Animales

Descubre los remedios caseros para el resfriado en perros

Pin
Send
Share
Send
Send


Si bien es cierto que en el hogar puede paliarse esta afección, deberemos dirigirnos inmediatamente al veterinario si el can tose con regularidad durante un día completo

Los perros pueden tener tos por motivos diversos: desde alergias de estación hasta por atragantamientos con la comida. También pueden provocársela infecciones diversas a causa de virus, hongos o bacterias.

Si bien hay distintas opciones caseras a las que se suele recurrir para aliviar la tos en los perros, si el animal tose regularmente durante más de 24 horas, debes llevarlo al veterinario sin demora.

Algunos remedios caseros para aliviar la tos en los perros

Si la tos en los perros no viene acompañada de otros síntomas que pueden causar preocupación, prueba con algunas de estas opciones caseras:

  • Miel. Una cucharada cada tres o cinco horas contribuye a suavizar su garganta. No debes darle miel en exceso, ya que puede provocarle malestar estomacal. No le suministres este alimento si tu mascota es menor de un año, ya que contiene esporas que pueden dañar su sistema inmunológico, porque aún no está desarrollado por completo. Y otro detalle importante: la miel debe ser natural. No debe estar procesada ni llevar aditivos.
  • Aceite de coco. Entre los múltiples beneficios que esta sustancia proporciona a tu perro, el agregar dos cucharadas en su bebedero ayudará a reforzar sus defensas, además de aliviar su tos.
  • Canela. Si tu mascota la acepta sin problemas, puedes espolvorearla en sus com >

Otros consejos para aliviar la tos en los perros

Además de los remedios caseros, ten en cuenta estas opciones para tratar de quitarle la molesta tos a tu perro.

  • Adminístrale una pequeña dosis de remedio antitusivo pediátrico. La cantidad la puedes calcular en base al peso de tu mascota.
  • Dale de beber agua filtrada. Sucede que algunos perros desarrollan alergias a los químicos del agua del grifo que pueden provocarle tos.
  • Cambia su alimento. Los aditivos en el pienso también pueden provocarle reacciones alérgicas con el paso del tiempo, incluida la tos.
  • Proporciónale vitamina C en suplementos para estimular su sistema inmunológico. Las dosis son de 100 miligramos diarios para perros pequeños, 250 para medianos y 500 para grandes. Baja la cantidad si tu can empieza a tener diarrea.
  • También puedes recurrir a algunos medicamentos homeopáticos. Asesórate con un especialista sobre las opciones más indicadas.
  • Mételo en el baño, cierra la puerta y abre la ducha de agua caliente para que el vapor alivie su irritación. Quédate al lado de tu perro durante este proceso para que se sienta acompañado y no se altere ante esta situación extraña.
  • Intenta mantenerlo tranquilo hasta que se le vaya la tos. Si tu perro es joven y juega agresivamente, puede dañar sus tejidos respiratorios.
  • Evítale irritaciones extras. No lo expongas al humo, no fumes cerca de tu perro y conserva tu casa ventilada y libre de polvo. Si utilizas productos químicos para la limpieza, procura que al animal no se acerque a la zona donde estás realizando esos quehaceres domésticos.
  • Paséalo temprano por la mañana o al atardecer, cuando el aire suele ser más puro. Durante el resto del día, haz que se quede dentro de tu casa, en un ambiente cálido.
  • Dale alimento húmedo para evitarle irritaciones al tragar.
  • Quítale su collar, pues así aliviarás más la zona afectada.
  • Mantén a tu mascota alejada de otros perros para evitar posibles contagios.

Recuerda consultar siempre al veterinario ante la menor duda que te surja. Él sabrá indicarte si estás utilizando los métodos adecuados para aliviar y curar la tos de tu mascota.

Síntomas del resfriado en perros

Esta patología afecta fundamentalmente a las vías respiratorias altas, y sus síntomas más comunes son:

  • Inflamación
  • Irritación
  • Lesiones en las mucosas
  • Estornudos
  • Tos irritada
  • Mucosidad nasal

Además a veces puede ir acompañado de fiebre canina, apatía y malestar. Si tu mascota tiene uno o varios de estos síntomas, ¡no dudes en llevarle al veterinario!

Remedios caseros para el resfriado en perros

Uno de los remedios caseros que puedes emplear para el resfriado en perros son los vahos o vapores. Esto ayudará a que sus vías respiratorias altas se humedezcan, favoreciendo la expulsión de la mucosidad.

