Animales

Venenos peligrosos en nuestro hogar para los gatos

Pin
Send
Share
Send
Send


Los gatos son animales desconfiados y cautelosos, pero al mismo tiempo también muy curiosos. Por eso, aunque no es habitual, en ocasiones se pueden dar casos de envenenamiento en gatos. Si tienes un minino, ¡necesitas estar preparado para lo que pueda pasar! Te enseñamos a detectar una intoxicación en tu gato y qué hacer en caso de que ocurra.

Causas más habituales de envenenamiento en gatos

Si tienes un gato, ¡no dejes de leer esta lista! Son los tóxicos que causan envenenamiento en gatos más a menudo:

  • Medicamentos para uso humano, como ácido acetilsalicílico y paracetamol. ¡No se deben usar en gatos!
  • Algunos alimentos para humanos, como chocolate y otros dulces
  • Insecticidas
  • Productos de limpieza del hogar
  • Los antiparasitarios en spray, que pueden meterse en sus mucosas accidentalmente.
  • Picaduras de insectos venenosos, como las cantáridas.
  • Plantas venenosas

Síntomas de envenenamiento en gatos

Los síntomas pueden variar un poco en función de cuál haya sido el tóxico que les haya afectado, pero por lo general un gato envenenado se mostrará así:

  • Vómitos y diarreas, a veces con sangre
  • Salivación excesiva
  • Tos, estornudos
  • Irritación en el estómago
  • Si se ha tenido contacto externo con el tóxico, irritación en la piel
  • Dificultad para respirar
  • Convulsiones, espasmos musculares
  • Apatía
  • Pupilas dilatadas
  • Falta de coordinación (ataxia)
  • Orina frecuente y abundante
  • Pérdida de consciencia

Si observas alguno o varios de estos síntomas ¡acude enseguida al veterinario! O, por supuesto, si le has visto tocando o ingiriendo algún elemento tóxico, ¡no esperes a que aparezcan síntomas! Cuanto antes reciba atención médica, más fácil será que se recupere.

Primeros auxilios ante el envenenamiento en gatos

Si tu gato se ha envenenado, la visita al veterinario es fundamental. Sin embargo, puede que sea beneficioso realizar algunas tareas de primeros auxilios de forma inmediata:

  • Si tu gato se ha desmayado, llévalo a una zona bien ventilada e iluminada.
  • Llama al veterinario de urgencia y coméntale lo sucedido. Te dará pautas para tratar a tu mascota. Cuanta más información le puedas dar, mejor, ayudará mucho si sabes qué sustancia le ha provocado la intoxicación.
  • No le des agua, leche, aceite ni ningún remedio casero sin consentimiento del veterinario. Según las circunstancias, incluso podrías empeorar la situación.
  • Sólo si el veterinario te lo indica, indúcele el vómito siguiendo los consejos que te vaya dando. Si eres demasiado brusco, podrías hacerle daño. Después de vomitar sí puede ser necesario darle un poco de agua, parte de ese veneno estará ya dentro de su organismo, ya que los órganos lo absorben. Con agua lo diluiremos, minimizando el impacto.
  • Si el envenenamiento, por el contrario, es externo, tendrás que limpiar, lavar o desinfectar todos los restos de esa sustancia peligrosa. Puede ser necesario recortar el pelo de la zona.
  • Cuando tu gato haya recuperado la consciencia, esté tranquilo y fuera de peligro de empeorar, ¡acude al veterinario! Seguramente necesitará un tratamiento para recuperarse por completo. Si puedes, llévale una muestra de la sustancia que ha causado el envenenamiento para que la analice.

Recuerda, en caso de envenenamiento en gatos, el tiempo es fundamental para que se pueda recuperar. ¡Reacciona rápido!

