Animales

Cuándo llevar al gato al veterinario por primera vez?

Pin
Send
Share
Send
Send


Como mínimo, una visita al año con el doctor animal es imprescindible

  • Autor: Por EVA SAN MARTÍN
  • Fecha de publicación: 27 de marzo de 2018

El perro o gato debe acudir al veterinario una vez al año. Pero los doctores de animales aconsejan visitas más frecuentes, en especial cuando se trata de un cachorro o un can o felino mayor. ¿El motivo? Como se explica a continuación en este artículo, los años gatunos y perrunos corren más rápido que los humanos, y las visitas veterinarias pueden hacer ahorrarse no solo sustos innecesarios, sino también dinero.

"Un año en la vida de un perro o gato puede equivaler a entre cinco o siete años en la de una persona, por lo que los controles de salud anuales son imprescindibles", afirma el veterinario Alfredo Fernández

Cuando un cachorro llega a casa, existen una serie de vacunas cruciales que protegen al pequeño perro o gato de enfermedades graves: entre ellas, el parvovirus, la leucemia felina, el moquillo o la rabia. Por ello es tan importante no saltarse ninguna de estas visitas a la clínica, dice el doctor de animales Alfredo Fernández, de la Organización Colegial Veterinaria Española: "Los cachorros necesitan un control médico muy riguroso. Incluso conviene ir a la clínica antes de la llegada del animal al hogar, para aprender qué cuidados precisa y cuáles son sus necesidades".

Una vez que el cachorro está en casa tampoco hay que saltarse la primera visita oficial con su médico unos días después. Esta cita permite examinarle y confirmar que está sano. Además, sirve para establecer su calendario de desparasitación interna (gusanos intestinales) y externa (pulgas, garrapatas, etc.).

¿Y qué pasa con los hábitos de limpieza del pequeño perro o gato? Estas primeras visitas también se pueden aprovechar para preguntar dudas habituales sobre la higiene del nuevo miembro peludo de la familia: cómo limpiar los dientes al perro, cómo cepillar al gato para que le guste o si es necesario bañar al minino y cómo. Además, el cachorro podrá obtener su tarjeta sanitaria, así como su identificación mediante microchip.

Entonces, ¿en cuántas visitas veterinarias se traduce esto? En total, un cachorro tendrá que realizar entre tres y seis visitas al veterinario en los primeros meses de vida.

Gatos y perros sanos. más que vacunas

¿Y qué ocurre cuando el felino o can cumple el año de edad? En un mundo perfecto, los cerca de cuatro millones de gatos y más de cinco millones de perros que viven en España, según el censo de la Asociación Nacional de Fabricantes de Alimentos para Animales de Compañía, irían al menos una vez al año al veterinario. Pero la realidad es que más de medio millón de felinos y canes no irán ni una sola vez al veterinario este 2018, según el estudio realizado por la consultora veterinaria VMS (Veterinary Management Studies).

"Sin embargo, los controles veterinarios son esenciales para asegurar la salud de perros y gatos, ya que pueden sufrir enfermedades graves sin que su familia humana sepa reconocerlas a tiempo", advierte Xavier Roura, del Hospital Veterinario de la Universidad Autónoma de Barcelona, especialista en leishmania y otras enfermedades transmitidas por mosquitos.

Por ello, los veterinarios aconsejan acudir a la clínica de forma regular al menos una o dos veces al año. Esto servirá no solo para proteger a los felinos y canes, sino también a sus humanos. "La revisión anual veterinaria debería ser absolutamente necesaria", añade Fernández, aunque sería mejor incluso acudir entre dos y cuatro veces al año. Y explica así el motivo: "Un año en la vida de un animal puede equivaler a entre cinco o siete años en la de una persona, por lo que los controles anuales son totalmente imprescindibles". Por eso, cuando un veterinario pide ver al amigo perruno o gatuno de nueve años cada seis meses, no debería, por tanto, extrañar, en términos humanos, equivale a ver al médico una vez cada cuatro o cinco años.

