Animales

Enseñar a mi perro a pasear sin correa paso a paso

Pin
Send
Share
Send
Send


Los paseos en compañía de tu perro son un momento muy agradable para ambos. Ayudan a que el perro gestione el estrés y esté tranquilo, lo mantienen saludable y son muy importantes en su adiestramiento. Además, se crea un vínculo muy fuerte entre los dos.

Aunque por la ciudad la ley establece que los perros deben ir con correa, a menudo saldréis por lugares dónde te gustará soltarle, para que haga más ejercicio, además de entrenarle a caminar a tu lado sin salir corriendo. Todo esto se logra con un buen adiestramiento canino.

¿Qué voy a encontrar aquí?

Las órdenes básicas que tu perro debe conocer antes de pasear sin correa

Antes de soltar a tu perro, deberás haberle enseñado algunas órdenes básicas, entre ellas:

  • Sentarse
  • Levantarse
  • Detenerse
  • Acudir a tu llamada

Si tu perro aún no tiene bien asimiladas estas órdenes, no lo sueltes, ya que podría salir corriendo o escaparse y si no acude a tu llamada, quizás te resulte difícil recuperarlo.

Antes de pasear a tu perro sin correa, debes acostumbrarlo a hacerlo con ella

El uso de la correa en los primeros paseos es fundamental para que tu perro se acostumbre a pasear a tu lado, sin dar tirones y sin que se escape. Mediante el uso de la correa, le enseñarás a no prestar atención a los diferentes estímulos que se encontrará por el camino, así como a obedecer tus órdenes y pasear a tu altura, parando, sentándose y caminando cuando tú se lo ordenes. No lo sueltes hasta que camine sin dar tirones a la correa.

Las primeras veces que lo sueltes, hazlo en algún lugar seguro y tranquilo, como un parque con poco ajetreo y sin muchas distracciones. Al principio, llévalo con una correa de entrenamiento, que puedas alargar para que tu perro note que se afloja la tensión y aprenda a controlar la situación. Déjale que se aleje y oblígale a volver a tu lado hasta que lo haga naturalmente. Posteriormente, podrás soltar la correa.

Cuando se aleje de ti, déjale que lo haga sin perderlo de vista y a continuación, llámalo. Cuando te obedezca, ofrécele un refuerzo positivo, como una golosina. Al principio, dásela siempre. Al cabo de un mes, vete reduciendo las veces que se la das, hasta que el perro vuelva ante la orden sin esperar nada a cambio.

Poco a poco, podrás ir ampliando el espacio y llevarlo a lugares con más gente y con otros perros. No le quites la correa a no ser que estés en un espacio seguro.

Mi perro se escapa cuando lo suelto, ¿qué puedo hacer?

Si tu perro se escapa cuando lo sueltas, es que no lo has adiestrado bien. Es fundamental practicar primero las órdenes básicas para asegurarte de que puedes pasear con tu perro sin correa y sin peligro. Hay artículo, videos y libros que te pueden enseñar lo básico del adiestramiento canino.

Tu perro debe obedecer automáticamente órdenes como sentarse, quedarse quieto o acudir a tu llamada antes de que te arriesgues a llevarlo suelto. Recuerda que es más difícil que un perro obedezca las órdenes en el exterior, donde se encuentra con infinidad de estímulos, que en casa. Por ello, tras lograr la asimilación del adiestramiento en casa, deberás practicar fuera con una correa larga, en un lugar tranquilo, y con golosinas para premiar a tu perro cuando lo haga bien.

Las primeras veces que lo sueltes, hazlo en un entorno vallado y seguro, dónde puedas controlarlo, y practica las órdenes sin la correa, felicitándole cuando obedezca tus órdenes. Practica mucho el “quieto” y el “ven”.

Si aún así se escapa, no corras tras él, pues lo considerará un juego y correrá aún más. Quédate quieto y llámalo con una voz fuerte, sin gritar. Utiliza las órdenes “quieto” y ven”, no le llames veinte veces por su nombre, porque acabará por no hacer caso. Si se para y no vuelve, date la vuelta y haz que te vas, sin perderle de vista. Generalmente, te seguirá. No le riñas ni le pegues cuando vuelva a ti, ya que interpretará la vuelta a tu lado como algo que ha hecho mal. Vuelve a ponerle la correa e inténtalo nuevamente en algún lugar vallado. Si tienes problemas para reconducir su conducta, acude a un adiestrador canino.

La ley y los perros sin correa

Cada municipio tiene sus propias normas, así que debes acudir a tu ayuntamiento para saber cuáles son las que te atañen. Generalmente, si paseas con tu perro por la ciudad, debes llevarlo con correa. Esto es importante tanto por la seguridad de tu perro como por la de los demás (imagínate que tu perro cruza la carretera en un momento de circulación densa). Además, las multas suelen ser elevadas.

Cada vez existen más parques, zonas verdes o espacios delimitados para pasear con tu perro sin correas ni peligro. Si ir más lejos, en esta web tenemos la mejor recopilación de playas que admiten perros de España aunque si buscas playas que admiten perros a nivel internacional tienes otras alternativas.

