Animales

COMO CUIDAR A UNA GATA EMBARAZADA

Pin
Send
Share
Send
Send


Durante los dos meses de gestación se podrá facilitar la vida y el bienestar de la mascota con esta serie de consejos y cuidados.

Siempre y cuando nuestra mascota esté esperando gatitos de una forma responsable, será una de las mejores noticias que llenará de nuevo de alegría el hogar. Y aunque seas nuevo en esto y estés nervioso, no hay de que asustarse, es normal tener preguntas sobre cuáles son los cuidados que se deberán tener a la hora de mantener el bienestar de la gata embarazada, o si es necesario algún tipo de alimentación en especial, o cuántas veces deberá comer y beber al día para llevar bien el embarazo. Además, aproximadamente a partir de las tres semanas se podrán ir apreciando los primeros síntomas del embarazo. Por ello, hay que tener en cuenta una serie de cuidados y trucos para las gatas embarazadas.

Consejos y cuidados para su salud

Está claro que toda gata está preparada para tener a sus crías, pero en muchas ocasiones, el embarazo no es tan fácil para el animal. Por lo que cuánta más ayuda para nuestra mascota durante los dos meses que dura el embarazo, será mucho mejor para su bienestar. Con una serie de cuidados se ayudará a que el animal se sienta mucho mejor durante ese tiempo y, sobre todo, se preparará el terreno para el momento posterior al parto. Como por ejemplo su alimentación, ya que la dieta que debe llevar una gata embarazada es algo diferente a la de una gata normal. La principal diferencia es que durante el embarazo la dieta debe ser ligeramente más rica en calorías, ya que a causa de la gestación aumentará su consumo.

Además, si ayudamos a aumentar sus calorías vendrá bien para cuando vaya a producir leche tras el parto para alimentar a sus crías durante el período de lactancia. En cuanto al tipo de comida, puede ser variado, hay tanto piensos como comida húmeda. Incluso, se podrán encontrar algunos piensos que tienen una dieta veterinaria y que son especiales tanto para tu gata como para sus futuras crías.

Otro aspecto muy importante es dónde descansará la gata durante el período de embarazo. Puesto que lo ideal para el animal es darle un lugar de descanso en el que se sienta cómoda, ya que a la hora de dar a luz elegirá el lugar dónde se hay sentido mejor para poder convertirlo en su refugio. Por ello, el mejor lugar será en un espacio en el que pueda disfrutar de la tranquilidad alejada de la gente. Si no es así, ella misma buscará un lugar apartado y donde se sienta segura para traer al mundo a sus crías. Además, es importante que el lugar elegido no tenga muchas corrientes de aire que puedan molestarla o puedan provocar que pueda llegar a enfermar nuestra mascota.

Por último, una dosis extra de cariño será también vital para la gata embarazada. Aunque bien es cierto que, durante el embarazo, algunas hembras cambian un poco su comportamiento, siempre les encantará que estén más cerca de ella en esos momentos. También valorará que juegues con ella, aunque esté embarazada, pero deberá ser un juego que no implique movimientos bruscos que puedan resultarle molesto en la zona del vientre.

¿Cuándo acudir al veterinario?

No hay que olvidarse de acudir al veterinario cuando el embarazo sea evidente, para comprobar que todo esté bien, ya que nunca viene mal un chequeo. Una vez en el veterinario le harán una revisión general y probablemente una analítica para saber cómo está evolucionando el embarazo. Además, podrán calcular aproximadamente la fecha en la que la gata dará a luz y te dará indicaciones sobre cómo actuar que facilitarán mucho el parto. Y en algunos casos, si el veterinario lo cree necesario te aconsejará suministrar suplementos o vitaminas en formas de snacks a la gata durante el embarazo.

