Animales

Cómo cuidar a un conejo recién nacido

Pin
Send
Share
Send
Send


Cuidar de conejos recién nacidos, o de cualquier animal bebé, es todo un reto. Sin embargo, en un principio no tendrían por qué plantearse grandes complicaciones, ya que las madres conejas suelen ser bastante cuidadosas con sus crías. En condiciones normales, bastará con dar cuidados lógicos a la familia, pero también puede ocurrir que la madre los rechace y tengas que alimentarlos tú de otra manera. Hablamos de ellos.

Antes de que lleguen los conejos recién nacidos, cuida a su madre

Si tienes una coneja embarazada, debes saber que el embarazo en estos animales dura entre 20 y 30 días. ¿Tu coneja lleva embarazada más tiempo? ¡Acude al veterinario! Podrían estar muertos los conejos.

Es muy importante cuidar mucho la alimentación de una coneja gestante, hay que mantenerla sana y bien alimentada para que sus hijos se puedan desarrollar de la forma correcta y nacer fuertes y saludables. Para conseguirlo, no alimentes a tu coneja sólo con pellets, dale también frutas y vegetales variados y bien frescos. Además, procura que se mantenga siempre bien hidratada.

Aun teniendo todo el cuidado del mundo, es posible que surjan algunas complicaciones. Las más frecuentes son:

  • Toxemia: provocada por una alimentación inadecuada, produce malestar, debilidad e incluso convulsiones en la coneja, pudiendo incluso llegar a ser mortal.
  • Mastitis: hinchazón excesivo de las mamas e infección.
  • Rechazo de las crías: en ocasiones las madres pueden incluso comerse a sus bebés. Para evitarlo, procura que las condiciones del nido sean las más adecuadas y permanece atento a su comportamiento.

Prepara el nido para los conejos recién nacidos

Los pequeños necesitarán un nido calentito y cómodo en el que dormir y descansar. La coneja sabrá prepararlo ella misma, pero tendrás que darle los materiales necesarios:

  • Una caja de cartón hará las veces de madriguera
  • Papel de periódico para el fondo. Otra opción son las toallas, pero se ensuciarán pronto, es más recomendable el papel por ser más fácil de desechar y cambiar para mantener una buena higiene.
  • Heno
  • Fibra de coco

Además, es posible que la madre utilice su propio pelo para hacer más mullido el lecho.

Coloca el nido en un lugar alejado de luces intensas y de corrientes y temperaturas desagradables. Durante los primeros días, los conejos serán realmente frágiles y vulnerables, ¡procura no manipularlos!

¡Los conejitos ya llegan! Prepara el parto y sus cuidados

En un parto pueden nacer entre 1 y 6 gazapos o conejitos. Lo mejor es que cuando creas que el parto se va a producir, dejes un poco de comida y agua fresca a tu coneja y la dejes tranquila. Después de un rato, cuando creas que ya han nacido todos, puedes acudir a ver cómo ha ido, si ha nacido algún conejo muerto, retíralo del nido sin manipular a los otros bebés ni a su madre.

Pasadas 12 o 24 horas, puedes vigilar cómo va todo, si su madre los está cuidando y alimentando bien. ¡Pero recuerda! No agobies ni a la madre ni a los conejos recién nacidos, son muy frágiles y el estrés podría matarlos. Los gazapos nacen sin pelo, ciegos y sordos por completo.

Por lo general, una coneja alimenta a sus hijos un par de veces al día, el resto del tiempo se aleja de ellos a descansar en otro lado de la jaula.

Qué hacer si la madre rechaza a sus crías

¿Has detectado que tu coneja no alimenta a sus bebés? Esto no suele ocurrir, pero es una posibilidad y en ese caso tendrás que alimentarlos de otra manera.

Necesitas un biberón muy pequeño, puedes usar uno para gatos recién nacidos. Tendrás que coger a los conejos con mucho cuidado y dejar que ellos mismos chupen, ¡no fuerces! La temperatura ideal de la leche es alrededor de 39º.