Puedes hacerlo de dos formas:

  • Colocando cerca de tu perro un barreño o cazo de agua caliente, siempre VIGILÁNDOLO para que no se queme. Puedes añadir eucalipto.
  • Llevando a tu perro al baño, cerrando puertas y ventanas y dejando el grifo del agua caliente abierto durante un rato para que el vapor se acumule.

Entre los remedios caseros para el resfriado en perros no puede faltar el agua. Y no, no nos referimos a darle un baño, ¡es lo peor que puedes hacer si tu perro está resfriado!

Nos referimos a que tu perro debe beber mucha agua para mantenerse hidratado y que la mucosidad se diluya mejor. Cerca de él siempre debe disponer de agua limpia y fresca (que no fría).

Controla si tu mascota está bebiendo menos de lo habitual y si es así, intenta darle agua con una jeringuilla (sin aguja, por supuesto).

Comida húmeda

El malestar que generará el resfriado en tu perro posiblemente haga que pierda el apetito.

Puedes solicitar a tu veterinario que te recomiende algún tipo de comida húmeda en lata para tu mascota, lo que ayudará mejor a su digestión en estos casos y a su hidratación.

Por otro lado, una buena opción también es humedecer su pienso con caldo de pollo sin sal o agua tibia. El caldo también puedes dárselo sin mezclar con el pienso.

Otros consejos para tratar el resfriado en perros

Además de estos remedios caseros para el resfriado en perros, también debes tener en cuenta estos otros consejos:

  • En su recuperación será esencial el descanso, así que permite a tu perro que duerma más de lo habitual, pero controlando que come y bebe.
  • Ofrece a tu mascota un ambiente tranquilo para su descanso. Si tienes niños en casa, explícales que el peludito debe dormir para reponerse y que pronto pueda volver a jugar.
  • Lleva siempre agua contigo. Si vas a salir con tu perro, lleva siempre agua para hidratarle, que la mucosidad se diluya más rápido y que, en caso de fiebre, se regule su temperatura corporal.
  • Si tu perro está resfriado, reduce el tiempo de los paseos y del ejercicio hasta que se encuentre mejor.
  • Además, si lo haces en invierno, intenta que salga con algo de ropita y si el día es muy frío, mejor que se quede resguardado. Sabemos que los paseos son muy importantes, entre otras cosas, para que hagan sus necesidades fuera de casa, pero piensa que es mejor que durante un día las hagan en un pañal o empapador a que pasen mucho frío y su resfriado derive en algo peor.
  • Evita las corrientes de aire.
  • Cuando un perro tiene tos causada por el resfriado, es esencial evitar tocar esa zona para que esto no se complique. Usa un arnés anti-tirones, en lugar del collar tradicional para sacarlo a la calle.
  • Los humos y la contaminación afectan a nuestras mascotas, así que este es otro motivo para no pasar mucho tiempo en la calle cuando un perro está resfriado. Puede acabar con otros problemas respiratorios.

Todas estas precauciones y remedios caseros para el resfriado en perros siempre pueden ayudar a tu mascota, pero nadie mejor que un profesional puede indicarte qué es lo adecuado para los perros en cada caso. ¡Acude siempre a un veterinario frente a cualquier síntoma que pueda indicar que tu peludo no está bien!

¿Qué es el resfriado común?

Es una patología de origen vírico (en concreto son virus pertenecientes a la familia de la Parainfluenza, aunque también puede ser debido a Adenovirus canino), que afecta principalmente a la vías respiratorias altas, provocando inflamación, irritación y lesiones en la mucosa que recubre estas vías.

Da lugar a síntomas como estornudos frecuentes, tos irritativa y abundante mucosidad nasal. Este cuadro se puede acompañar de décimas de fiebre, lo que da lugar a que el animal demuestre cierta apatía y malestar general. Si estos síntomas se agudizan o complican, hay que acudir inmediatamente al veterinario.

¿Cómo puede ayudar a un perro con resfriado común?

En primer lugar hay que dejarle descansar, pues necesita dormir mucho más de lo que lo hace habitualmente. Normalmente se observa inapetencia, por lo que animal deja de comer o come poco. Es muy importante que beba mucha agua, por lo que el bebedero tendrá siempre agua fresca y limpia a libre disposición. El agua le ayudará a diluir la mucosidad y a reducir ligeramente su temperatura corporal.

1. Té con miel

Según algunos estudios, la miel puede aliviar la tos.

Existe un estudio sobre tratamientos para la tos nocturna en niños. En él se comparan los resultados utilizando la miel oscura, el dextrometorfano, un medicamento para suprimir la tos y ningún tipo de tratamiento.

