Animales

Cómo viajar con un perro en coche?

Pin
Send
Share
Send
Send


Compartir Así es como deberías llevar a tu perro en el coche

Se acercan los viajes de vacaciones, y como cada vez que esto sucede, surgen dudas sobre cómo viajar con perros en el coche. Viajar con un perro, con un gato, con un pájaro, con peces o con un hámster es mucho más común de lo que parece, aunque seguramente los perros son los animales más viajados a bordo del vehículo. Al fin y al cabo, son los animales de compañía más fieles, de manera que no nos debería extrañar que nos quieran acompañar en nuestro viaje.

Y para que el viaje con nuestro animal llegue a buen puerto, no hay nada mejor que seguir unas sencillas recomendaciones.

Con perros el coche, el viaje comienza mucho antes

Antes de salir de viaje, es importante verificar que el animal se encuentra en buen estado. Una visita al veterinario nos permitirá conocer el estado del animal. Además, si se trata de un animal que se suele marear, quizá el veterinario nos pueda proporcionar algún tipo de medicación para ayudarle.

Por otra parte, si viajamos fuera de España conviene informarse sobre los posibles requisitos que puedan existir para entrar o salir del país con un animal de compañía.

A la hora de preparar el viaje, es importante llevar agua, comida, algún juguete y artículos de higiene del animal. Si nosotros llevamos una maleta, el perro también la necesita. Y esta maleta será la que le ayude, también, a estar más relajado durante el trayecto.

Dentro del vehículo, los animales deben ir convenientemente ubicados. No olvidemos aquello que dice el Reglamento General de Circulación en el artículo más socorrido en caso de multas:

Artículo 18. Otras obligaciones del conductor

  1. El conductor de un vehículo está obligado a mantener su propia libertad de movimientos, el campo necesario de visión y la atención permanente a la conducción, que garanticen su propia seguridad, la del resto de los ocupantes del vehículo y la de los demás usuarios de la vía. A estos efectos, deberá cuidar especialmente de mantener la posición adecuada y que la mantengan el resto de los pasajeros, y la adecuada colocación de los objetos o animales transportados para que no haya interferencia entre el conductor y cualquiera de ellos.

Luego ya viene toda la parte de las pantallas y los móviles, por pura adición al texto original, pero lo primero que se redactó en ese artículo hablaba, precisamente, de colocar personas, objetos y animales para evitar riesgos innecesarios.

¿Dónde colocar al perro durante el viaje?

En caso de un frenazo fuerte o un choque, el perro puede golpearse y hacerse daño, hacer daño a los ocupantes del coche, o bien salir despedido, incluso proyectado fuera del coche. Por eso es básico que el perro viaje bien ubicado y sujeto.

Si hablamos de perros pequeños o medianos, lo ideal es que viajen alojados en un transportín. La mejor ubicación para este es el suelo del coche, detrás de los asientos delanteros. Esta ubicación es la más segura y además es donde menos calor pasarán durante las horas de sol. Es muy importante tener en cuenta que, en caso de choque, puede ser peligroso que el transportín vaya colocado sobre los asientos, incluso aunque utilicemos el cinturón de seguridad para amarrarlo.

Casi para cualquier tamaño de perro existen unos arneses especiales que se sujetan al cinturón de seguridad o directamente al asiento. Los que sólo sujetan al perro por el collar no son muy seguros, tampoco para el animal, y si el arnés tiene más de un punto de anclaje, el perro irá más seguro, se moverá menos y también habrá menos riesgo de que se maree.

Si hablamos de perros grandes, lo mejor es que viajen sujetos dentro del maletero, si este es grande y tiene luna en el portón. Si es posible, se recomienda colocar una reja o red de separación entre el maletero y la zona destinada a las personas, e incluso entre la zona del maletero que destinemos al animal y la zona donde se ubiquen las maletas.

