Animales

La nariz de los gatos: ¡presta atención a sus cambios!

Pin
Send
Share
Send
Send


¿Es normal que un gato tenga la nariz seca? ¿Por qué se les moja la nariz a los gatos? Alrededor de la nariz de los gatos circula el mismo mito que en el caso de los perros y no es otro que el de suponer que, tocándola, se puede determinar la temperatura del animal y, por lo tanto, su estado de salud.

Este mito está tan extendido entre los cuidadores de gatos que vamos a dedicar este artículo de ExpertoAnimal a explicar de dónde puede haber surgido esta idea y qué significa, de verdad, la nariz a la hora de valorar el estado de salud de nuestro gato. ¿Crees que es normal que un gato tenga la nariz seca? ¡Sigue leyendo!

La sensibil >

Es cierto que, de forma habitual, al tocar la nariz a un gato la sentiremos húmeda y fría. Pero también es normal que el gato tenga la nariz seca, sin que ello suponga ninguna patología ni, por lo tanto, se considere una señal de alarma. ¿Entonces por qué mi gato tiene la nariz seca? Pues porque la nariz va a modificar su estado a lo largo del día en función del entorno.

Por ejemplo, si nuestro gato está tomando el sol o se encuentra cerca de una fuente de calor, es probable que su nariz se nos presente seca y caliente, sin que suponga nada más que un reflejo del entorno, sin relación con su estado físico. Por lo tanto, la respuesta a nuestra pregunta es afirmativa, es decir, sí es normal que un gato tenga la nariz seca. Entonces, ¿por qué se dice que una nariz seca es sinónimo de gato enfermo? Lo vemos en el siguiente apartado.

La fiebre y la desh >

Hemos dicho que es normal que un gato tenga la nariz seca, pero también es cierto que es probable que un gato enfermo presente su nariz seca y caliente. Quizás de esta apreciación derive el mito que relaciona la sequedad de la nariz con la patología. Para determinar si nuestro gato está enfermo o no debemos fijarnos en otros síntomas, no solo en el estado de su nariz.

El gato está decaído y tiene la nariz seca

Por ejemplo, si nuestro gato está decaído y tiene la nariz seca puede que sí tenga fiebre y esté sufriendo algún proceso patológico. Pero para conocer su temperatura la única forma fiable es medir la temperatura del gato utilizando un termómetro que, en el gato, hay que poner en el recto.

Quizás por la dificultad que supone esta maniobra, la mayoría de los cuidadores prefieren que sea el veterinario quien compruebe la temperatura. Para quien la tome en casa es importante saber que la temperatura normal de los gatos está entre los 37,8 y los 39,2 ºC.

De la misma manera que una nariz seca y caliente no implica fiebre, tampoco es sinónimo de deshidratación. Si queremos comprobar el estado de hidratación de nuestro gato, la forma más sencilla y eficaz de hacerlo es observando su piel. Si estiramos la de la zona de la cruz, en un gato bien hidratado esta vuelve a su sitio inmediatamente. En cambio, si la piel mantiene el pliegue y no se alisa vamos a estar ante una deshidratación. Por supuesto, tanto la fiebre como la deshidratación son motivo de consulta veterinaria.

Lo que nos dice la nariz de nuestro gato

Como ya hemos visto, es normal que un gato tenga la nariz seca y no debemos preocuparnos, salvo que presente otra sintomatología. ¿Y qué afecciones podemos encontrar manifestadas en la nariz? Debemos prestar atención a detalles como los siguientes:

  • Grietas, surcos, descamaciones y/o lesiones sin sangrado de ese estilo.
  • Costra negra en la nariz del gato.
  • Heridas, aunque sean de tamaño pequeño.
  • Secreciones, de cualquier color y consistencia. A veces puede tratarse de una pequeña cantidad de moco que queda seco alrededor de las ventanas nasales.

Todos estos signos van a requerir revisión veterinaria ya que pueden indicar que nuestro gato está padeciendo alguna afección respiratoria como pudiera ser una rinotraqueítis (infección vírica), algún problema dermatológico o incluso un proceso cancerígeno.

Es importante resaltar que la mayoría de gatos tienen la nariz rosa, no obstante, puede ocurrir que exista un cambio de color en la nariz del gato o que la misma nariz del gato se torne blanca. Aunque en un principio no es un indicativo de enfermedad, siempre que se observe acompañado de otros síntomas se debe consultar con nuestro veterinario de confianza.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Es normal que un gato tenga la nariz seca?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Otros problemas de salud.