En el peor de los casos, se podrían dar algunos síntomas extraños que pueden llevar a que nos preocupemos un poco. Por ello, si la gata embarazada presenta esta serie de síntomas se deberá acudir al veterinario cuánto antes: Si notas que tu gata tiene fiebre, si deja de comer repentinamente o deja de beber agua, si las ves demasiado cansada, inactiva y aletargada o si la gata expulsa un flujo verdoso, amarillento o maloliente por su zona genital.

Qué se necesita para el parto

En algunos casos el parto no es tan fácil para el animal, incluso necesitará nuestra ayuda para que pueda dar a luz a sus crías. Para ello, se necesitará estar bien preparado y contar con papel de cocina o toallas pequeñas para secar a los cachorros. Además de yodo o desinfectante y de tijeras, ya que hay muchas gatas que no cortan el cordón umbilical, por lo que nosotros mismos deberemos hacernos cargo. Una vez ya se haya presionado un rato el cordón para evitar la hemorragia, cortaremos a unos dos centímetros del estómago. Una vez cortado el cordón, se deberá aplicar el desinfectante en la zona para evitar futuras infecciones.

Pero eso no es todo, ya que muchas gatas tampoco serán capaces de que su cuerpo rompa el saco amniótico. Si se da esa situación, hay que actuar con rapidez y hacerlo con los dedos, y después de eso hay que limpiar la cara del cachorro para que respire correctamente. Además, es importante comprobar que la gata ha expulsado todas las partes de la placenta, si no ha sido así, tendremos que acudir al veterinario.

Después de que haya dado a luz, se tendrá que cambiar la cama en la que ha estado el animal con el fin de que este todo limpio y no cojan alguna infección. Asimismo, hay que prestar atención de que todas las crías se enganchan a mamar. Aunque no te asustes si tardan, puesto que muchas veces pueden tardar un tiempo en agarrarse, ya que están muy cansados. Después de un tiempo largo, se deberá intentar que las crías empiecen a mamar acercándolos al pezón del animal. Por ello, lo ideal es que durante los primeros días tras el parto estemos atentos a los cachorros para que mamen regularmente, que estén limpios y que no pasen hambre.

Conforme avanza la preñez de tu gata y su pancita crece, ofrecerle raciones más pequeñas de comida, pero más a menudo, ya que mientras sus gatitos van creciendo en su útero, ella va a ir teniendo menos espacio para su estómago. Por este motivo es bueno dividir sus comidas en el día, en 3 ó hasta 4 tomas diferentes.»

Es recomendable durante el embarazo de tu gata acudir al veterinario, aunque todo esté bien, simplemente para hacerle un reconocimiento, e incluso para poder averiguar cuántos gatitos trae tu gata. Así el día del parto no habrá sorpresas, y sabrás si han nacido todos, o aún falta alguno por nacer. Sigue las instrucciones que te de tu veterinario, quien tal vez considere oportuno, según el estado de salud de tu gata, ofrecerle algún tipo de suplemento alimenticio que aporte vitaminas o calcio.

La comodidad para tu gatita tiene que ser prioridad, ella debe poder relajarse y dormir en lugares acolchados y tranquilos. Si notas que algún perro o gato que conviva con ella en casa la está molestando, simplemente mantenlos en habitaciones o zonas separadas para que la gata no se estrese. El estrés no es nada recomendable para una gata que está preñada, ya que puede traerle varias complicaciones que no queremos que ocurran.

También puede interesarte: Como saber cuando una gata va a parir (9 signos).

Cuando el momento del parto se acerque, verás que tu gata tiene un comportamiento de anidación, es decir, buscará un sitio resguardado y seguro donde dar a luz a sus crías. Si tu no la ayudas, ese sitio podría ser el suelo debajo de tu cama, o un armario, lugares fríos, o poco adecuados para los gatitos y difíciles de controlar y de limpiar por nuestra parte. Así que adelántate y cuando se acerque la hora del alumbramiento constrúyele una caja de cartón con mantitas donde ella pueda dar a luz, y sus gatitos puedan comenzar sus primeros días de vida.