En cualquier caso, conviene que el perro se acostumbre a ese espacio en el que se pasará, seguramente, unas cuantas horas. Es importante dejar que explore ese lugar unos días antes del viaje. De esta manera, no le resultará tan difícil hacer frente al trayecto que tengáis que realizar.

Y eso nos lleva al siguiente punto.

No le canses con el viaje, él nunca lo haría

Viajar en coche es divertido. si uno no ha nacido perro. Para un animal, el trayecto a bordo de un vehículo puede ser estresante. Viajar con perros en el coche es así, y por eso debemos prever que nuestra mascota necesita descansar, casi tanto como lo necesitamos los conductores. O incluso más, si el perro no está acostumbrado a viajar.

Aprovechemos las paradas que hacemos cada dos horas o cada 200 kilómetros no sólo para descansar como conductores, sino para que el animal pueda estirar las patas. Es muy importante sujetarlo con la correa antes de abrir la puerta del coche, o el perro puede tener la tentación de salir a corretear sin mayor precaución y acabar atropellado.

También en esos momentos se le puede dar un poco de agua, alguna galleta, pero no demasiada comida, por si acaso se marea el animal al volver a estar en el coche.

¿Y si no viajamos con un perro sino con otro animal?

Si lo nuestro no son los perros pero sí los gatos, los hámsters o las cacatúas, más o menos rigen las mismas recomendaciones. Si el animal es pequeño, conviene estar muy atentos a la pérdida de agua que pueda sufrir durante el trayecto. Si hablamos de un pájaro, obviamente lo llevaremos dentro de una jaula si no queremos que acabe revoloteando por el habitáculo.

En general, se trata de una serie de consejos para viajar en coche con perros, gatos, pájaros o cualquier tipo de animal que, en el fondo, apelan a nuestro sentido común como seres humanos.

Compartir Así es como deberías llevar a tu perro en el coche

Legislación española sobre el transporte con animales

Existen diversas formas de transportar un perro en coche, no obstante, se deben tener en cuenta algunos factores importantes, como la comodidad del perro y los pasajeros, así como la seguridad en caso de accidente.

Es importante resaltar que nunca se debe transportar un perro suelto en el vehículo ya que puede provocar distracciones, daños a los ocupantes, e incluso interferir en la conducción, con el riesgo que ello implica.

Normativa en España del transporte con animales

La normativa del Reglamento General de Circulación y la Ley de Seguridad vial no especifican claramente cómo se debe transportar un perro en coche en España, no obstante, sí mencionan algunas características básicas de conducción que se deben tener en cuenta:

El conductor debe mantener libertad de movimientos, un campo de visión necesario y atención permanente a la conducción. Consta que se debe mantener una adecuada colocación de los objetos o animales transportados.

Documentación necesaria para el transporte con animales

Al margen de cumplir con las indicaciones anteriormente mencionadas, es imprescindible disponer de la cartilla sanitaria, una placa censal del ayuntamiento correspondiente y el chip identificativo. Si además nuestro perro está considerado como un perro potencialmente peligroso, deberemos disponer también del seguro de responsabilidad civil y la licencia correspondiente.

La malla separadora en el vehículo

Para empezar este artículo sobre cómo viajar con un perro en coche os mostramos la malla separadora. Se trata de uno de los sistemas más populares, no obstante, no permite aislar al perro de forma correcta. Es probable que en caso de accidente pudiera acceder a los asientos delanteros.

No cumple con la normativa.

Cinturones de viaje para perros

La segunda opción es un cinturón para mascotas. Se trata de un sistema de retención más seguro que el anterior y debe ir siempre sujeto a un arnés. Nunca se debe utilizar un collar, ya que ante un impacto el perro podría ahorcarse. No obstante, en caso de accidente grave, el perro podría sufrir un impacto contra algunas zonas del vehículo y, aunque es poco probable, el sistema de retención podría romperse.

Sí cumple con la normativa.

