Animales

Mi pez no come y se queda en el fondo: 7 posibles causas

Pin
Send
Share
Send
Send


Los peces betta, también conocidos como Luchadores de Siam, son estos pequeños animales marinos de espectacular colorido, aletas grandes como abanicos y muy populares entre las personas aficionadas a los peces que tienen acuarios en casa. Sucede con los betta, así como con muchos otros peces, que son muy sensibles y que poseen necesidades con cuidados bastante particulares, que si no son tomadas en cuenta, se reflejan directamente en la alimentación. Esto quiere decir que pueden comer menos o dejar de comer y, por lo tanto, afectar a su salud hasta poner en riesgo su vida.

Si tienes un pez betta y te encuentras preocupado porque no está comiendo, continúa leyendo este artículo de ExpertoAnimal, donde hemos investigado las razones principales a tu pregunta ¿por qué tu pez betta no come?

No le gusta la com >

¿Quién quiere comer cuando no le gusta la comida? Es posible que tu pez betta haya dejado de comer porque, simplemente, no le agrada la comida que le pones. Parece una razón obvia pero no lo es tanto. Tal vez esos pellets o escamas que has escogido es el producto más barato, con pocos nutrientes, que tiene menos sabor, y es por eso que tu pez lo está rechazando.

Hay alimentos mejores que otros, prueba alguna una marca de mejor calidad y con mayor cantidad de proteína. Recuerda que el pez betta es un animal carnívoro. Puedes darle alimentos basados en camarones salados vivos o secos que le encantan. Para más información, no te pierdas nuestro artículo en el que te detallamos en qué consiste la alimentación del pez betta.

Estrés en el entorno

Los peces betta se estresan por muchas razones. Si tu pez no está comiendo puede ser un indicador de que está atravesando una fase de estrés y esto podría deberse al entorno donde se encuentra colocado su acuario. Si está estresado no le apetecerá comer.

Por ejemplo, un nuevo tanque, por más grande y lindo que sea, le causará ansiedad a tu betta, simplemente, porque es un espacio desconocido. Dale tiempo para habituarse. Los peces raramente se enferman a menos que estén bajo estrés. Así que si puede reducir el estrés tanto como sea posible, será la mejor opción. Es decir, intenta no cambiarlo constantemente de acuario, escoge uno que sea adecuado para tu pez, desde el día uno.

También sucede que a pesar de que está dentro del tanque, todavía obtiene estrés por el movimiento en su entorno: tu casa. Una buena solución es traer un poco la oscuridad y la calma al acuario. Cúbrelo con una manta para que el pez betta no tenga que presenciar y atraer todo el movimiento que sucede fuera de su hogar. Nunca golpees el vidrio del tanque y enseña a los niños que vengan a tu casa a no hacerlo. La oscuridad le ayudará a adaptarme más rápido a su propio entorno. Sin embargo, no lo dejes en penumbra todo el tiempo, la mayoría de los peces se alimentan de día y necesitan luz para estar más activos y, por lo tanto, desear comer.

No le cabe tanta com >

El estómago del pez betta es es del tamaño de su globo ocular. muy pequeño. Es de comprender que no le entre mucha comida y que, por lo tanto, no coma tanto como podemos creer. Así que piensa que será suficiente colocar una muy pequeña cantidad de comida para alimentar a tu pez y que, muchas veces, comerá cuando no lo estés precisamente observando. No sobrealimentes a un pez betta, ellos tienen problemas de digestión muy comunes que luego se traducen en otras enfermedades. Recuerda que para evitar que tu pez betta deje de comer la formula es: poca comida pero de buena calidad.

Condiciones del acuario

Si todavía te preguntas por qué tu pez betta no come, debes saber que los betta son unos peces de sangre fría cuyo metabolismo se relaciona directamente con la temperatura del agua del lugar donde viven. Requieren que esta sea estable entre 24 °C y 26 °C. Al ser el agua un tanto más tibia metabolizan sus alimentos más rápido necesitando comer más para mantener su propia temperatura y energía corporal. A pesar de ser de sangre fría, cuando los betta se mantienen en agua más fría, su metabolismo se ralentiza y la necesidad de comer será menor. Además, asegúrate de que los parámetros del agua estén en orden: nitratos razonables y el amoníaco y el nitrito en muy bajo nivel. Para ello, consulta nuestro artículo en el que te explicamos los cuidados básicos de los peces betta.