Aunque los beneficios de la miel fueron menores a los del dextrometorfano, los padres calificaron la miel como la más favorable de las tres opciones.

Para usar la miel como tratamiento de la tos, mezcle 2 cucharadas soperas con agua caliente y un té de hierbas. Beba esta mezcla una o dos veces al día. Por favor, evite que los niños menores de 1 año ingieran miel.

¿Qué remedios caseros puedo hacer para ayudar a mi perro?

Cómo el perro suele dejar de comer, se puede favorecer la ingesta de pienso humedecido ligeramente con agua tibia (37ºC) o bien con un caldo ligero de carne (sin sal), también a temperatura corporal. Este remedio suele funcionar bien. Hay que tener en cuenta que el metabolismo del perro se acelera con la fiebre, por lo que su consumo calórico aumenta. No se recomienda cambiar la dieta del animal, debido a que los cambios bruscos de alimentación suelen generar diarreas.

Para favorecer la respiración, es bueno humedecer el ambiente. Se puede hacer mediante vaporizadores o simplemente cociendo agua, a la que se puede añadir alguna esencia, tipo eucalipto o similar.

2. Jengibre

El jengibre podría facilitar la tos asmática o seca, ya que tiene propiedades antiinflamatorias. También podría aliviar las náuseas y el dolor.

Un estudio sugiere que algunos componentes antiinflamatorios presentes en el jengibre pueden relajar las membranas de las vías respiratorias, lo que reduce la tos. Los investigadores estudiaron principalmente los efectos del jengibre en las células de los seres humanos y animales, aunque es necesario realizar más investigaciones.

Prepare un té de jengibre con 20-40 gramos de rebanadas de jengibre fresco a una taza de agua caliente. Deje que se enfríe durante unos minutos antes de beberlo. Añada miel o zumo de limón para mejorar el sabor y calmar aún más la tos.

Tenga en cuenta que, en algunos casos, el té con jengibre puede causar malestar o acidez estomacal.

¿Cómo puedo reducir la tos de mi perro?

A los consejos dados anteriormente, hay que intentar limitar el ejercicio físico del perro, pues aumentaría la tos. También en el caso de perros que salen con mucha ansiedad a la calle y tiran mucho de la correa (que presiona mucho la garganta), es necesario evitarlo, bien poniendo collares más anchos o bien utilizando el arnés anti-tirones.

Estos consejos pueden ayudar a mejorar el estado general del perro, pero es necesario recordar que todo proceso infeccioso vírico tiene una evolución y la curación viene por la respuesta del sistema inmunitario del perro. Cuanto mejores sean nuestros cuidados, antes se recuperará el perro.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Remedios caseros para el resfriado en perros, te recomendamos que entres en nuestra sección de Remedios caseros.

3. Líquidos

Lo más importante para la tos o un resfriado es mantenerse hidratado. Las investigaciones indican que ingerir líquidos a temperatura ambiente puede aliviar la tos, la secreción nasal y los estornudos.

Sin embargo, las personas con síntomas adicionales de un resfriado o gripe pueden beneficiarse de las bebidas calientes. El mismo estudio demuestra que estas pueden mejorar los síntomas aún más, incluyendo el dolor de garganta, los escalofríos y el cansancio.

El alivio de los síntomas es inmediato y continúan durante un tiempo después de terminar la bebida caliente.

Entre las bebidas calientes que pueden ser reconfortantes, encontramos:

  • los caldos claros,
  • el té de hierbas,
  • el té negro descafeinado,
  • el agua caliente, o
  • los zumos de frutas calientes

4. Vapor de agua

La tos húmeda, una de las que produce mucosa o flemas, podría mejorar con el vapor de agua. Tome una ducha o un baño de agua caliente y deje que el baño se llene de vapor. Quédese dentro durante unos minutos hasta que los síntomas mejoren. Beba un vaso de agua después para refrescarse y evitar la deshidratación.

De forma alternativa, prepare un bol de vapor de agua. Para hacerlo, rellene un bol grande con agua caliente. Añada hierbas o aceites esenciales, como el eucalipto o el romero, lo que le ayudará a mejorar la descongestión. Inclinese sobre el tazón y cubra la cabeza con una toalla. Así el vapor se quedará atrapado. Inhale los vapores durante 5 minutos. Si siente el calor del vapor en la piel, deténgase hasta que se enfríe.

Las personas con tos húmeda o congestión de pecho deberían seguir las recomendaciones del Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre de EE. UU. (NHLBI) y usar un humidificador de vapor en su casa.