Arnés de doble enganche

Siguiendo con el artículo sobre cómo viajar con un perro en coche hablaremos del arnés. Este sistema de retención es mucho más seguro que el cinturón que hemos mencionado anteriormente. Básicamente dispone de un espacio para que atemos directamente al perro utilizando el cinturón de seguridad del coche.

Como inconveniente podríamos apuntar que limita el movimiento del can, pudiendo provocar estrés en el viaje.

Sí cumple con la normativa.

Transportín plegable y otros

Los transportines plegables son otra opción para transportar al perro en coche. Los podemos colocar en los asientos traseros o en la zona inferior de los asientos de atrás, en los pies. No obstante solo pueden utilizarlo perros de cierto tamaño. Podría provocar lesiones al perro en caso de impacto, especialmente si no está bien sujeto.

Sí cumple con la normativa.

Transportín ríg >

El transportín rígido, al igual que el transportín plegable es una buena opción para transportar al perro en un viaje, pero en este caso, hablamos del método más seguro. En caso de impacto el perro recibiría el menor daño posible y no afectaría a los conductores. Se puede colocar en los asientos de atrás, en la zona inferior o en el maletero abierto. Actualmente podemos encontrar también transportines de aluminio, los más seguros del mercado.

Sí cumple con la normativa.

Rejas divisorias

Este es otro método de retención que podemos utilizar. Es importante destacar que las rejas divisorias deben ser específicas para el modelo del coche, no de tipo universal, ya que estas últimas pueden no aguantar el impacto correctamente en caso de colisión.

Sí cumple con la normativa.

Consejos para viajar en coche con tu perro

Antes de terminar con este artículo sobre cómo viajar con un perro en coche os ofreceremos algunos consejos necesarios que todo conductor debería tener en cuenta. Síguelos para evitar que tu perro muestre estrés o ansiedad y se habitúe a esta rutina de forma positiva:

  • Es recomendable acostumbrar al perro desde cachorro, cuando aún se encuentra en el período de socialización, para evitar la adquisición de miedos.
  • Empieza presentando el coche a tu perro y asociándolo de forma positiva con el uso de golosinas o premios sabrosos. También puedes utilizar caricias y palabras amables.
  • Si va a viajar en transportín debes acostumbrarle antes en casa. Deja de forma regular dentro del transportín golosinas y juguetes para que no tenga miedo de entrar.
  • No fuerces a tu perro a entrar en el vehículo, es más indicado que suba por su propio pie. Para ello, puedes dejar dentro del maletero o de los asientos golosinas y premios.
  • No le ofrezcas comida o agua en exceso, podría vomitar.
  • Empieza realizando subidas y bajadas del coche, para posteriormente realizar trayectos cortos, siempre de forma progresiva.
  • Haz del viaje una experiencia positiva para él, de esta forma lograrás que tu perro tenga ganas de viajar.
  • Procura que el lugar sea cómodo y agradable. Ten a su disposición una manta o un pequeño colchón para que esté tranquilo y relajado.
  • No permitas que tu perro saque la cabeza por la ventanilla, es muy peligroso.
  • No lleves a tu mascota en los asientos delanteros, está prohibido.
  • Si tu perro tiene miedo de subir al maletero, prueba a utilizar una rampa de acceso.
  • Durante los viajes para cada 2 o 3 horas para que pueda orinar, beber y caminar.
  • Si el perro tiene miedo a viajar en coche repasa nuestras pautas para mejorar la asociación o acude directamente a un educador canino.
  • Permanece relajado en todo momento para que tu perro no se altere.

¿Y en caso de estrés y vómitos?

Si tu perro muestra mucho estrés al viajar, evita por completo el uso de fármacos que contengan acepromacina. Se trata de un relajante muscular que provoca grandes niveles de ansiedad en el perro, ya que le impide moverse. En lugar ello, acude a tu veterinario para que te recete ansiolíticos para evitar el estrés (que deben testarse antes del viaje) o antieméticospara evitar el vómito.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Cómo viajar con un perro en coche?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Curiosidades del mundo animal.