Expresión de alguna enfermedad

Por último pero no menos importante, se debe descartar la posible presencia de alguna enfermedad en el organismo del pez betta, ya que la falta de hambre es uno de los síntomas más comunes. Si has intentado corregir las razones anteriores y sigues sin saber por qué tu pez betta no come, debes prestar atención a un cuadro general de síntomas alternos como: letargo y pesadez, pérdida de color, aletas pegadas en vez de abiertas, hinchazón en su estómago, aletas rasgadas y sangrientas, parásitos y hongos. De presentarse algunos de estos síntomas, lo mejor será acudir con urgencia al veterinario. Puede estar peligrando no solo la salud de tu pez, sino también su propia vida.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Por qué mi pez betta no come?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Problemas de alimentación.

Mi pez no come y se queda en el fondo: ¿qué le pasa?

Este comportamiento en un pez puede deberse a varios motivos. Estos son los más frecuentes:

  • Se trata de un pez de fondo y de carácter tranquilo. Si tienes otros peces de la misma raza, observa también el comportamiento de estos.
  • La temperatura del acuario no es la adecuada o no está estabilizada.
  • El PH del agua no es el correcto.
  • Estás cambiando el agua de la pecera con demasiada frecuencia, perdiendo así los microorganismos necesarios para estabilizar el hábitat.
  • Tu pez está recibiendo demasiado alimento por tu parte y no es capaz de procesarlo.
  • No estás apagando la luz del acuario durante las noches.
  • Hay demasiada actividad en torno a tu acuario. Los peces estrellados suelen retraerse, prueba a mover tu acuario a una habitación tranquila de tu casa.

La correcta alimentación de los peces

Mi pez no come y se queda en el fondo, ¿qué le sucede?”. Si te estás haciendo esta pregunta, ten en cuenta que muchas de las enfermedades de los peces derivan de una mala alimentación.

Asegúrate de que estás alimentando a tu pez en su justa medida y recuerda que los excesos de comida también son perjudiciales, sobre todos para los alevines. ¿Cómo calcular cuál es la justa medida para tu pez? Piensa que, normalmente, los peces son capaces de comer cada ración justa de comida en 2 o 3 minutos.

Síntomas más comunes de que un pez se está muriendo

Lo primero que tienes que saber es dónde mirar. Las partes del cuerpo en las que podemos encontrar pistas de una posible muerte o enfermedad son las aletas, el abdomen, el estado de su cola, el color de su propio cuerpo y sus ojos. También tienes que estar muy pendientes de su comportamiento, de cómo nada y en qué posición lo hace.

Decimos esto porque si ves que nada de lado e incluso con el abdomen apuntando al techo puede estar sufriendo un colapso de su sistema. Es decir, la manera en la que tus peces se comportan es clave. Recuerda que pueden sufrir mucho estrés o ansiedad, lo que agrava su estado de salud. Un acuario adaptado a su medida, la cantidad correcta de oxígeno, contar con los compañeros adecuados y una buena alimentación siempre ayudarán.

Cómo salvar a un pez que se está muriendo

Los dos síntomas más fácilmente visibles de que estamos ante una enfermedad tenemos que buscarlos en su cuerpo y en sus aletas ¿Hay infección? En ocasiones puede salir sangre de ellas, siendo posible que se trate de un virus, una bacteria e incluso un hongo la haya provocado. Estar atento a esta infección y aislarlo rápidamente en caso de que la tenga puede salvarle la vida a los demás.

Otro síntoma preocupante es que muestre heridas en ellas o estén distintas, como abultadas. A diario, preocúpate de examinar que todo esté cómo siembre. En cuanto a su barriga, es preocupante tanto que esté inflada, como si tuviera aire, pero también que esté contraída, hacia dentro. Los peces pueden sufrir muchos problemas de alimentación, estas dos pistas te están diciendo que estás haciendo algo mal.

Nuestros veterinarios online te informarán qué tipo de comida tienes que darle y en qué cantidad para que recupere la salud. Haznos tu consulta indicándonos edad, tipo de pez y todos los datos que consideres oportunos, así lo salvarás.

