.
  • Si la madre no ha limpiado a un cachorro, éste puede tener fluidos en sus vías respiratorias. Pasa tu meñique limpio por el interior de su boca para retirar las posibles obstrucciones y límpiale la nariz. Frótalo con una toalla para ayudarle a llorar, ya que eso limpiará los fluidos que pueda haber tragado.
  • Si la mamá está ocupada alumbrando a otro cachorro, puedes ayudarla cortando el cordón umbilical del cachorro que acaba de nacer. Para ello, haz un nudo con un hilo fuerte a aproximadamente una pulgada (2,54 cm) del punto en que el cordón se une al cuerpo del perrito. Haz otro nudo un poco más lejos del primero y usa unas tijeras limpias para cortar el cordón entre los dos nudos. Si cortas el cordón demasiado cerca del cachorro puedes poner en riesgo su salud, y si lo dejas demasiado largo podría ser masticado o tragado por su madre.

En nuestra página cuestiones que requieren especial atención durante el embarazo de tu perra encontrarás más información sobre las fases del parto y sus posibles complicaciones.

Después del nacimiento

Cuando estés seguro de que el parto ha terminado y de que todos están sanos y felices, da a la madre algo de comer y de beber. Dale la comida normal de cachorros que ha estado comiendo durante todo el embarazo, ya que necesitará algo a lo que esté acostumbrada para cuidar su estómago.

Intenta ayudarla a salir para que tome aire fresco y haga sus necesidades: puede ser difícil conseguirlo inmediatamente. Retira y cambia todo lo que se haya manchado durante el parto y permítele a la nueva familia un valioso tiempo de calma juntos.

Si los perritos no han mamado durante su primera hora de vida, debes guiarlos hacia una de las mamas, ya que probablemente estarán hambrientos. Si hay más perritos que mamas, tendrás que intercambiarlos hasta que aprendan a compartir.

Si la perra sigue haciendo esfuerzos sin tener dar a luz más cachorros una vez finalizado el parto, o si no parece muy interesada en cuidar de su camada, ponte en contacto con tu veterinario.

Algunas veces puede ser necesario alimentar a los perritos con biberón tras el nacimiento de los cachorros, pero no es habitual. Si tienes dudas o preguntas sobre la crianza de la camada, pide consejo a tu veterinario. Ahora, todo lo que queda por hacer es celebrar este momento especial y la llegada de los perritos. ¡Felicidades!

Comentarios

Liliana Sequeira dice

Gracias. Me ha ayudado a estar más tranquila. Estoy esperando que nazcan los cachorros de Luna de raza Yorkshire, pero no sabemos quién es el macho que la cubrió, eso me tiene nerviosa por el tamaño. En la ecografía se vieron solo dos corazones.

mi perrita es una pug y hoy 1 de abril cumplio 61 dias ella ya esta separada en cu camita sola pero desde la mañana la veo que le salen lagrimas y tiembla de ratos se cambia cada rato de posicion —-ya tengo todo lo k ocupare para ayudarla ya vi muchos videos de como ayudarlas

Jesús Román Salgado dice

Mi perrita es una Chihuahua acaba d orinar y le salio un liquido blanquisco como babilla es síntoma de q ya va parir

¿Cuándo se acerca el momento del parto?

El embarazo de la perra dura aproximadamente 9 semanas y durante la novena y última semana el parto puede producirse en cualquier momento, aunque de forma previa al parto la perra manifestará claramente que se está preparando para dar a luz a sus cachorros.

Si bien la perra sabe de forma instintiva que su organismo cuenta con todos los recursos necesarios para tener un parto no intervenido, es importante que durante esta semana su familia humana permanezca a su lado para poder atenderla durante el alumbramiento si así fuera necesario.

2. Pérdida del apetito y cambio de la temperatura corporal

Cuando el trabajo de parto ya se ha iniciado, aunque aún no sea excesivamente evidente, puedes notar que tu perra lleva horas sin comer y además no muestra interés alguno por ingerir alimento.

Si bien la pérdida de apetito no tiene lugar en todas las perras que van a parir, si es un signo que se muestra en la mayoría de ellas.

Otro cambio importante que tiene lugar en su organismo es una ligera disminución de la temperatura corporal, que en condiciones normales se encuentra alrededor de los 38 ºC pero aproximadamente 12 horas antes del parto desciende hasta alcanzar una temperatura que oscila entre los 36 y 37 ºC.

3. Síntomas genitales y uterinos

Estos son los síntomas de una perra que va a parir más evidentes del parto ya que son los que se manifiestan a través del aparato reproductor.

Antes de parir tu perra expulsará por la vulva un flujo de textura mucosa y color amarillento-blanquecino, se trata de la expulsión del tapón que protegía la entrada al útero. Una vez esta expulsión se haya producido el primer cachorro puede tardar en llegar desde 30 minutos hasta 12 horas, todo dependerá de cada parto en concreto.

Al acercarse al parto la perra lamerá de forma constante su área genital, lo hará para mantener limpia esta zona, para permitir una mejor salida de los cachorros y como mecanismo para calmar la inflamación y el dolor que puede empezar a sentir.

Finalmente otro signo decisivo que anuncia el momento del parto son las contracciones uterinas que permitirán la salida de los cachorros. Son fáciles de observar pues si mantienes la atención en el vientre de tu perra verás que este se mueve rítmicamente, también pueden expresar signos de dolor, los cuales en este contexto son completamente normales.

Permanece atento ante cualquier problema

Existen numerosos problemas que pueden darse durante el parto de la perra y que requieren de atención veterinaria urgente, como por ejemplo cachorros que se obstruyen en el canal de parto, dificultad por parte de la madre para cortar el cordón umbilical o daños importantes en la estructura del útero. Por esa razón es sumamente importante tener un teléfono de emergencia veterinaria a mano. Si observas cualquier síntoma que pueda indicarte que el parto no se está dando en condiciones normales no dudes en contactar al veterinario con la mayor urgencia posible.

Si deseas leer más artículos parecidos a Síntomas de una perra que va a parir, te recomendamos que entres en nuestra sección de Gestación.

Pin
Send
Share
Send
Send