1. Viajar con un perro: lo que hay que tener en cuenta

Seguro que alguna vez, tanto al realizar trayectos cortos como largos desplazamientos, te has preguntado acerca de la forma más correcta, cómoda y segura de viajar con un perro en el coche. Y es que no hay que dejar nada al libre albedrío, pues tanto tu seguridad como la del resto de conductores puede estar en peligro en un simple abrir y cerrar de ojos.

La normativa para llevar un perro en el coche es bastante específica, ya que, sin importar la duración del viaje, tu mascota siempre debe ir atada y/o en su trasportín.

Los preparativos a la hora de embarcarte en un viaje en coche con tu perro empiezan antes de arrancar el coche: tener a mano agua y comida, sus juguetes favoritos, medicamentos o remedios contra el mareo, etc., para que el trayecto resulte en el más plácido, cómodo y por ende seguro de todos.

2. ¿Cómo llevar al perro en el coche?

Incluso si se trata de un perro de tamaño pequeño, los peligros que entraña el llevar al perro en el coche sin atar son infinitos. Las estadísticas y estudios demuestran que un animal puede aumentar el extremadamente el riesgo de distracciones al volante, así como provocar accidentes de diversa índole. A la hora de emprender un viaje, el 82 % de las mascotas lo hacen en turismo, y en caso de accidente o colisión, su presencia puede convertirse en un problema importante, un perro de tamaño normal multiplica su peso en un 35 % en un accidente a tan solo 50 km/h, por lo que si el animal pesa 200 kg., su cuerpo saldría despedido como una fuerza de 700 kg. Bastante impresionante, ¿verdad?

A esto hay que sumarle el peligro que entrañan para el resto de usuarios en la carretera, ya que por supuesto puede inducir accidentes por distracción o por medio del físico del animal, por ejemplo si este se asoma por la ventanilla.

En cualquier caso, llevar al perro en el coche sin amarrar incurre en una multa de más de 100 €, a lo que hay que sumarle la posible retirada de puntos de carné si es el responsable de fracciones más graves.

3. La seguridad de los perros en el coche

Existen en el mercado diferentes formas y herramientas con las que proteger la seguridad de tu perro y la tuya:

  1. Arneses: son los más populares, prácticos y baratos, y además pueden adaptarse a otros ámbitos de la vida cotidiana. Son ideales para perros pequeños o de tamaño mediano que puedan ir en los asientos traseros.
  2. Rejilla divisoria: en caso de perros más grandes, lo ideal es que vayan en el maletero igualmente protegidos con un cinturón de seguridad para perros, pero gracias a la rejilla protectora entre el maletero y los asientos no habrá peligro de que el can se abalance contra los pasajeros.
  3. Trasportín: los perros pequeño también pueden ir ubicados en el maletero del vehículo bien sujetos o en el suelo entre los asientos, dentro de su trasportín. Es uno de los métodos más seguros disponibles en el mercado.

4. Cómo viajar con un perro en el coche y llegar bien a tu destino

Teniendo en cuenta estas recomendaciones y normativas sobre seguridad, también hay que poner en práctica algunas técnicas que harán que tu perro se sienta agusto y cómodo durante el trayecto.

  1. Hay muchos animales que se estresan en este tipo de situaciones, sobre todo si es la primera vez que la realizan. En este caso, intenta tranquilizarlo mediante caricias o entreteniéndolo con juguetes o juegos.
  2. Algunos animales también experimentan mareos, especialmente los más pequeños, si el trazado tiene muchas curvas especialmente. Si sospechas que tu perro puede marearse, lo ideal es consultar antes a un veterinario por si necesita medicación o algún tipo de tranquilizante.
  3. En relación a esto último, es conveniente no realizar cambios en la dieta de tu mascota en el mismo día del viaje o los días anteriores, ya que te arriesgas a que tu perro sufra una indigestión y vomite durante la travesía.
  4. Al igual que tú, tu perro también necesita descansar, estirar las piernas y mantenerse hidratado, por lo que si es un viaje largo, es aconsejable parar en zonas de descanso.
  5. Hay que tener especial cuidado en el verano al llevar al perro en el coche, ya que ellos no refrigeran la temperatura como nosotros y si se quedan encerrados mucho tiempo pueden sufrir un golpe de calor. Nunca los dejes solos y asegúrate de tener a mano agua fresca y de que el vehículo esté bien acondicionado.