29 May Venenos peligrosos en nuestro hogar para los gatos

Solemos pensar que el gato, por el hecho de ser exigente y tener unos sentidos tan exquisitos es imposible que ingieran sustancias que puedan ser tóxicas en nuestro hogar. Todo lo contrario, debido a la naturaleza curiosa felina de los gatos y al hecho de que se lavan continuamente el manto es fácil que ingieran cualquier tóxico que quede impregnado en el pelo. En nuestra clínica veterinaria en Catarroja atendemos multitud de casos de intoxicaciones domésticas en gatos, por eso creemos que este artículo os será de gran utilidad.

¿Cómo se envenenan?

Hay diferentes mecanismos de envenenamiento:

-Pueden ingerir el tóxico directamente por lamido del manto o ingestión del mismo.

-Pueden ingerir una presa envenenada.

-Absorción de las toxinas por la piel (almohadillas).

¿Cómo puedo saber si mi gato está intoxicado?

El hecho de que el gato sea carnívoro estricto y no disponer de algunas enzimas hepáticas para metabolizar ciertas sustancias hace que las intoxicaciones sean más difíciles de recuperar que la de un perro.

Los síntomas son muy variables y van a depender del tipo de veneno.

  • Síntomas gastrointestinales: Vómitos, diarreas.
  • Síntomas neurológicos: temblores, nerviosismo, depresión, incoordinación…
  • Síntomas respiratorios: tos, estornudos, disnea (dificultad para respirar)
  • Síntomas cutáneos: enrojecimiento de la piel, picor…
  • Síntomas de insuficiencia renal: aumento del consumo del agua, anorexia, falta de apetito…
  • Síntomas de fallo hepático: Ictericia (mucosas y piel amarillentas), vómitos…

VENENOS COMUNES

  • Medicamentos humanos: aspirina, ibuprofeno, paracetamol…
  • Productos para el automóvil: anticongelante, gasolina, líquido de frenos…
  • Productos de higiene y limpieza: lejía, abrillantadores, desinfectantes…
  • Cosméticos: tintes, acetona, crema solar…
  • Químicos: pintura, disolventes, aguarrás, naftalina…

Un felino delgado, que pese entre dos o tres kilos puede ponerse en riesgo ingiriendo una cantidad muy pequeña de alguno de estos alimentos.

  • Vísceras de pescado: puede provocar parálisis o rigidez muscular (denominada enfermedad de Chastek).
  • La sal: Los restos salinos en el riñón originan problemas urinarios. Si le damos algún extra culinario es recomendable jamón york o pavo bajo en sal.
  • Leche: el gato que tiene intolerancia a la lactosa e ingiere leche puede sufrir diarrea. No es recomendable ofrecer este alimento a los gatos.
  • Cebolla: La cebolla, los cebollinos y los puerros contienen tiosulfato, un componente que provoca en el gato la destrucción de sus glóbulos rojos, produciendo una anemia hemolítica.
  • El chocolate: La teobromina del chocolate no la puede metabolizar, resultando tóxica para el gato.
  • Café y té.
  • Alcohol: le puede producir la muerte.

  • Insecticidas (organofosforados o piretroides).
  • Molusquicidas, frente a caracolas o babosas.
  • Fungicidas.
  • Raticidas.

INTOXICACIÓN POR PLANTAS

Las plantas que están en nuestras casas resultan en su mayoría tóxicas para el gato. Hay que tener especial cuidado con los lirios, rododendros, adelfas, la flor de Pascua, dieffenbachia, la hiedrao el acebo, etc…

Estamos rodeados de plantas, silvestres, cultivadas o no que tienen un potencial tóxico elevado.

Todas las plantas, incluso el césped pueden tener un efecto irritante sobre la mucosa gastrointestinal del gato produciendo vómitos. Les gusta mordisquear hierba y si no hay les llamará la atención las plantas ornamentales de la vivienda, siendo perjudicial para ellos.

¿Cómo puedo prevenirlo?

-Conociendo cuales son las plantas especialmente peligrosas para ellos y evitar su exposición. Bien eliminándolas como primera opción o bien elevándolas para que no tengan acceso a ellas. Aquí puedes ver el listado de plantas tóxicas para tu gato.