La tenencia responsable de canes y felinos, así como realizar las revisiones veterinarias anuales que el peludo amigo necesita para estar sano son pautas ineludibles para garantizar el bienestar de los animales, recuerdan los expertos. Además, aunque estas visitas regulares implican un desembolso, a medio y corto plazo, pueden suponer un ahorro en los gastos del perro y gato: los controles veterinarios previenen enfermedades cuyo tratamiento posterior podría ser más costoso.

Primera visita del gato al veterinario

Si acabas de adoptar a un gato, ya sea adulto o bebé, ir al veterinario es una de las primeras cosas que debes hacer. Lo recomendable, si no tienes otras mascotas en casa, es esperar que pase una semana para que el felino se habitúe a tu presencia y se sienta cómodo durante la visita al médico. Si tienes otros animales, acude lo más pronto posible o, de lo contrario, mantén al felino separado de las otras mascotas hasta que se haga la revisión, ya que podría ser portador de alguna patología o parásito.

La primera visita al veterinario debe realizare a partir de las 7 u 8 semanas. Momento ideal para realizar los primeros controles. A los 3 meses se inyectan las primeras vacunas y el refuerzo se aplica otros 3 meses después.

Tras la vacunación y la desparasitación es aconsejable visitar al veterinario cada 6 o 12 meses para realizar un reconocimiento de control. Así mismo, debemos acudir siempre que observemos síntomas anormales.

Ahora que ya sabes cuál es la frecuencia con la que debes llevar a tu gato al veterinario, necesitas conocer los procedimientos básicos que se deben llevar a cabo, pues todo ello ayudará a prevenir y detectar posibles enfermedades en tu felino.

En la primera consulta, el veterinario te consultará detalles básicos sobre el gato y realizará una revisión general. Tras ello, lo más probable es que se proceda a desparasitar al felino. Algunos veterinarios realizan una prueba antes, pero la mayoría recomienda la desparasitación durante la primera visita, sobre todo si se trata de una gato que solía vivir en la calle o que ha sido adoptado en un refugio.

Antes de empezar el calendario de vacunas del gato es recomendable esperar unos días, para que los componentes de estas no se vean afectados por el desparasitante. La vacuna más importante es la trivalente felina o la triple felina, pues protege al gato contra la panleucopenia felina (moquillo felino), la rinotraqueitis y la calicivirosis. Unos 4 meses después se aplica el refuerzo de esta vacuna y luego se repite anualmente.

Cuando el felino ha cumplido los 5 meses también es recomendable aplicar la vacuna contra la leucemia felina y a los 6 meses contra la rabia. Debes tener en cuenta que si has adoptado a un gato callejero y tienes otros animales en casa, lo mejor es pedirle a tu veterinario que realice las pruebas necesarias para descartar la leucemia felina y la rabia antes de juntarlos en un mismo espacio.

¿Qué ocurre durante la primera visita del gato al veterinario?

La primera visita al veterinario es esencial para empezar a formar un vínculo entre el felino y el que será su médico. Lo primero que el profesional hará será anotar los datos de tu mascota, como nombre, edad aproximada, origen, alimentación o patologías hereditarias de los progenitores, pues de esta forma sabrá si debe estar atento a alguna enfermedad en el futuro.

Después, el veterinario procederá a realizar una revisión general del felino. Se detendrá para revisar sus ojos, orejas, dientes y su pelaje en busca de parásitos externos o signos de heridas. Auscultará sus pulmones y su corazón, además de pesarlo y medirlo. Si desconoces la edad de tu felino, con estos datos el veterinario será capaz de darte el aproximado.

En esta primera visita le administrará el desparasitante y determinará el mejor momento para comenzar con la aplicación de las vacunas. También, dependiendo del estado del felino, podría requerir que se realicen algunos exámenes adicionales.

Al finalizar la visita, te ofrecerán una cartilla con todos los datos médicos de tu mascota que te servirá para llevar un control de las medidas preventivas que se le han aplicado.

