Animales

Consejos para adoptar un gato callejero

Pin
Send
Share
Send
Send


Puedes haber oído que los gatos tienen nueve vidas. Bueno, tal vez eso es cierto, pero una cosa es segura, tu gato puede tener una vida larga y saludable con el cuidado apropiado.

Hay muchas cosas a considerar cuando se atiende a un gato y vamos a verlas todas en las siguientes secciones:

  • Cómo elegir un gato adecuado para ti. Puede ser una gran decisión. Un gato de puede vivir hasta 20 años y una adopción simple puede significar un gran compromiso. Tienes que elegir el gato perfecto para ti. Debes sopesar los pros y los contras de un gato adulto frente a un gatito. También debes examinar cuál es el mejor lugar para encontrar un gato: un refugio, un amigo o un gato callejero.
  • La elección de un gato para vivir en el interior o un gato para vivir en el exterior es una decisión muy importante. ¿Quieres saber si los gatos tienen que salir a la calle? ¿Hay alguna ventaja al permitir que tu gato deambule por el barrio? Por supuesto, hay muchos más peligros en el exterior que en tu casa.
  • Alimentación. Obviamente, la alimentación es una parte importante de la tenencia de mascotas. Después de todo, es una de las pocas tareas que tendrás que llevar a cabo todos los días. Basta con recordar que poner algo de com >

Cómo elegir un gato

Antes de tener un gato, debes averiguar qué tipo de gato quieres, como por ejemplo: ¿un gatito o un gato adulto?, ¿Con pelo largo o pelo corto? ¿De raza o un gato callejero?, ¿Macho o hembra?, ¿atrigrado, con parches o de un sólo color?.

Si ya tienes tu corazón puesto en un determinado tamaño, edad, sexo, raza o aspecto de gato, debes hacer un poco de investigación adicional antes de comprarte uno. Puede que te sorprendas al descubrir que ese gato determinado, no encaja bien con tu estilo de vida. Por ejemplo, si te gusta un hogar tranquilo, un siamés puede no ser el gato ideal para ti. Son notorios y ruidosos. Del mismo modo, un persa es precioso a la vista, pero a menos que estés comprometido en hacerle un aseo casi a diario (o pagar a un profesional para que se lo haga cada semana o algo así), un bonito gato de pelo corto puede ser una mejor opción. ¿Viajas mucho? Si es así, un gato más maduro, al menos ocho meses o más puede ser más apropiado. Dos gatos sería una mejor opción, ya que podrían hacerse compañía mientras estás fuera.

¿Gato o gatito?

Todo el mundo ama a los gatitos. Son lindos, divertidos y encantadores, no hay duda de ello. Pero no cometamos el error de que son "bebés". En el momento en un gatito está listo para estar lejos de su madre y vivir en tu casa, ya puede caminar, correr, saltar y trepar como el equivalente felino de un niño de diez años de edad. Lo que es más, si compras un gatito hoy, en tan sólo unos pocos meses tendrás un gato adulto, en plena madurez. Un gato puede vivir un promedio de 12 a 15 años.

Si tienes tiempo, un medio ambiente adecuado, la energía para criar a un gatito y todos los medios para hacerlo, es una experiencia maravillosa. Sólo recuerda que los gatitos exigen mucha atención, necesitan atención veterinaria de rutina que consiste en inyecciones de refuerzo, desparasitación y esterilización o castración. La mayoría de los jóvenes gatitos empiezan cariñosos y pasivos, pero necesitan un poco de socialización y capacitación para permanecer de esa manera y aún así, no sabrás cuál será su personalidad adulta hasta que crezca.

Por último, los niños muy pequeños y los gatitos muy jóvenes por lo general no se mezclan bien. Es agradable pensar que un niño pequeño y un gatito de diez semanas, pueden "crecer juntos", pero en realidad no sucede así. En seis meses, esa pequeña bola de pelo que tu hijo podía llevar a todas partes habrá crecido y tu hijo pequeño, no tendrá fuerzas para cogerlo.