-Nunca dejar recortes o plantas arrancadas cerca del gato, la curiosidad les va a llevar a mordisquearlos. La savia de los tallos puede provocar reacciones alérgicas dermatológicas e incluso ser venenosa.

-Los felinos normalmente necesitan ingerir hierba dáctilo (“pasto ovillo”), se cree que como remedio natural para trastornos digestivos.

Solución: Procurarle al gato una fuente de esta hierba (Dactylis glomerata) se vende como “hierba para gatos” que cultivaremos en maceta o bandeja.

Recordemos que la capacidad que tiene el gato de esconderse cuando no se encuentra bien es el primer síntoma que debe preocuparnos. Esto hace que los síntomas característicos de una intoxicación nos pasen desapercibidos.

Ante el primer síntoma acude a nuestra clínica veterinaria en Catarroja. ¡Consúltanos!

¿Cómo puede un gato envenenarse?

Los gatos pueden ser envenenados de varias maneras:

  • Ingerir directamente una sustancia tóxica comiéndola o comiendo presa envenenada.
  • Ingestión de venenos mientras se cepilla la piel contaminada.
  • Absorber algunas toxinas a través de la piel (particularmente las patas)
  • Inhalando el veneno.

¿Qué signos podrían advertirme de que mi gato podría haber sido envenenado?

Los signos clínicos son muy variables y dependerán del veneno en cuestión. Muchas toxinas producen signos gastrointestinales (vómitos y diarrea), otras producen signos neurológicos (temblores, incoordinación, convulsiones, excitabilidad, depresión o coma), signos respiratorios (tos, estornudos, dificultad para respirar), signos cutáneos (inflamación, hinchazón), insuficiencia hepática (ictericia, vómitos) o insuficiencia renal (inapetencia y pérdida de peso). Algunas toxinas actúan en más de un sistema corporal, por lo que pueden producir cualquier combinación de los signos anteriores.

Es importante recordar que aunque la mayoría de los casos de intoxicación pueden causar problemas agudos, la intoxicación crónica también puede surgir, y a menudo resulta aún más difícil de reconocer y tratar.

¿Qué debo hacer si creo que mi gato ha sido envenenado?

  1. Retire a su gato de la fuente del veneno y aísle a su gato de otros animales.
  2. Si el veneno está en el pelaje o en las patas, trate de evitar que el gato se acicale más.
  3. Póngase en contacto con su veterinario para que le aconseje inmediatamente, asegúrese de saber cuándo, dónde y cómo ocurrió el envenenamiento. Si corresponde, lleve el embalaje, la planta o la sustancia al veterinario.
  4. No intente hacer vomitar al gato, a menos que su veterinario se lo indique.
  5. Si la piel o el pelaje está contaminado, lavar a fondo con champú suave y agua.

Mi gato tiene algo ‘químico’ en su pelaje, ¿qué debo hacer?

Sólo cuando la contaminación es leve y confinada al pelaje, el gato puede ser tratado en casa. El objetivo del tratamiento es prevenir una mayor contaminación.

Se debe retirar el collar del gato, ya que también puede estar contaminado. Además, algunos collares antipulgas contienen sustancias químicas que pueden ser perjudiciales para los gatos enfermos. Para quitar los productos químicos del pelaje es mejor cortar el pelo contaminado y luego lavar al gato en agua tibia jabonosa.

Es importante remover tanta contaminación como sea posible antes de lavar porque el proceso de lavado puede aumentar la absorción de algunos productos químicos. A continuación, el gato debe secarse completamente para evitar que se enfríe. El material aceitoso se puede eliminar frotándolo con aceite de cocina caliente y limpio, y luego secándolo a fondo (es decir, quitando el aceite con aceite).

Si usted siente que el gato puede haber ingerido cualquier toxina debe ser llevado al veterinario.

Incluso si la contaminación está confinada al pelaje, es importante que se anime al gato a beber, ya que esto ayudará a eliminar cualquier toxina absorbida.