Síntomas de que mi pez está enfermo

Otro de los síntomas de que un pez está en peligro de muerte si no haces algo lo encontrarás en un cambio en su piel. Los peces tienen que mantener una pigmentación saludable, pero esta puede oscurecerse o volverse blanquecina. En ocasiones, a causa de la presencia de hongos, puede acabar padeciendo la enfermedad de las manchas o puntos blancos, que también requieren tu atención si no quieres que se contagie por todo el acuario.

Además de todos estos síntomas, otra pista crucial se halla en sus ojos. Apréndete de memoria el tamaño, forma y penetración en su carne cuando llegue a tu domicilio. Te lo decimos porque estos pueden hundirse, estar más saltones de lo normal e incluso mostrarse como con una película que les otorga cierta opacidad. Todos estos síntomas requieren la atención de un especialista, de nuevo, te recomendamos que nos pidas ayuda.

¿Por qué los peces se quedan en el fondo sin moverse?

Se pueden dar casos en los que tu pez no se mueva y esté de lado, que no se mueva pero que aún respire o que se pase el día flotando de costado. Estos síntomas suelen ser por culpa de una enfermedad relacionada con su vejiga natatoria, y habitualmente son mortales. Por fortuna, no siempre conducen al animal a la muerte, pero sí en muchas ocasiones.

Si tu pez tiene estos comportamientos, lo primero que tienes que hacer es aislarlo. Así conseguirás que pueda descansar en una pecera en la que no tenga estrés ni ansiedad. Déjalo en ayunas un poco y luego mejora su alimentación, pues suelen ser problemas relacionados con su sistema digestivo.

¿Cómo reanimar a un pez moribundo?

Sigue este mismo proceso si tienes algún pez que presente estos síntomas, límpiale las impurezas que pueda tener en el cuerpo y en las branquias con cuidado e higiene, a continuación, ponte en contacto con nuestros veterinarios online para conseguir más información.

¿Te has quedado con dudas? Pregunta a nuestros veterinarios:

Mi pez no quiere comer – Razones

Los peces pueden no comer tanto como de costumbre justo antes de dar a luz. Si sospechas que tu pez está preñado, llévalo a un tanque de reproducción donde pueda tener privacidad y protección y un ambiente seguro para dar a luz. Los signos típicos del embarazo de peces vivos incluyen un abdomen hinchado y una marca triangular oscura hacia la aleta inferior. Tu puedes incluso ser capaz de ver las manchas oscuras de los ojos de los alevines a través del cuerpo de la madre.

Enfermedad

Un pez que no come puede estar enfermo. Observa a tus peces por otros signos de enfermedad, tales como permanecer en una parte del tanque, aparecer apático o nadar anormalmente. Los peces viejos o enfermos pueden comenzar a listar o nadar de un lado. Esto podría ser una progresión natural relacionada con la edad de un pez mayor o un signo de enfermedad que puede ser tratada. Consulta a un veterinario para una evaluación.

El estrés a veces puede causar que un pez no coma. El estrés puede ocurrir cuando un pez es transferido de un tanque a otro para limpiarlo o moverlo, o si la temperatura del tanque cambia repentinamente. Los peces de agua salada son más susceptibles al estrés relacionado con la temperatura que los de agua dulce. La adición de otros nuevos mates del tanque puede también tensionar temporalmente tus pescados y asustarlos lejos del alimento. Limite el estrés en tus peces realizando cambios parciales de agua con regularidad en lugar de realizar una limpieza a gran escala. Reducirá el estrés y le ayudará a mantener un ambiente de tanque más saludable en general.

El miedo puede impedir que un pez coma. Esto se observa a menudo en un tanque de la comunidad en el cual los pescados mas grandes, mas agresivos asustan a compañeros mas pequeños, cuando compiten para el alimento. Para ayudar a aliviar este problema, elije peces para tu tanque comunitario que sean relativamente del mismo tamaño y temperamento, o aliméntalos adecuadamente de manera que se reduzca la competencia por los limitados recursos alimenticios.

Sobrealimentación

Si estás alimentando demasiado a tus peces, puedes parecer que no están comiendo. Asegúrate de proporcionar la cantidad adecuada. Vigila a tus peces cuando los alimentes para evaluar su consumo y comportamiento. Si un veterinario descarta los problemas de salud, pruebe con diferentes marcas de alimentos en personas exigentes para ver si mejora el apetito.

Te puede interesar.

Pin
Send
Share
Send
Send