5. ¿Viajar con mi perro? Conclusión

En definitiva, viajar en coche con un perro implica ciertos riesgos, los cuales pueden salvaguardarse si se toman las medidas de seguridad necesaria. De esta forma, llevarte a tu mejor compañero de vacaciones no te supondrá ningún problema y podrás disfrutar del trayecto con total tranquilidad.

Un animal suelto en el coche es peligroso porque…

Aumenta la distracción del conductor.

Puede interferir en la conducción al subirse encima del conductor o al afectar a los sistemas mecánicos (pedales, cambio de marchas, etc.).

Supone un riesgo para el resto de usuarios de la vía, tal es el caso de un perro con la cabeza asomando por la ventana, por el riesgo de caída que esto supone.

Puede provocar daños muy graves e, incluso, mortales, al resto de ocupantes en caso de frenazo o impacto.

Sistemas de retención para el transporte de perros, gatos y otras mascotas en el coche

Elige un sistema de retención que haya demostrado su eficacia mediante ensayos de choque o que están homologados mediante normas europeas, por ejemplo, ECE R17 o DIN 75410-2. Los hay de diferentes tipos en función de la talla o peso del animal:

Recomendados especialmente para perros. Sujetan a las mascotas mediante el cinturón de seguridad (ten en cuenta su longitud) o los dispositivos Isofix. Los correajes que se enganchan al collar del perro no retienen al animal y supone un riesgo para los pasajeros

Rejilla divisoria

Permite habilitar el maletero para el transporte de animales de gran tamaño en vehículos con portón trasero o familiares. Hay que tener en cuenta la estabilidad tanto de los respaldos de los asientos como del montaje de la rejilla. Las más seguras y recomendadas son las que van montadas desde el techo del vehículo al suelo del maletero y que cumplen las normas DIN 75410-2.

Trasportín

Es uno de los métodos más seguros. Si lo sitúas en el maletero (para perros de gran tamaño) se colocará lo más cerca posible del respaldo y en posición transversal respecto a la dirección de la marcha.
Para pequeñas mascotas, los trasportines se deben colocar dentro del habitáculo, sobre el suelo detrás de los asientos delanteros. Nunca sobre el asiento sujeto por un cinturón de seguridad, ya que las pruebas realizadas ponen de manifiesto que la caja se rompe y la mascota sale despedida a través de la pared del trasportín.

Tu mascota también necesita descansar

A tu animal de compañía también le cansan los viajes: estar parado sin moverse, el calor… Ellos también necesitan airearse fuera del coche cada dos horas de viaje como mucho, beber agua fresca, comer… Cuando le saques del coche pon especial cuidado para evitar que salga corriendo y provoque algún incidente. Pasea tu mascota atada a no ser que haya alguna zona de descanso habilitada.

No olvides incluir a tu mascota en un seguro de viaje

Si no quieres llevarte un disgusto, a la hora de contratar un seguro de viaje asegúrate de que tu mascota está incluida.

Y recuerda que no sólo debes cuidar de tu mascota cuando viaja dentro de un coche, también hay que controlarla cuando se traslada como peatón. Un animal sin control puede estar en peligro, y también ser un riesgo para la seguridad vial.

Tu mascota es una más en tu familia y con RACE UNLIMITED irá también protegida en tu vehículo como uno más
Descubre todas las ventajas de ser socio/a

Pin
Send
Share
Send
Send