Después de cualquier exposición a posibles venenos es aconsejable mantener al gato bajo observación en una habitación cálida y tranquila durante 24 horas.

Cómo detectar que tu gato ha sido envenenado

Un gato que ha ingerido algo tóxico enseguida verás que su comportamiento cambia radicalmente. Le costará respirar, incluso puede tener dificultad para caminar, y además puede comenzar a babear mucho, un síntoma de que puede estar tratando de expulsar el líquido a través de la boca.

Otras señales que nos indicarán que ha sido envenenado son:

  • Vómitos
  • Diarreas
  • Hace ruidos al respirar
  • Su corazón le empieza a latir más rápido de lo normal
  • Convulsiones
  • Pérdida de la consciencia

Enseguida que detectes alguno de estos síntomas, debes acudir inmediatamente a tu clínica veterinaria más cercana, ya que de ello puede depender que tu gato pueda recuperarse.

Mi experiencia

No me gustaría terminar el artículo sin contar antes mi experiencia. De esta manera, quizás consiga -o eso espero- que mantengas en la medida de lo posible la calma, al mismo tiempo que veas lo realmente importante que es el actuar rápido.

Bien. Hace cuestión de dos años a una las gatas de la colonia que estoy cuidando le puse una pipeta para las pulgas y garrapatas. Al cabo de unas horas, me la encontré muy cambiada: apenas podía caminar, y tenía muchas dificultades para respirar. Enseguida la llevé al veterinario, quien me dijo que ”tal vez” había tenido una reacción alérgica al insecticida.

La cuestión es que tras hacerle varias pruebas, y de inyectarle una serie de medicamentos -debo confesar que no sé de qué tipo, porque me dejaron en la sala de estar-. Cuando pude verla estaba algo mejor. Sin embargo me dijeron que era una situación complicada, que no sabían si se salvaría o no.

Estuvo una semana muy decaída, en la que apenas comía. De hecho, adelgazó bastante. Poco a poco, con paciencia, mucho cariño y unas cuantas visitas más a la clínica, consiguió recuperarse de un edema pulmonar provocado por la pipeta.

Así, insisto, a la mínima sospecha de que tu gato ha ingerido algo tóxico, acude al veterinario. Sólo así se podrá salvar.

Productos de limpieza e higiene

Como blanqueadores, líquidos y cremas de limpieza, desodorantes, desodorantes, desodorizantes, desinfectantes (particularmente compuestos fenólicos como el “Dettol” que hacen lechoso el agua), cápsulas de lavandería y líquidos concentrados, pulidores de muebles y metales. Los líquidos o polvos de limpieza concentrados pueden quemar los pies y la piel si los gatos caminan a través de ellos.

Medicamentos humanos

Como laxantes, aspirina, paracetamol y antidepresivos. El paracetamol se da a menudo a los gatos en un intento cuidadoso pero equivocado de aliviar el dolor. Es muy peligroso para los gatos y sólo una tableta es suficiente para causar una enfermedad grave o la muerte. Los signos de intoxicación incluyen depresión, vómitos, inflamación de la cara y las patas y una decoloración azulada de la piel. Un antídoto eficaz está disponible, pero debe ser utilizado muy pronto después de que los datos han tomado la tableta.

Causas principales de envenenamiento en gatos

Como indicábamos antes los gatos pueden ser muy cuidadosos pero son sumamente curiosos. Esto les lleva a explorar y probar cosas nuevas, que desafortunadamente no siempre salen bien. Por esto, muchas veces acaban intoxicados, envenenados o heridos de alguna forma. Pero, gracias al conocimiento del potencial peligro de algunas sustancias y de algunos productos podemos evitar que esto suceda manteniéndolos fuera del alcance de nuestros animales de compañía.