Si te has decidido a cuidar de los conejos, es muy importante que pidas consejo y seguimiento al veterinario. Te dirá cuáles son las dosis de leche más adecuadas y la frecuencia con la que se la debes dar. Además, ¡nunca debe ser leche de vaca! Utiliza de gatitos o especial para conejos. No olvides seguir siempre sus indicaciones, nadie mejor que el veterinario sabe qué hacer.

De todos modos, ten en cuenta que la supervivencia de los cachorros no está asegurada. Es realmente importante que beban leche materna, ya que esta contiene los nutrientes y grasas que necesitan para comenzar su desarrollo. Si tus conejitos nunca han tomado el calostro de su madre, es posible que mueran.

Deberás estimular con un algodón húmedo su ano y región genital para que hagan sus necesidades. En condiciones normales, esto lo hace su madre, ya que los conejos no pueden hacerlo por sí mismos.

Con el seguimiento del veterinario, a partir de la tercera o cuarta semana puedes empezar a introducir poco a poco en su dieta los pellets y los vegetales, alternándolos hasta la sexta semana todavía con leche.

Para asegurarte de que lo estás haciendo bien, ¡pesa a tu conejo con frecuencia! Comprobarás si está creciendo correctamente. ¡Mucha suerte cuidando a tus conejitos!

Información sobre las crías de conejo

Las crías de conejo, son también conocidas como gazapos, y además son muy vulnerables las primeras semanas de vida. Un aspecto positivo es que las conejas son muy buenas madres y harán lo posible para que sus crías estén bien atendidas en todo momento. En el caso de que la madre los rechace hay que alimentarlos con biberón y mantenerlos calentitos en un lugar seguro. A medida que vayan pasando los días los recién nacidos irán cogiendo más fuerza.

Consejos antes de que nazcan las crías de conejo

Para que todo esté en orden tanto antes como durante el cuidado de los conejos recién nacidos hay que tener en cuenta varios aspectos, sobre todo con la madre.

  • Hay que mantenerla bien alimentada, con comida abundante y de calidad, donde la proteína y la fibra esté presente, además hay que tener en cuenta que su comida debe tener la menos grasa posible. Durante el embarazo y tras el parto se puede complementar su dieta normal con unas tiras de alfalfa.
  • Hay que separar a la hembra del macho por el motivo de que justo cuando de a luz la coneja puede volver a quedarse embarazada antes de que destete la anterior camada.
  • Crear un nido para cuando nazcan las crías, ya que necesitan un lugar calentito porque nacen sin pelo. Son las propias conejas quienes hacen el nido justo antes de dar a luz. No obstante, para que la coneja pueda hacerlo, habrá que depositar fibras de coco, pelo de cabra y heno, incluso colocará parte de su pelo para hacer el nido.
  • Los gazapos son muy sensibles a la luz cuando nacen por lo que habrá que poner la jaula en un lugar poco luminoso antes de que la coneja de a luz.

Indicaciones para cu > Evitar dar lechuga y otros vegetales a los conejos durante los primeros meses

  • Ponerse en contacto con un veterinario si la madre no les da de lactar, si las crías están débiles, no responden, tienen sus barrigas hundidas o tienen la piel arrugada. Esto quiere decir que están deshidratadas y que no están bien alimentadas. También habrá que ponerse en contacto con un profesional si la camadas es de más de seis crías ya que la madre podría no poder abastecer a todas adecuadamente.
  • Mantener limpio el ponedero ya que las crías harán ahí sus necesidades hasta que puedan poder moverse por sí mismas.
  • A las dos semanas, las crías comenzarán a morder la comida granulada por lo que habrá que adaptar de nuevo su alimentación porque se encontrarán en otra etapa. No obstante, deberían de dejar la lactancia durante ocho semanas después de nacer.
  • Evitar darles de comer vegetales durante varios meses porque les puede acarrear problemas digestivos.
  • Se podrán manipular las crías a partir de las ocho semanas a no ser que ocurra algún tipo de complicación, ya que sino pueden ser contaminadas por bacterias o enfermedades, en especial el E. coli, lo que incluso podría ocasionarle la muerte a la cría.
  • Consejos para cuidar un gazapo

    Hay que tener en cuenta una serie de aspectos para cuidar al gazapo si se quiere que todo salga bien, aunque aun así puedan surgir complicaciones.

