Animales

Cómo comunicarme con mi perro sordo

Pin
Send
Share
Send
Send


Ivor es un terrier sordo que a sus 10 meses ha encontrado por fin la felicidad y un nuevo hogar tras aprender lenguaje de signos.

A pesar de su cara adorable y la ternura que desprende, Ivor fue rechazado por 5 dueños en sus primeros meses de vida. En sus hogares no entendían o no querían entender las necesidades de este cachorro que había nacido sordo.

Sus quintos dueños lo entregaron al Centro RSPC de Halifax (situada al norte de Liverpool, en Yorkshire del Oeste), una sociedad dedicada a la prevención de crueldad animal para superar los problemas de confianza que acarreaba por tantos rechazos.

En el centro entendieron en seguida el problema de Ivor y empezaron a trabajar con él un proceso para que entendiera las consignas a través del lenguaje de signos en lugar de usar órdenes de voz. De esa forma, en varias semanas, Ivor recuperó la confianza y la vitalidad.

Cuando llevaba varias semanas de entrenamiento, Ivor conoció a Ellie Bromilow, una mujer que se enamoró de él nada más verle y al que no le preocupó su sordera. “En el centro le habían enseñado las órdenes para sentarse y venir, pero ahora sabe otras como ‘túmbate’ o ‘quieto’ y estamos aprendiendo nuevas”, ha explicado a Express.

Para ella la sordera de Ivor no es ningún problema. “Tener un perro sordo es como tener un perro que oye”, aunque reconoce que no puede evitar hablar con él a pesar de que no le oiga.

La deficiencia auditiva de Ivor ha hecho que otros de sus sentidos se agudicen, como el olfato, algo que aprovecha Ellie para los juegos que hace con él. “Escondemos muchos objetos y golosinas por la casa para que las encuentre”.

En el centro que propició la recuperación de Ivor defienden al cachorro y su bondad. Explican que tener un perro sordo puede ser un desafío ya que a veces “ladran mucho” para intentar comunicarse, pero “pueden adaptarse muy bien”. En el caso de Ellie la sintonía parece perfecta.

La distancia es muy dura y los rodajes, como el de “Avengers: Infinity War”, hacen que actores como Chris Evans permanezcan durante días alejados de su familia y sus amigos. Entre estos últimos, hay uno al que la espera se le ha hecho muy larga. Se trata de su perro Dodger, al que el actor adoptó hace dos años y que se ha convertido en un compañero de aventuras inseparable.

El primer día de colegio puede ser muy estresante para los niños, especialmente si empiezan a ir ellos solos a la escuela y no están familiarizados con el trayecto. Por eso es perfectamente normal que algo pueda salir mal, desde quedarse dormido a sentarse en la parada equivocada del autobús y llegar tarde.

Cuando hablamos de perros, hablamos del animal doméstico por excelencia. Para muchas personas llegan a ser como un miembro más de su familia o, valga el tópico, el mejor amigo que un hombre pueda tener. Y no es para menos, son cariñosos, adorables y muy inteligentes.

Pin
Send
Share
Send
Send