En caso de envenenamiento o intoxicación nosotros no podemos hacer gran cosa la mayoría de las veces, pero sí podemos identificar los síntomas a tiempo y acudir a nuestro veterinario de confianza lo antes posible. Aún así, sí que existen algunas cosas que podemos intentar en casa mientras el veterinario está de camino y siempre que le preguntemos y no nos diga expresamente que no hagamos alguna de estas cosas que explicaremos más adelante.

Algunos de los venenos y tóxicos más comunes con los que se suelen cruzar los felinos domésticos son:

  • Medicamentos para humanos (Ácido acetil salicílico y paracetamol)
  • Comida para humanos (chocolate)
  • Insecticidas (arsénico)
  • Productos de limpieza (lejía y cloro)
  • Insecticidas (algunos productos antiparasitarios externos que pulverizamos sobre nuestras mascotas y en su entorno)
  • Insectos venenosos (cantáridas)
  • Plantas venenosas (cianuro)

Estos productos, animales y plantas, contienen químicos y enzimas tóxicas para los gatos que su cuerpo no puede metabolizar. Más adelante, en el apartado sobre el tratamiento, hablaremos más sobre estos productos, sus efectos y cómo tratarlos.

Síntomas generales del envenenamiento en felinos domésticos

Los síntomas desgraciadamente son muy variados ya que dependen del origen del envenenamiento y del grado de intoxicación. Pero a continuación exponemos los síntomas y signos más comunes que pueden presentar los gatos en caso de envenenamiento:

  • Vómitos y diarreas a veces con sangre
  • Salivación excesiva
  • Tos y estornudos
  • Irritación gástrica
  • Irritación de una zona de la piel que ha entrado en contacto con el tóxico
  • Dificultad respiratoria
  • Convulsiones, temblores y espasmos musculares involuntarios
  • Depresión
  • Pupilas dilatadas
  • Debil >

Primeros auxilios y como proceder ante un envenenamiento en un gato

En caso de que detectemos cualquier síntoma de los anteriormente descritos debemos actuar según sea la situación. Lo más importante será llamar al veterinario, estabilizar al animal y recolectar el máximo de información y una muestra del veneno para que el veterinario pueda ayudarnos lo mejor posible. Siempre será mejor si al menos dos personas ayudan y no sólo una. Así, por ejemplo, mientras una llama al veterinario la otra puede intentar estabilizar al gato, ya que debemos pensar que en cuestión de envenenamientos el tiempo es oro.

Los siguientes pasos a seguir son los más comunes:

    Si nuestra mascota está muy débil, casi desmayada o inconsciente debemos sacarla a una zona abierta, ventilada e iluminada. Esto nos permitirá poder observar mejor cualquier otro síntoma además de ofrecerle aire fresco a nuestro amigo. Para levantarlos debemos tener cu >

Tratamientos a seguir ante distintas causas de envenenamiento en gatos

A continuación comentaremos una serie de tratamientos para las causas más comunes de envenenamiento en felinos domésticos, los cuales solo realizaremos si nuestro veterinario nos lo ha indicado o si de verdad no nos queda otra opción. Es mejor que estas medidas las realice un profesional a que lo hagamos nosotros mismos.