¿Cómo encontrar un gato?

Ciertamente no hay peligro de escasez gatos en la mayoría de países. Conseguir un gato no es como comprar una cortadora de césped o un secador de pelo, no vienen con garantías. Cada uno es diferente, lo que significa alegrías únicas y problemas también únicos. Puedes comprarte un gato o te lo pueden regalar amigos o vecinos, siempre hay alguien que su gata ha tenido una camada de gatitos o alguien que por temas laborales o personales no pueden hacerse cargo de su mascota y la tienen que regalar.

Otra forma de conseguir un gato es en los refugios de animales. Hay millones de gatos sin hogar. Si quieres un gato de raza puedes echar un ojo en los criadores. A veces ni siquiera tienes que preocuparte por encontrar el gato ideal para ti, ya que es él quién te encuentra. Muchas personas juran que estos son los mejores gatos que se puedan tener.

¿Gato de interior o gato al aire libre?

Tal vez nada es tan agobiante como el aullido de un gato que quiere estar al otro lado de una puerta. Cuando se trata de la puerta de entrada, muchos de nosotros pensamos que eso significa que nuestros gatos no van a ser verdaderamente felices a menos que vayan al aire libre. Pero de nuevo, la mayoría de los gatos hacen el mismo tipo de aullido cuando quieren entrar (o para el caso, cuando quieren conseguir algo a través de cualquier puerta). ¿Los gatos realmente quieren salir a la calle? ¿Lo necesitan? E incluso si la respuesta a ambas preguntas es "sí", ¿es realmente conveniente para ellos?

La razón principal por la que los perros necesitan salir a la calle es para hacer sus necesidades y ejercicio. Sólo los perros más pequeños pueden tener suficiente espacio en el interior de una casa. Los perros son cazadores de carga, lo que significa que trabajan en cooperación para llevar a su presa hasta el agotamiento. Eso puede durar todo el día, lo que significa que los perros tienen un instinto natural de correr y correr y correr. Se necesita una gran cantidad de espacio abierto para ese tipo de ejercicio. Los gatos, por otro lado, son "cazadores de emboscada". Se basan en períodos de corta duración de correr muy rápido. Un pasillo de cualquier longitud decente ofrece un montón de espacio para eso. Eso, combinado con el instinto de enterrar desechos (es por lo que los gatos utilizan una caja de arena) no suma ninguna razón apremiante para que el gato viva al aire libre.

¿Es natural que un gato salga afuera? Por supuesto, el aire fresco y el sol son buenos para cualquier ser humano o gatuno. Pero, ¿la vida al aire libre realmente es más "natural" para tu gato? Claro, sus ancestros salvajes vivían al aire libre. Pero eso fue unos cuantos miles de años y hace varios cientos de generaciones. Para colmo de males, los antepasados de nuestros amigos peludos ​​vivían en las regiones áridas del Medio Oriente. Una vez que fueron domesticados, los gatos dejaron de ser completamente "naturales", fueron arrancados de su hábitat original. Algunas de esas circunstancias, como el frío de un invierno en otros países o regiones, los perros y animales salvajes hacen que el cazador original, sea en realidad el cazado. Los coches y camiones por el exceso de velocidad, son un peligro para ellos.

Además, hay una gran cantidad de enfermedades felinas graves y mortales que se contagian por el contacto con gatos infectados, como el Virus de la inmunodeficiencia felina (FIV). Éste provoca un colapso en el sistema inmunológico del gato mientras está combatiendo la enfermedad, se pasa por mordeduras de gatos infectados. El virus felino de la leucemia (FeLV) generalmente requiere el contacto prolongado con un gato infectado, tales como cajas de basura o comederos y bebederos o acicalamiento mutuo. Una y otra vez, los riesgos de contraer estas enfermedades son menores o insignificantes para los gatos de interior. Los dueños de gatos, especialmente aquellos con niños pequeños, deben ser especialmente conscientes de que los gatos al aire libre son más propensos a coger enfermedades y parásitos que pueden afectar a los seres humanos, desde molestias menores, como las pulgas a una enfermedad más grave como la enfermedad de Lime a condiciones extremadamente peligrosas, como la rabia.