¿Cuándo llevar un gato al veterinario?

Ahora bien, hemos estado hablando de cuándo debe realizarse la primera visita al veterinario y la frecuencia de los refuerzos de las vacunas, pero esto no significa que tu gato deba esperar hasta que se cumpla el año de las vacunas si observas sintomatología anormal.

En este sentido, estas son algunas de las otras razones para acudir al veterinario:

  • Si observas parásitos externos, como pulgas y garrapatas, en su pelaje, o parásitos internos en sus heces, como larvas.
  • Si ha sido víctima de un golpe o traumatismo que le dificulta el acto de andar o le haya provocado una herida o un moretón.
  • Si observas que pasa uno o dos días sin comer.
  • Si notas que se temperatura corporal ha descendido o aumentado de manera anormal.
  • Si observas que orina con sangre o le cuesta orinar.
  • Si notas que su pelaje se ve desaliñado o ha dejado de acicalarse.
  • Si tiene vómitos o diarrea por más de 24 horas.
  • Si crees que está envenenado o intoxicado.
  • Si su comportamiento cambia de forma repentina y sin razón aparente.

Consejos para la primera visita al veterinario

Ir al veterinario, o el solo hecho de salir de casa, puede convertirse en una experiencia traumática para el felino si no se toman las previsiones necesarias.

En ese sentido, te recomendamos:

  • Contar con un transpontín para animales.
  • Estimular a tu felino, días antes, a entrar al transpontín por su cuenta, ya sea convirtiéndolo en un espacio para jugar o escondiendo premios en él.
  • Utilizar feromonas para gatos si se pone muy nervioso durante el viaje al consultorio, estas deben rociarse en los alrededores del traspontín.
  • Coordinar una cita con el veterinario para que el gato debe pasar el menos tiempo posible en la sala de espera, ya que la presencia de otros animales podría ponerlo nervioso.
  • Rascar la cabeza, el mentón y las orejas para transmitirle paz.
  • Si notas que se encuentra nervioso, dirigirte al gato con un noto de voz pausado y amoroso.

Con estos consejos, ¡la visita será mucho más sencilla!

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Cuándo llevar al gato al veterinario por primera vez?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Prevención.

Primera visita al veterinario

Si tienes pensado adoptar a un gatito, deberás de llevarlo cuanto antes al profesional para que examine sus ojos, extremidades, y revise sus constantes vitales, y dé inicio al plan de vacunación que debes seguir con el objetivo de evitar que contraiga enfermedades tan graves como la Calicivirosis felina o la Leucemia felina.

Además, en esta primera visita puedes preguntarle qué tratamiento le puedes dar para evitar los parásitos, tanto internos (las lombrices) como los externos (pulgas, garrapatas, ácaros), ya que pueden perjudicarle seriamente.

Comparte el post

En la entrada anterior ya os hablé de la pequeña gatita que acaba de recoger una amiga nuestra. En esta entrada vamos a contar la importancia de la primera visita al veterinario lo antes posible.

Una vez que tengamos la cita asignada, tendremos que trasladar a nuestro gato en un trasportín. Recuerda que en los veterinarios suelen haber muchos perros y algún que otro gato que estarán también esperado. Este ambiente puede poner a tu gatito muy nervioso y si lo llevamos en un trasportín conseguiremos dos cosas, que no se sienta tan asustado y que no salga corriendo y se nos escape. A los perros se les suele llevar al veterinario con correas, a los gatos no se le suelen llevar así pero ojo, a alguno que otro si hemos visto pasear con correa como si de un perro se tratara. No sacaremos al gato hasta que no estemos dentro de la consulta y seguros que la puerta está cerrada.

En esa primera consulta se le abrirá un historial a nuestro gato así como una cartilla de control y vacunaciones.

El veterinario nos hará muchísimas preguntas tales si conoces a los padres del gato, si la madre del gato ha sido una gata correctamente vacunada. Si el parto fue normal. Nos preguntará sobre la comida que le estamos dando así como si come, bebe, y hace sus necesidades bien.