Y por supuesto, no dejes de jugar con ella durante todo el proceso, porque ella no está enferma, y si no hay complicaciones, su vida continuará con bastante normalidad.

Elige un buen pienso para gatos: ¿Qué debe comer una gata embarazada?

La dieta que debe llevar una gata embarazada tiene una diferencia sustancial con respecto a una gata normal: puede (y debe) ser ligeramente más rica en calorías, precisamente porque su gasto aumenta como consecuencia de la gestación. Además, es interesante que adquiera una pequeña reserva de grasa para la producción de leche tras el parto, pues durante el periodo de lactancia les resulta más costoso transformar alimento en leche para gatitos.

En este sentido, Animalear.com tiene diferentes soluciones de alimentación para este tipo de gatitas. Tanto piensos con mayor componente calórico como comida húmeda, que ya de por sí tiene una proporción mayor de calorías. También encontraras piensos que se incluyen en una dieta veterinaria y que son especiales tanto para tu gata como para sus futuros cachorros. Recomendamos optar por la comida de alta gama para este período de gestación.

¿Quieres saber más sobre gatos?

Te recordamos que este artículo es solamente informativo. En Curio Sfera .com no realizamos diagnósticos ni recetamos tratamientos veterinarios. En caso de que tu mascota presente algún síntoma o malestar, tiene que visitar al veterinario rápidamente.

Si quieres ver otros artículos parecidos a Cómo cuidar a una gata embarazada puedes ir a la categoría de mascotas. También puedes escribir tus preguntas directamente en el buscador de nuestra web. Y recuerda, si te ha gustado, compártelo en las redes sociales con amigos o familiares o déjanos un comentario. 🙂

Camas para gatos, su refugio

Las camas para gatos son también un aspecto a tener muy en cuenta. Lo ideal es proporcionar a tu gata un espacio de descanso y plena comodidad, pues a buen seguro se convertirá en su nido: el lugar elegido por ella para parir. En nuestro catálogo también encontrarás numerosos modelos, muy acolchados y cálidos.

En cualquier caso, tan importante como la cama es su ubicación. Por un lado, deberá situarse en un lugar en el que pueda gozar de tranquilidad. De lo contrario, ella misma buscará un lugar apartado y donde se sienta segura para traer los gatitos al mundo. Y por otro lado, deberá estar libre de corrientes de aire que puedan molestarla o influir en su salud.

Vitaminas para gatos y visita al veterinario

Cuando el embarazo sea evidente, te recomendamos acudir a un veterinario para un chequeo. Le harán una revisión general y probablemente una analítica para comprobar cómo está evolucionando. También calculará una fecha probable de parto y te dará indicaciones de gran valor.

Deberás visitarle con la periodicidad que te indique, pues debe evaluar entre otras cosas la necesidad de suministrar suplementos o vitaminas en forma de snacks para gatos como complemento a su dieta. Y por supuesto, deberás estar en contacto con él en los días cercanos al parto, especialmente si hay algún detalle no esperado el día que rompa aguas.

Una dosis extra de cariño

Lo que más agradece una gata preñada es una dosis extra de cariño. Es un animal con sensibilidad y le encantará que estés más cerca de ella en estos momentos, con caricias y palabras aún más agradables de lo habitual. También valorará que juegues con ella, algo que no debes abandonar durante el periodo de embarazo. Eso sí: evita juegos bruscos y no hagas nada que puede resultarle molesto en la zona del vientre.

Como ocurre en cualquier embarazo, no solo nos debemos centrar en la mamá sino también en los futuros hijitos. Es decir, es el momento de pensar en los futuros gatitos que llegarán a casa. Al principio, verás que prácticamente no se separarán de su madre, pues tienen total dependencia de ella, especialmente en la dieta: solo necesitarán amamantarse de ella. Sin embargo, no está de más ser previsores y tener a mano leche maternizada, que los mininos podrán tomar desde sus primeras semanas de vida hasta el destete, y que se suelen vender con biberón y tetinas.

Pin
Send
Share
Send
Send