Simplemente porque sea más seguro para tu gato a vivir en el interior y no vagar libremente no significa que él no puede ver la luz del día, excepto a través de la ventana. Una correa y arnés (no un collar) es una forma bastante segura para que tu gato y tú compartáis un poco de aire fresco y sol. Caminar con una correa es un comportamiento adquirido que algunos gatos nunca adquirirán. Algunos gatos entrenados con correa, te pueden incluso solicitar un paseo.

Consejos alimentarios

"Tú eres lo que comes" es una pieza sólida de sentido común igual de cierta para tu gato. Alimentar a tu gato con una dieta de calidad, es un paso casi vital para tener un gato sano.

La industria de alimentos para mascotas es un gran negocio y con buena razón. Hay millones de personas que tienen perros y gatos en casa. Si calculas lo que nos gastamos en la alimentación de nuestras mascotas al año y lo multiplicamos por todos los hogares con mascotas, estamos hablando de muchos millones.

Al igual que la comida humana, hay algunas sabrosas delicias felinas que son buenas para los gatos y algunas que son básicamente, una porquería. Una merienda ocasional de alimentos que no son tan sanos no debe provocar ningún daño permanente, pero sí, cuando es una parte regular de la dieta de tu gato.

¿Pueden los gatos ser vegetarianos?

Los ancestros salvajes del gato eran cazadores, un instinto que los gatos de hoy en día, todavía tienen. Si tu gato te trae regalos de pájaros y ratones, te está expresando un poderoso impulso natural para acechar y matar a su presa. Si dudas de que tu gato es un carnívoro por naturaleza (y depredador), échale un buen vistazo a sus dientes la próxima vez que bostece. Esos colmillos no están diseñados para comer brotes de alfalfa.

El hecho es que tu gato es un animal carnívoro, por lo que no puede sobrevivir como un vegetariano. Hay ciertos nutrientes que sólo se encuentran en las proteínas de origen animal y que necesita tu gato. Uno de estos nutrientes es un aminoácido llamado taurina. Sin la taurina, los gatos pueden quedarse ciegos y desarrollar agrandamiento del corazón, lo que probablemente lo matará mucho antes de lo que le hubiera tocado por edad. Y a diferencia de los perros, los gatos requieren una fuente dietética de vitamina A y un ácido graso llamado ácido araquidónico que sólo se encuentra en el tejido animal. Es por eso que nunca se debe alimentar a los gatos con alimentos para perros.

Por supuesto, eso no significa que debas alimentar a tu gato con carne cruda o dejar que él se vaya a cazar como su única fuente de alimento. Han pasado cientos de años desde que los gatos vivían en estado salvaje, por lo que sus habilidades de caza están más que un poco oxidadas. Además, los gatos que cazan o comen carne cruda o poco cocida pueden coger varios tipos de enfermedades, incluyendo algunas que podrían pasarte a ti.

Hierba para gatos

Si es verde y crece desde el suelo, lo más probable es tu gato intente comérselo. Esta peculiaridad vegetariana en la personalidad del gato carnívoro es particularmente preocupante si las plantas en cuestión son tus plantas de interior preciadas, o peor aún, si son venenosas para tu gato.

Los expertos tienen algunas ideas de por qué los gatos se alimentan de plantas. Podría ser para obtener algunos nutrientes extra, para ayudar a la digestión o como un emético para ayudar a vomitar el pelo que han ingerido durante el aseo y otros artículos no alimenticios. Cualquiera sea la razón, comer hierba y plantas es un comportamiento instintivo en los gatos y no se puede detener. Así que lo mejor que puedes hacer es plantar en una o varias macetas hierba para gatos. Puedes encontrar kits ya preparados en las tiendas de animales, pero la opción más económica es simplemente plantarla tú mismo. Además de plantar esta hierba, debes proteger las plantas que no quieras que tu gato toque. Recuerda que son excelentes escaladores, por lo que no va a ser suficiente con ponerlas en las estanterías superiores.