  • Arsénico: El arsénico está presente en insecticidas, pesticidas y venenos para plagas de roedores. Los síntomas más comunes en este caso son la diarrea aguda y a veces con algo de sangre, depresión, pulso débil, debilidad general y colapso cardiovascular. Estos síntomas se dan debido a la inflamación aguda que causa el arsénico en varios órganos internos como el hígado y los riñones. En este caso, si el veneno ha sido ingerido hace menos de dos horas por nuestro gato, el tratamiento de urgencia es la provocación del vómito, seguido de la administración oral de carbón activado y al cabo de una o dos horas administrar protectores gástricos como pectina o caolín.
  • Champú, jabón o detergente: En estos casos los síntomas son más leves y más fáciles de tratar. Muchos de estos productos pueden contener sosa cáustica y otras sustancias corrosivas, por lo que nunca induciremos el vómito. Los síntomas que suelen mostrarse son mareos, vómitos y diarrea. En caso de que se trate de poca cantidad ingerida y el veterinario no nos indique lo contrario, una buena forma de ayudar al organismo de nuestro gato a tratar este envenenamiento es dándole leche o agua.
  • Medicamentos para humanos: Se trata de un gran peligro que siempre está cerca sin que nos demos cuenta, ya que solemos pensar que los tenemos bien guardados o que un perro o un gato no se van a tragar o no van a lamer una pastilla. Además, el problema no es solo esta confianza que tenemos sino que a veces por desconocimiento les administramos alguno de estos medicamentos para bajarles la fiebre o calmarles otros síntomas. Es un gran error, ya que la mayoría de estas medicinas no están hechas para que las toleren los perros o los gatos y aunque administremos la dosis mínima o la indicada para niños, estaremos intoxicando a nuestros compañeros. Por lo tanto, nunca mediques a tu mascota sin consultarlo con un veterinario. Además, debemos saber que la mayoría de estos medicamentos se eliminan por el hígado tras ser metabolizados, pero los gatos no pueden metabolizar adecuadamente muchos medicamentos ni vitaminas. A continuación exponemos los medicamentos más comunes para nosotros pero que dañan la salud de nuestros felinos gravemente e incluso les pueden provocar la muerte:
  1. Ácido acetil salicílico (Aspirina): Como bien sabemos se trata de un analgésico y antipirético de lo más común para nosotros. Pero en los gatos produce un efecto muy negativo pasando por vómitos (a veces con sangre), hipertermia, respiración rápida, depresión e incluso la muerte.
  2. Paracetamol (Gelocatil): Es un antiinflamatorio y antipirético muy utilizado por los humanos ya que nos resulta muy efectivo. Pero, de nuevo, es un arma mortal para nuestros gatos. Les daña el hígado, les oscurece las encías, les produce salivación, respiración rápida, depresión, orina oscura y puede ocasionar su muerte.
  3. Vitamina A: Solemos tener en casa complejos vitamínicos para las épocas en las que queremos evitar resfriados y otras enfermedades comunes, entre otras cosas. Estos complejos vitamínicos incluyen la Vitamina A. Además esta vitamina la encontramos en algunos complementos alimentarios y en algunos alimentos en sí como el hígado crudo, que a veces nos gusta dar a nuestras mascotas. El exceso de esta vitamina produce en los felinos domésticos somnolencia, anorexia rigidez del cuello y de las articulaciones, estreñimiento, pérdida de peso, además de unas posiciones algo extrañas como sentarse sobre las patas traseras pero elevar las patas delanteras o tumbarse pero dejando todo el peso sobre las extremidades sin llegar a relajarse.
  4. Vitamina D:Esta vitamina la encontramos en complejos vitamínicos, pero también en raticidas y en algunos alimentos. La hipervitaminosis D produce anorexia, depresión, vómitos, diarreas, polidipsia (sed extrema) y poliuria (micción muy frecuente y abundante). Esto es debido a las lesiones renales y hemorragias que se dan en el aparato digestivo y respiratorio.

    Brea de carbón: La brea de carbón incluye diversos productos como los cresoles, la creosota, los fenoles y la brea. Se hallan en desinfectantes caseros y otros productos. El envenenamiento en caso de gatos por estos productos suele darse más comúnmente por la absorción a través de su piel, aunque también se da la ingesta de estos. Esta intoxicación provoca la estimulación del sistema nervioso, la debilitación del corazón y daños en el hígado, siendo los síntomas más visuales la debil >