5. Raíz de malvavisco

La raíz de malvavisco es una hierba muy usada a lo largo de la historia como tratamiento para la tos y los dolores de garganta. La hierba puede mejorar la irritación que produce la tos, debido a su alto contenido en mucílago. Se trata de una sustancia espesa y pegajosa que cubre la garganta.

En otro pequeño estudio se reveló que un jarabe para la tos a base de hierbas con raíz de malvavisco, tomillo y hiedra alivió la tos provocada por los resfriados comunes y las infecciones de tracto respiratorio. Tras 12 días de tomar el jarabe, el 90 por ciento de los participantes calificaron su efectividad como buena o muy buena.

La raíz de malvavisco también se encuentra disponible en forma de hierba seca o un té en bolsitas. Añada agua caliente y bébalo inmediatamente o déjelo enfriar primero. Mientras más tiempo permanezca la raíz de malvavisco en el agua, más mucílago beberá.

Los efectos secundarios pueden incluir malestar estomacal, pero puede contrarrestarlo tomando líquidos adicionales.

Puede adquirir la raíz de malvavisco en tiendas de productos para la salud o en Internet.

6. Gárgaras de agua con sal

Este remedio simple es uno de los más efectivos para tratar el dolor de garganta y la tos húmeda. El agua con sal reduce las flemas y la mucosa en la parte posterior de la garganta, lo que puede disminuir la necesidad de toser.

Revuelva media cucharadita de sal en una taza de agua caliente hasta que se disuelva. Deje que la solución se enfríe lentamente antes de usarlo para hacer gárgaras. Mantenga la mezcla en la parte final de la garganta durante unos momentos antes de escupir la mezcla. Haga gárgaras con el agua y sal durante varias veces cada día hasta que mejore la tos.

Evite darle agua con sal a los niños más pequeños, ya que no podrán hacer gárgaras correctamente y si tragan el agua con sal, puede ser peligroso.

7. Bromelina

La bromelina es una enzima que proviene de las piñas y es más abundante en el corazón de la fruta.

La bromelina tiene propiedades antiinflamatorias y también pueden tener propiedades mucolíticas, lo que significa que puede disminuir la mucosa y eliminarla del cuerpo.

Algunas personas beben zumo de piña de forma diaria para reducir la mucosa de la garganta y eliminar la tos. Sin embargo, no hay demasiada bromelina en el zumo para aliviar los síntomas.

Puede encontrar suplementos de bromelina en un tienda y pueden ser más efectivos para eliminar la tos. Sin embargo, es mejor hablar con un médico antes de probar nuevos suplementos.

Es posible que sea alérgico a la bromelina. Además, esta hierba puede causar efectos secundarios e interactuar con los medicamentos. Las personas que toman anticoagulantes o antibióticos específicos no deberían tomarla.

El tomillo tiene usos tantos culinarios como medicinales y es un remedio común para la tos, la irritación de garganta, la bronquitis y los problemas digestivos.

Un estudio demostró que un jarabe para la tos con tomillo y yedra aliviaba la tos de forma más efectiva y más rápida que un jarabe de placebo en personas con bronquitis aguda. Los antioxidantes que componen la planta pueden ser los responsables de sus beneficios.

Para tratar la tos con tomillo, busque un jarabe específico que contenga este tipo de hierba. De forma alternativa, prepare una taza de té y añada dos cucharadas soperas de tomillo seco en una taza de agua caliente. Deje reposar 10 minutos antes de filtrar y beber.

9. Cambios alimenticios para el reflujo ácido

El reflujo ácido es una causa común de tos. Evitar los alimentos que pueden provocar reflujo ácido es una de las mejores maneras para controlar esta enfermedad y reducir la tos que la acompaña.

Cada individuo puede tener diferentes desencadenantes de reflujo ácido que deben evitar. Las personas que no están seguras de las causas que lo provocan pueden empezar eliminando los desencadenantes más comunes de su dieta y vigilando sus síntomas.

Los alimentos y bebidas que provocan reflujo ácido con mayor frecuencia incluyen:

  • alcohol,
  • cafeína,
  • chocolate,
  • alimentos cítricos,
  • alimentos grasos y fritos,
  • ajo y cebollas,
  • menta,
  • alimentos con especias y sal, o
  • tomates y productos que los contienen.

10. Olmo resbaladizo

De forma tradicional, los americanos nativos usaban corteza de olmo resbaladizo para tratar la tos y los problemas digestivos. El olmo resbaladizo es similar a la raíz de malvavisco, ya que contiene un alto nivel de mucílago, lo que ayuda a suavizar la tos y la irritación de garganta.