Le revisará oídos, ojos, dientes. Lo pesará y anotarán su peso. Le controlará los latidos del corazón y respiración.

Tras acariciar al gato para tranquilizarlo, el veterinario palpará el abdomen.

La primera visita se debe de hacer entre las 6 a 8 primeras semanas de vida pero eso es algo que dependerá de cuando llega el gato a casa. Nunca es tarde y siempre es bueno hacerlo lo antes posible.

Tras el reconocimiento que, dependiendo del veterinario puede ser mas profundo o menos profundo, se nos informará del calendario de vacunaciones del gato para comenzar con ello así como el calendario de desparasitación interna.

Ya hemos hablado de las vacunas en los gatos pero nunca está de mas el recordarlas.

A partir de los 2 – 3 meses se vacunan con la trivalente felina.

1 mes después aproximadamente se pone el refuerzo de la trivalente felina.

Antes de cumplir el año de edad hay que poner en dos dosis con un intermedio que el veterinario nos indicará la rabia y la leucemia.

Al año hay que reforzar trivalente felina, leucemia y rabia.

Cada tres años hay que reforzar las vacunas puestas anteriormente.

Estas vacunas pueden variar en función a la decisión del veterinario, a la salud de nuestro gato y a nuestra zona donde vivimos.

¿Qué son estas vacunas? La trivalente felina sirve para ir en contra de la panleucopenia felina, la calicivirosis felina y la rinotraqueitis vírica felina.

La rabia y la leucemia va a ir mucho en función a la zona donde vivamos. En algunas comunidades autónomas de España es obligatorio la rabia para los gatos, en otras es aconsejable y en otras es voluntario.

La vacuna contra la leucemia irá en función a los casos que se hayan registrado en ese año así como la salud de tu gato.

El refuerzo de las vacunas cada 3 años es algo que aun no se ha conseguido implantar en todos los centros veterinarios. Se ha demostrado que las vacunas duran en los gatos 3 años y que vacunar cada año no es necesario pero como digo, aun no se ha implantado en todos los centros veterinarios y aun sigue habiendo muchos que siguen revacunando de manera anual.

Revacunar cada tres años no significa que el gato no necesite ir al veterinario antes, siempre es bueno el control periódico en el veterinario, sobre todo para ir controlando su salud y no saltarnos las desparasitaciones internas.

Gatos muy delicados de salud requerirán o necesitarán mas vacunas que no os he mencionado. Siempre hay que elegir un buen veterinario, tener confianza en él y seguir a pie de la letra sus recomendaciones.

¿Cuándo hay que llevarlo de nuevo?

Después de la primera visita, hay que volver a llevarlo cada vez que haya que ponerle una vacuna. El calendario de vacunación más común es el siguiente:

  • A los 2 meses: trivalente felina (panleucopenia felina, calicivirosis felina y rinotraqueitis vírica felina).
  • A los 4 meses: refuerzo de la trivalente felina.
  • A los 6 meses: rabia y leucemia.
  • A partir del año: refuerzo de la trivalente felina, de la leucemia y de la rabia. Estas vacunas se suelen poner una vez al año.

Pero no sólo hay que llevarlo a vacunar, sino también cada vez que sospechemos que está enfermo o que siente dolor, es decir, cada vez que muestre algunos de estos síntomas:

  • Vómitos
  • Diarrea
  • Pérdida de apetito y/o de peso
  • Barriga hinchada
  • Babeo excesivo (que le haya aparecido de repente)
  • Convulsiones
  • Dificultad para caminar bien
  • Aparición de bultos o úlceras
  • Problemas para respirar

Y, en general, cualquier otro síntoma que nos preocupe.

Para terminar, también te recomiendo llevarlo si no quieres hacerlo criar para que lo esterilice o lo castre los cinco o seis meses de edad. Estas son intervenciones quirúrgicas que evitarán las camadas no deseadas y harán que el gatito pueda llevar una vida larga y feliz.

Pin
Send
Share
Send
Send