La nariz de tu gato tiene heridas

Normalmente, cuando de un día para otro observas que la nariz de tu felino tiene una herida, posiblemente habrá sido causada por un factor externo. Puede ser que se haya hecho un rasguño él mismo o se lo haya provocado otro gato en una pelea.

En ese caso será importante desinfectar la herida, pero también acudir al veterinario. Recuerda que si un gato callejero ha agredido a tu mascota, puede haberle contagiado el SIDA felino.

La nariz de los gatos está muy seca o muy húmeda

Que tu felino tenga la trufita seca, no tiene que significar que esté enfermo, ni que tenga fiebre si además está caliente.

A los gatos les encanta rozarse con las cosas y eso puede hacer que por un momento su nariz se seque o se humedezca, al igual que si ellos mismos se limpian con sus patitas.

Los cambios de temperatura al salir a la calle pueden provocar estos mismos efectos, pero en ninguno de los casos tiene que significar algo grave.

Ahora bien, si estos síntomas se repiten continuamente y, además, notas cambios en los hábitos de tu gato, sí puede haber algún problema que necesite atención veterinaria. ¡Debes estar muy pendiente a esto!

La nariz del felino ha cambiado de color

Las trufas de los mininos pueden ser de diferentes colores dependiendo de la raza.

Puede ocurrir que la nariz de los gatos cambie de color, especialmente si es de tono claro, a un tono más intenso. Esto simplemente puede significar una variación de la presión sanguínea del gato, pero es síntoma de que es un gato saludable.

La nariz de tu gato moquea

Si tu gato está perfectamente sano, no tendría que moquear. Como mencionamos anteriormente, un cambio de temperatura externo, puede humedecer la nariz de los gatos, pero esta debe llegar a ser, como mucho, una secreción leve y, además, transparente.

Si notas que tu gato tiene mocos amarillos o muy espesos, debes acudir a un especialista.

¿Te vas a fijar ahora un poco más en la nariz de los gatos? ¡Su salud puede depender de ello!

Una nariz seca y cálida puede ser normal

Muchos dueños de mascotas creen que su mascota tiene fiebre (o está enferma) si la nariz está caliente y seca. De hecho, sin embargo, la nariz de un perro (o gato) saludable puede estar muy húmeda y fría en un momento, y luego ser más cálida y no tan húmeda en el siguiente. Estos tipos de cambios pueden ocurrir varias veces en el transcurso de un día y son perfectamente normales.

Los perros y los gatos tienen la nariz húmeda porque los lamen y porque tienen glándulas productoras de moco que mantienen la nariz relativamente húmeda. Las narices húmedas pueden captar mejor los olores, y una nariz húmeda puede ayudar a su mascota a mantenerse más fresca cuando hace calor. Sin embargo, sus narices pueden secarse cuando:

  • tome una siesta y no se haya lamido la nariz en mucho tiempo,
  • se deshidratan ligeramente después del ejercicio,
  • Han estado al aire libre en el sol y el viento,
  • Son mayores y no producen tanto moco.

También es importante saber que un perro o un gato puede tener una nariz fría y húmeda, incluso cuando están enfermos. Eso es porque, por ejemplo, la descarga nasal puede llevar a una nariz húmeda.

Cuándo preocuparse

El veterinario debe observar los cambios en la textura (crujiente, escamoso) y el color (pérdida de pigmentación) de la nariz de una mascota. Su veterinario debe examinar una nariz seca prolongada y agrietada, particularmente con la pérdida de pigmentación, costras o llagas abiertas, más temprano que tarde.

Un animal enfermo a menudo tendrá una nariz seca y cálida además de otros síntomas, como letargo, falta de apetito, vómitos, diarrea, etc. En ausencia de otros signos físicos, hay una gran cantidad de problemas dermatológicos (piel) que se pueden ver en esta área, como el pénfigo foliar.

También es una buena idea consultar con el veterinario si la nariz seca y cálida de su mascota va acompañada de otros síntomas como:

  • letargo o fatiga inusual
  • falta de apetito
  • vómitos o diarrea
  • encías pálidas o secas

Estos síntomas, combinados con una nariz y orejas cálidas, podrían indicar una enfermedad. De hecho, cualquier cambio en el comportamiento (ocultamiento, falta de apetito, sensibilidad al tacto, etc.) que dura más de unas pocas horas sugiere que un viaje al veterinario está en orden.