Prepare un té de olmo resbaladizo y añada un cucharada sopera de la hierba seca en una taza de agua caliente. Déjelo reposar al menos 10 minutos antes de beberlo. Es importante que tenga en cuenta que el olmo resbaladizo puede interferir con la absorción de la mediación.

Puede encontrar el olmo resbaladizo en forma de cápsula o polvos en cualquier tienda específica para la salud o en Internet.

11. Acetilcisteína

La acetilcisteína es un suplemento que procede del aminoácido L-Cisteína. Puede tomar una dosis diaria para reducir la frecuencia y la gravedad de la tos húmeda, ya que elimina la mucosa de las vías respiratorias.

Un meta análisis de 13 estudios sugiere que la acetilcisteína puede reducir de forma considerable los síntomas de las personas con bronquitis crónica. Se trata de una inflamación prolongada en las vías respiratorias que causan la secreción de mucosa, tos y otros síntomas.

Los investigadores sugieren una dosis diaria de 600 miligramos (mg) para personas sin obstrucción en las vías respiratorias y, hasta 1.200 mg, si hay una obstrucción.

La acetilcisteína puede tener efectos secundarios graves, entre los que se incluyen las ronchas, la inflamación, la fiebre y la dificultad para respirar. Si considera que padece algunos de estos problemas, debe consultar a su médico.

12. Probióticos

Los probióticos no alivian directamente la tos, pero pueden estimular el sistema inmunológico al equilibrar las bacterias en el intestino.

Un sistema inmunológico fuerte puede ayudar a luchar contra las infecciones o alérgenos que causan la tos.

Según un estudio, un tipo de probióticos, una bacteria llamada Lactobacillus, proporciona un beneficio moderado en la prevención del resfriado.

Puede encontrar suplementos que contienen Lactobacillus y otros probióticos en una tienda con productos de salud o en la farmacia.

Algunos alimentos son ricos en probióticos de forma natural, entre los que se incluyen:

  • la sopa de miso,
  • el yogur natural,
  • el kimchi, o
  • el chucrut.

Sin embargo, el número y la diversidad de unidades probióticas en los alimentos pueden variar. Puede ser mejor tomar suplementos probióticos que comer alimentos ricos en probióticos.

Consejos para evitar un resfriado

No siempre es posible evitar coger un resfriado, pero los siguientes consejos pueden reducir el riesgo:

-Evite el contacto con personas que están enfermas: Mantenga una distancia segura con personas que están resfriadas, tienen fiebre o tos.

  • Lávese las manos de forma regular: Use jabón y agua caliente para eliminar las bacterias y los virus de la piel. Enseñe a los niños cómo se deben lavar las manos de forma adecuada. Use un desinfectante para manos a base de alcohol cuando esté fuera de casa y sea necesario.
  • Use desinfectante: Cuando un miembro de la familia esté enfermo, limpie la cocina y el baño de forma regular con un desinfectante. Lave las sábanas, las toallas y los juguetes de peluche con agua caliente.
  • Manténgase hidratado: Beba suficiente agua, tés de hierbas y otras bebidas para evitar la deshidratación.
  • Reduzca el estrés: El estrés afecta al sistema inmunológico e incrementa el riesgo de enfermar. Para aliviar el estrés, una persona puede practicar ejercicio de forma regular, meditar, respirar profundamente e intentar practicar de forma progresiva técnicas para la relajación del músculo.
  • Duerma suficiente: Intente dormir entre 7 y 9 horas cada noche para mantenerse en forma y saludable.
  • Tome suplementos que estimulan el sistema inmunológico: Considere tomar zinc, vitamina C y probióticos durante la temporada de resfriados y gripes para mantener la enfermedad a raya.

A veces, los síntomas de la alergia pueden confundirse con los del resfriado. Reduzca los brotes de la alergia y, para ello, evite el polen, los ácaros del polvo, la caspa de los animales y el moho. Consulte con un médico si quiere informarse acerca de inyecciones o medicamentos para la alergia.

Consulte a un médico

Consulte a un médico si padece algunos de los síntomas que aparecen a continuación cuando tiene tos:

Flemas amarillas y verdes con mal olor

  • Escalofríos
  • Deshidratación
  • Fiebre superior a los 38 °C
  • Fiebre durante más de 3 días
  • Debilidad

Llame al servicio de emergencias o diríjase al centro de urgencias más cercano si la tos:

  • viene acompañada de sangre, o
  • le causa dificultades para respirar.

Traducido por Carmen María González Morales

Video: el mejor remedio para curar la gripe en los perros (Octubre 2020).

Pin
Send
Share
Send
Send