    • No hay que preocuparse si una madre se aleja de la camada y no pasa tiempo en el ponedero. Al ser su hábitat y zona de confort las madres conejas solo irán a ver a sus crías una o dos veces al día para alimentarlas. No es como cuando una perra o una gata da a luz.
    • Siempre intenta revivir una cría aunque esté fría o muerta.
    • Las crías de conejo no abren los ojos hasta pasados 10 o 12 días.
    • Es normal en los conejos perder su primera camada, incluso en la segunda o tercera vez.
    • Si la coneja se pone a escarbar en el mismo punto y lo tapa es posible que haya dado a luz, y hace esos movimientos para mantener a salvo a sus crías.

    Prepara el n >

    Una vez nazcan los gazapos necesitarán un lugar seguro en el que mantener el calor y dormir a gusto. Las hembras de conejo fabrican sus propios nidos días antes de dar a luz.

    Deposita fibra de coco, pelo de cabra y heno para que la coneja construya el nido. También utilizará parte de su pelo para hacerlo. Si tiene forma de madriguera a la coneja le encantará ya que se sentirá más segura. Puedes utilizar una caja de cartón.

    Puedes poner unas toallas o una mantita en la base pero ten en cuenta que se ensuciará rápidamente. El papel de periódico como base puede ser más facil de limpiar. Recuerda que debes mantener la máxima higiene posible en la jaula y el nido.

    A los gazapos son muy sensibles a la luz los primeros días de vida. Procura que no les dé la luz directa ni corrientes de aire. Los cambios de temperatura pueden ser muy perjudiciales. En estos primeros días de vida será importante no manipularles.

    Parto y cu >

    Después de 20-30 días de gestación la hembra está preparada para el parto. Las conejas son excelentes madres así que lo mejor es dejarla tranquila durante el proceso.

    Cuando creas que ha llegado el momento coloca media ración de comida y agua en abundancia para la madre y vete. Después de unas horas puedes comprobar como va, si alguno nace muerto retíralo del nido. Observa si el parto ha acabado pero no manipules a los pequeños ni molestes a la madre. En cada parto pueden tener entre 1 y 6 gazapos.

    Tras 12 o 24 h puedes comprobar con más tranquilidad cómo están los gazapos. Observa si la hembra los cuida y alimenta. Es recomendable no manipular a los pequeños en los primeros días de vida. Son muy delicados. Nacen sin pelo, ciegos y sordos.

    Las conejas suelen alimentar a sus pequeños dos veces aldía. El resto del tiempo puede que los deje solos, y se encuentre en otro lugar de la jaula. No debes preocuparte, mientras dispongan de un lugar calentito y su madre los alimente correctamente puede dejarlos solos.

    ¿Qué biberón utilizo?

    El biberón debe tener la tetina muy pequeña. Puedes utilizar un biberón para gatitos. Recuerda que todo el material ha de ser correctamente esterilizado antes de cada uso. Para alimentarlos debes cogerlos con cuidado, evitando que se muevan. Deja que chupe por sí solo, nunca lo fuerces. La leche debe estar a una temperatura de 39 ºC.

    Edad del cachorro

    Si el conejo no ha bebido nunca de su madre es probable que aunque lo alimentes no sobreviva. Esto se debe a que las madres en los primeros días de vida de los gazapos producen una leche especial, el calostro. Esta leche contiene anticuerpos muy necesarios para los pequeños. Por este motivo siempre es mejor la leche materna.

    Estimulación

    Con un algodón húmedo en agua tibia se debe estimular su región anal y genital. Es algo que hacen sus madres de forma natural para que orinen y defequen. Masajea con suavidad la región. Con otro algodón puedes limpiarle los ojos y la cara para mantenerlo limpio.

    Crecimiento

    Las primeras semanas de vida los pequeños solo beben leche pero a partir de la 3-4 semana podemos introducir heno y pellets en la jaula. Si tienen acceso a la comida materna puede que ellos mismos comiencen a comerla.