Otras condiciones de la nariz

Si bien una nariz seca y cálida en sí misma no es un signo de enfermedad o alergia, otros problemas relacionados con la nariz pueden serlo. Si bien algunos de estos son motivo de preocupación, otros son signos comunes de envejecimiento o sensibilidades menores.

  • Sensibilidad de contacto
    Las alergias y sensibilidades a los plásticos y tintes pueden manifestarse como cambios en el área de la nariz y el hocico de las mascotas alimentadas con platos de plástico. Trate de usar tazones de acero inoxidable para eliminar este problema potencial. Los tazones de vidrio o cerámica también son aceptables, siempre que sean resistentes y sobre una superficie sólida para evitar que se rompan.
  • Secreción nasal
    Cada vez que su mascota muestre signos de «secreción nasal» con secreción proveniente de las fosas nasales, debe ser examinado por su veterinario. La tos, los estornudos y la dificultad para respirar pueden ser signos de cualquier cosa, desde una infección respiratoria hasta un cuerpo extraño nasal o un tumor en las fosas nasales. El veterinario debe ver a los animales que muestran estos signos (más que una tos o un estornudo ocasional).
  • Puntos negros
    Los dueños de gatos de color naranja o calico a menudo notan manchas negras en la nariz y los labios de su gato a medida que el gato envejece. Se llama lentigo simplex y es un cambio normal que se ve comúnmente en el gato atigrado de color naranja y los gatos calicó.
  • Bronceado
    Los perros, gatos, caballos y otras especies son propensos a las quemaduras solares (también conoc >

¿Cuándo hay que preocuparse?

Pero… (siempre hay un pero), sí que tenemos que preocuparnos cuando hay costras o llagas, o si tiene mucosidad espesa, amarilla, verde o incluso negra. En cualquiera de estos casos, debemos de llevarlo al veterinario ya que podría ser síntoma de enfermedad vírica, o incluso de tumor en la nariz.

Cuanto antes se le haga un diagnóstico, antes se recuperará. Esto es muy importante tenerlo en cuenta y no dejar pasar más de tres días para ver si mejora, ya que de hacerlo podría resultar fatal para nuestro amigo, sobretodo si tiene otros síntomas como problemas para respirar, vómitos y/o diarrea.

La nariz del gato a veces puede servirnos de indicador de su salud, y hay que observarla de vez en cuando para poder detectar problemas lo antes posible.

El hocico de tu mascota puede darte muchas mГЎs pistas de las que te imaginas sobre su estado de salud

La nariz es un órgano de vital importancia para los gatos ya que estos se orientan a través del olfato y si por algún motivo este sent >

Los cambios de temperatura, que esté más o menos húmeda, mucosidades o heridas de origen desconocido, pueden ser indicativos de que tu gatito necesita una visita al veterinario.

Nariz seca o húmeda

Un error muy extendido entre los dueños de los felinos domésticos es pensar que un hocico seco y caliente significa que el animal tiene fiebre. Sin embargo, los cambios de temperatura exterior, el roce con algo o incluso el propio gesto de limpiarse puede hacer que la nariz de tu gato se seque, se humedezca, se enfríe o se caliente sin que esto suponga un signo claro de nada. Si notamos que estos cambios empiezan a ser frecuentes, sin ningún motivo aparente y, además, van acompañados de otros síntomas como apatía, pérdida de peso, sed excesiva o algún desorden intestinal entonces deberemos acudir a un profesional.

Nariz con heridas

Las heridas que puedan aparecer en el hocico de tu gato serán de procedencia externa en la mayoría de ocasiones. Cuando nuestro animal de compañía tenga un pequeño arañazo o algún rasguño causado por una pelea con otro o incluso por haberse metido donde no debía, la herida se le puede curar con agua oxigenada a fin de que no se infecte. Si la trufa de tu mascota aparece agrietada o con grandes heridas que no sabemos de dónde han salido, la visita al veterinario será ineludible.

Nariz que cambia de color

El color de la trufa de los gatos varía según la raza, pudiendo ser desde rosadas a negras. Algunas veces puede pasar que cambie de tono -sobre todo si su color habitual es claro-. Que el hocico de uno de estos animales se tiña de una tonal >

В© ВЎHOLA! Prohibida la reproducciГіn total o parcial de este reportaje y sus fotografГ­as, aun citando su procedencia.

Pin
Send
Share
Send
Send