Por zonas rurales, tranquilas o poco transitadas, generalmente podrás llevar a tu perro suelto, a no ser que sea de raza potencialmente peligrosa, en cuyo caso estás obligado a llevarlo con correa y bozal y además también estas obligado a contratar un seguro de responsabilidad civil por tratarse de un perro potencialmente peligroso. Asegúrate de que obedece cualquier orden que le des. Tal vez tengas que llamarlo ante la presencia de ganado, otros perros, alguien que le tenga miedo… Aún así, infórmate acerca de la normativa del lugar.

Si tu perro está acostumbrado a pasear a tu lado sin correa, hazlo siempre que puedas y mantén el entrenamiento para que no pierda la costumbre de acudir a tu llamada. Acostúmbralo a seguir tu ritmo. Si se adelanta, párate y dile que pare. Debe acostumbrarse a ir a tu pie, ligeramente detrás. Prémiale cuando lo haga, para que se sienta feliz de ir a tu lado.

Conocimiento de las órdenes básicas

Para que tu perro pueda caminar a tu lado sin correa y mantenerse obediente debe conocer primero las órdenes básicas, no debe encontrarse en periodo de adiestramiento canino sino que debe haber integrado ya estos conocimientos.

Entre las órdenes que debe conocer tu perro están las siguientes:

Entre estas órdenes la más importante para pasear a tu perro sin correa es que éste acuda a ti cuando lo llamas por su nombre, de no ser así, corres el riesgo de que tu mascota se escape y resulte muy complejo poder encontrarla.

¿Tu perro suele pasear con correa?

Para enseñar a tu perro a pasear sin correa es importante que esté acostumbrado a dar paseos con la correa. El motivo es muy sencillo, el exterior al inicio es muy excitable para el perro, que puede mostrarse nervioso e incluso manifestar inseguridad a través de su comportamiento.

Cuando esta reacción se da con la correa, nosotros tenemos un medio de control, pero si de buenas a primeras confrontamos a un perro al entorno exterior sin la ayuda de una correa, corremos el riesgo de perder el control, y esto puede resultar grave.

Acude a un parque seguro y tranquilo

Las primeras veces que dejes a tu perro suelto no debes hacerlo en cualquier entorno sino que debes acudir a un parque seguro, alejado del tránsito y con las menores distracciones posibles para que el perro se mantenga en un estado de calma y tenga pendiente tanto tu presencia como tus órdenes.

Llévalo con la correa y déjalo ir, pero con la correa puesta. Si tu mascota se ha acostumbrado a pasear con correa, el hecho de continuar sintiendo su peso y textura facilitará la obediencia y la adaptación a esta nueva forma de paseo.

Deja de ejercer control sobre la correa durante periodos cortos, por ejemplo, de 10 minutos, posteriormente, durante el mismo periodo de tiempo déjalo suelto pero ya sin la correa sujeta al collar.

La llamada y recompensa, herramienta básica

Un perro necesita la supervisión de su propietario, en este sentido, y más aún al inicio del aprendizaje, es imprescindible que no dejes de prestarle atención a tu mascota.

Cuando en el entorno adecuado le retires a tu perro completamente la correa, déjalo distanciarse de ti sin perderlo de vista, posteriormente llámalo para que vuelva a ti, cuando lo haga, debes emplear el refuerzo positivo para solidificar el aprendizaje.

Cada vez que tu perro acuda a ti cuando lo llamas, ofrécele una golosina adecuada. Este sistema de recompensa deberá mantenerse durante bastante tiempo, mínimo por un periodo de 1 mes y posteriormente y de forma progresiva este hábito deberá pasar a ser esporádico.

Juega al escondite

Cuando tu perro acuda a ti al llamarlo de forma cotidiana, es momento de esconderte y llamarlo para que él sea capaz de buscarte y volver a ti aunque no haya contacto visual.

Esto resultará muy útil a medida que el espacio del paseo sea más amplio y el recorrido más dinámico, ya que permitirá que tu perro camine a tu lado y te siga sin que continuamente tengas que estar llamando su atención.

Como mencionábamos anteriormente, es importante que mantengas supervisado a tu perro, sin perderlo de vista, escóndete tras un árbol y llámalo, cuando vuelva a ti, ofrécele una golosina para perros.

Amplia el espacio

Progresivamente y a medida que tu perro vaya integrando esta nueva forma de salir a pasear, puedes llevarlo a parques más amplios, con más gente y con más perros, siempre y cuando su socialización sea la adecuada.

Obviamente te recomendamos que le retires la correa en entornos seguros, aquellas calles con tránsito o próximas a zonas peligrosas por circulación de vehículos deberán ser evitadas si quieres que tu perro pasee sin sujeción alguna.

Si deseas leer más artículos parecidos a Enseñar a mi perro a pasear sin correa paso a paso, te recomendamos que entres en nuestra sección de Educación avanzada.

Pin
Send
Share
Send
Send