    Tomarán leche hasta la 6-8 semana. Si lo estás alimentando con biberón diluye la leche con agua durante estas últimas semanas hasta que ya no quiera.

    Poco a poco introduce nuevos alimentos, frutas y verduras en pequeños trocitos que coman con facilidad. Es importante no introducirlas antes, pues su aparato digestivo aun no está preparado.

    Es conveniente llevar un control del crecimiento desde la primera semana de vida. Pésalo para comprobar que aumenta de peso de forma correcta. Dependiendo de la especie de conejo su crecimiento será más o menos rápido. Infórmate sobre el peso adecuado de tu conejo en todas las etapas de su vida.

    Qué come un conejo recién nac >

    El aparato digestivo de los conejos recién nacidos es muy susceptible a los cambios de su entorno. Una drástica bajada o subida de las temperaturas o una variación demasiado brusca de su dieta pueden afectar a su salud negativamente.

    Por ello, es recomendable seguir una serie de pautas temporales en cuanto a la dieta de nuestro animal.

    • Hasta las 3 semanas de edades recomendable alimentar a tu conejo sólo con leche, ya sea materna, ya sea una que la reemplace. En el caso de que la de su madre no esté disponible, procura comprar la que te recomiende el veterinario, que probablemente será de un alto contenido calórico.
    • A partir de las 3-4 semanas debes continuar alimentando a tu conejo con leche, pero puedes empezar a añadir alfalfa, que le aportará el calcio y las proteínas que necesita. Los conejos adultos, y sobre todo las hembras embarazadas, suelen alimentarse también de alfalfa por su valioso aporte nutricional. La mejor manera de incorporar esta planta a la dieta de un conejo en proceso de destete es mezclarla con agua o leche.
    • A partir de las 12 semanas puedes empezar a incluir diferentes tipos de verduras. La flora intestinal de nuestro conejo tardará en acostumbrarse a esta nueva adquisición, así que intenta darle un tipo de verdura diferente cada vez y esperar un poco antes de darle una nueva.
    • A partir de los 4 meses las cosas empiezan a ponerse más fáciles. La dieta de nuestro conejo ahora es la de un ejemplar adulto y, como tal, consistirá en altas cantidades de heno (80 %), verduras frescas (10 %) y pienso (10 %), además de agua fresca.

    A partir de los cuatro meses puedes pasar del pienso para crías al de adultos. En esta etapa también deberías reducir la cantidad de alfalfa yaumentar la cantidad de heno.

    Los cuidados que debes proporcionar a tu conejo recién nacido

    Los animales recién nacidos dependen de la presencia de su madre para aprender ciertos hábitos y reflejos básicos. Por ejemplo, todas las madres tienden a estimular los esfínteres de sus crías recién nacidas para regular su tránsito intestinal.

    En el caso de que la madre de la cría no esté presente, deberás intentar reemplazar en la medida de lo posible estos cuidados. En el caso de la regulación del tránsito intestinal, deberás estimular tú su área genital con un pequeño pañuelo.

    El entorno en el que críes a tu conejo recién nacido debe ser cálido y acogedor. Debes imitar la madriguera en la que las tendría su madre en la naturaleza, aunque esté en tu casa, por lo que intenta que tengan un lecho de paja limpio, bajo el que debes poner papel absorbente.

    En ocasiones, la madre de las crías sí está presente, pero se desentiende de sus crías. Si estás seguro de que no está interactuando con ellas, y de que este comportamiento no parece cambiar, debes separar a las crías de la madre antes de que su salud corra peligro.

    Conejos adultos

    Una vez el conejo ya come de forma independiente su crecimiento será rápido. En pocas semanas se convertirá en conejo adulto.

    Si quieres saber más sobre los conejos adultos no dudes en leer Alimentación del conejo y Cuidados del conejo.

    Si deseas leer más artículos parecidos a Cuidados para conejos recién nacidos, te recomendamos que entres en nuestra sección de Cuidados extra.

    Pin
    Send
    Share
    Send
    Send