Consejos sobre las dosis y las administraciones orales

  • Inducción del vómito: Debemos conseguir una solución de agua oxigenada al 3% y una jeringuilla infantil para administrar la solución de forma oral. Nunca debemos usar soluciones que tengan concentraciones más altas de agua oxigenada como algunos productos para el pelo, pues dañaremos más a nuestra mascota en lugar de ayudarla. Para preparar esta solución y administrarla adecuadamente debes saber que la dosis de agua oxigenada al 3% es 5 ml (1 cucharadita) por cada 2,25 kg de peso corporal y se administra oralmente. Para un gato promedio de 4,5 kg se necesita alrededor de 10 ml (2 cucharaditas). Repítelo cada 10 minutos por un máximo de 3 dosis. Si podemos administrar esta solución oral inmediatamente después del envenenamiento, utilizaremos de 2 a 4 ml por kg de peso corporal de esta solución de agua oxigenada al 3%.
  • Forma eficaz de que el gato se trague la solución oral: Se trata de introducir la jeringuilla entre los dientes y el carrillo del gato para que le sea más difícil expulsar el líqu >

    Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

    Si deseas leer más artículos parecidos a Envenenamiento en gatos - Síntomas y primeros auxilios, te recomendamos que entres en nuestra sección de Primeros auxilios.

    Productos automovilísticos

    Como anticongelante, líquido de frenos, gasolina y líquido para lavaparabrisas. El anticongelante a menudo contiene etilenglicol o metanol, que son tóxicos para los gatos (también se encuentran en los lavacristales y descongeladores de coches). Muchos animales encuentran que el anticongelante tiene sabor dulce, y la ingestión de la cantidad más pequeña puede llevar a la insuficiencia renal y la muerte, especialmente en los gatos.

    Varios artículos domésticos

    Como bolas de naftalina, revelador fotográfico, chocolate y betún para zapatos.

    Asegúrese siempre de que cualquiera de estos productos se almacene de forma segura y que los derrames se limpien inmediatamente y con cuidado. Si los productos se guardan en lugares altos donde los gatos pueden empujarlos de un estante y luego caminar a través de líquidos que escapan a través de contenedores rotos o divididos o tapas, entonces asegúrese de que estén asegurados en armarios cerrados.

    Nunca le dé a los gatos productos destinados para personas (a menos que su veterinario le indique lo contrario)

    Para evitar intoxicaciones accidentales:

    Mantenga siempre el anticongelante en recipientes bien etiquetados, robustos y sellados, lejos de las mascotas y de su entorno.
    Limpie cualquier derrame inmediatamente, no importa cuán pequeño sea, y asegúrese de que las mascotas no puedan acceder al área hasta que esté limpia y segura.

    Deseche siempre el anticongelante de forma segura y responsable. Póngase en contacto con su autoridad local para obtener asesoramiento.

    Si su mascota muestra alguno de los siguientes signos, llévelos al veterinario inmediatamente:

    • Aumento de la micción
    • Aumento del consumo de alcohol
    • Vómitos
    • Depresión
    • Letargo (sueño anormal)
    • Aparecer borracho y descoordinado
    • Convulsiones (ajuste)
    • Latidos cardíacos anormalmente rápidos
    • Respiración muy rápida y superficial

    Cuanto antes se reciba el tratamiento veterinario, mejores serán sus posibilidades de supervivencia. Si no se tratan, las mascotas pueden sufrir y morirán.

    Rodenticidas

    Matadores de ratas y ratones como brodifacum, difenacum, chlorphacione y coumatetralyl. Los rodenticidas son los pesticidas más comunes implicados en el envenenamiento de gatos, generalmente porque el gato ha comido presa envenenada. Los otros pesticidas normalmente son seguros para los gatos cuando se usan con la fuerza de trabajo correcta, siempre que los gatos estén excluidos de la zona tratada hasta que el aerosol se haya secado.

    Asegúrese siempre de que cualquiera de estos productos se almacene de forma segura y que los derrames se limpien inmediatamente y con cuidado. Si los productos se guardan en lugares altos donde los gatos pueden empujarlos de un estante y luego caminar a través de líquidos que escapan a través de contenedores rotos o divididos o tapas, entonces asegúrese de que estén asegurados en armarios cerrados. Cuando use aerosoles de pesticidas o herbicidas en el jardín mantenga al gato dentro hasta que se seque.

    Te puede interesar:

    Pin
    Send
    Share
    Send
    Send