Llévalo al veterinario

Si has decidido adoptar un gato callejero, sin duda, lo primero que debes hacer es llevarlo a un veterinario. Tanto si es cachorro como si es adulto, el gato debe ser examinado por un especialista para averiguar si ha contraído alguna enfermedad, tiene pulgas, está herido o sufre cualquier otro problema de salud.

Ten presente que el felino ha estado expuesto a todo tipo de peligros, entre los que destacan las peleas entre gatos, ingesta de comida en mal estado, intoxicación por productos repelentes para felinos, golpes producidos por coches u otros vehículos, etc. Por lo que podría haberse contagiado de leucemia, moquillo, sufrir un envenenamiento, tener sida, y una larga lista de patologías que solo un veterinario puede identificar y tratar.

Asimismo, recuerda que tu nuevo compañero requiere de una serie de vacunas obligatorias que debes ponerle para mantener su salud en perfecto estado, así como identificarlo con microchip para poderlo encontrar si algún día se pierde. Por último, te recomendamos esterilizarlo. En especial si el gato callejero es adulto, está acostumbrado a buscar pareja durante la época de celo, si es hembra, o acudir a la llamada de una gata, si es macho. Para ello, con total probabilidad tu gato se escapará con frecuencia.

El transportín

Llevar a tu gato callejero al veterinario no será tarea fácil. Para hacerlo lo más cómodo posible, deberás hacerte con un transportín. Asimismo, este utensilio te será también muy útil para llevarlo a tu casa, si aún no lo has hecho. A no ser que se trate de un cachorro, raramente el gato adulto que ha estado viviendo en la calle dejará que le cojas en brazos.

Para seleccionar el transportín adecuado, lo más recomendable es que acudas al veterinario y le comentes la situación, él sabrá asesorarte. Por otro lado, es imprescindible que el gato asuma la figura del transportín como un elemento positivo, y no negativo. Si obligamos a nuestro nuevo felino a entrar, puede asociarlo a estímulos negativos y adoptar una actitud agresiva cada vez que lo vea.

Ármate de paciencia, hazte con comida o chucherías para gatos y utiliza una voz suave y amable para animar a tu felino a entrar. También puedes introducir en su interior algún juguete y dejar algo de comida para que se entretenga durante el rato que esté en el transportín.

La llegada a casa

Preparar nuestra casa para la llegada del nuevo miembro es un paso crucial en la adopción de cualquier animal. Los gatos son animales mucho más independientes que los perros, por lo que es recomendable que tu nuevo felino cuente con su propio espacio en el hogar. En este sentido, tienes dos opciones: cederle una habitación deshabitada o dejar que explore libremente y sea él quien escoja su rincón. Cuando algo de su rutina diaria varía, el gato tiende a esconderse y pasar por su propio proceso de adaptación. Y, por supuesto, adoptarlo y ofrecerle un nuevo hogar es un cambio muy grande para él. De ahí la importancia de contar con un rincón o habitación para él solo.

Los utensilios básicos que todo gato debe tener en el hogar son los siguientes:

  • Comida y agua. En función de la edad y el peso de tu gato, deberás seleccionar un tipo de comida u otro. Consulta nuestro artículo sobre la alimentación adecuada para gatos y proporciónale la dieta que necesita. No obstante, si tu gato callejero es adulto, durante los primeros días es aconsejable que adquieras comida húmeda, con un olor mucho más apetecible que captará su atención rápidamente y favorecerá su adaptación al nuevo entorno. Recuerda: la comida será tu gran aliado para ganarte su confianza. Asimismo, si has seleccionado tú el espacio que ocupará tu nuevo compañero, coloca los cuencos de agua y comida en él para que se acerque y empiece a familiarizarse. De lo contrario, si prefieres que explore y sea él quien escoja su rincón, deja la comida en un lugar visible, cuando haya decidido cuál es su espacio favorito, coloca ahí los cuencos.
  • Caja de arena. Recuerda que los gatos son animales extremadamente pulcros, por lo que no debes colocar los cuencos de agua y comida cerca de la caja de arena. Aunque compartan habitación, debe haber cierto espacio entre ellos.
  • Cama para dormir. Después de un periodo de tiempo viviendo en la calle, tu gato agradecerá que le proporciones una cama cómoda y blanda para dormir. Déjala cerca de la comida y, también, alejada de la caja de arena.
  • Rascadores. Los gatos son animales que se caracterizan por tener unas uñas afiladas, y es que les encanta tenerlas bien cuidadas y preparadas para defenderse si se sienten amenazados. Por ello, hacerte con un rascador es fundamental para que puedan limarlas y evitar que ocasione daños en el mobiliario o a ti.

Deja que tu gato callejero se habitúe a su nuevo hogar y no te extrañes si los primeros días prefiere no salir de su cuarto o rincón, necesita encontrar su estabilidad y sentirse seguro. Entra varias veces a su espacio y comparte momentos con él para que te conozca y empiece a confiar en ti, siempre sin forzarlo. Si no te deja acariciarle, dale tiempo.

El contacto con la naturaleza

Sobre todo si el gato que quieres adoptar es adulto, está acostumbrado a vivir en constante contacto con la naturaleza, a cazar su propia comida, a relacionarse con otros gatos, etc. Por ello, debes conseguir adaptar su nuevo entorno para cubrir esa necesidad y mantener su conexión con la naturaleza.

Busca ventanas que conecten con el exterior y coloca tablas para que tu gato pueda sentarse en ellas y observar la calle. Si tu casa tiene patio, jardín o terraza, decóralo con plantas para que pueda olisquearlas, explorar y notar un poco menos el cambio hogar.

Los árboles para gatos son extremadamente útiles, pues consiguen cubrir dos necesidades básicas para él y para ti, su nuevo compañero: limar sus uñas y trepar. En la calle, tu felino estaba habituado a tener que trepar árboles y otras estructuras para observar desde una perspectiva más alta lo que sucede en el suelo o huir de los peligros que podían acecharlo.

Por último, para cubrir su necesidad de cazar deberás proporcionarle juguetes diseñados para ese fin. El gato es un animal con un instinto cazador muy desarrollado para asegurar su supervivencia, por lo que tendrás que adquirir juguetes de caza que, además, lo ejercite y ayude a canalizar al energía acumulada durante el día. En las tiendas especializadas para la venta de productos y accesorios para mascotas, encontrarás toda una variedad de juguetes que satisfarán esta necesidad, tales como ratones falsos o cañas con cuerdas y muñecos en el extremo de la misma para que juegues con él. Con este último tipo de juguetes, no solo conseguirás mantener a tu gato feliz, sino que también reforzarás tu vínculo con él.

Agua fresca por todas partes

Tu gato necesita beber agua cada día. Por lo que debe tener bebederos con agua fresca y limpia para que pueda beber siempre que quiera.

Por supuesto, además de obtener la hidratación que necesita del agua, también la puede obtener de la comida que come. Contra más cantidad de agua haya en su comida, menos tendrá que beber. La comida para gatos en lata es más cara. La comida seca para gatos tiene mucha menos agua (tal vez el 10 por ciento en peso), lo que significa que un gato cuya dieta consiste solamente en alimento seco tiene que beber mucho más.

La deshidratación (no tener agua suficiente en el cuerpo) es un problema serio para cualquier ser viviente y los gatos son especialmente propensos a ella. Un gato puede estar sin comer durante días, perdiendo hasta un 40 por ciento de su peso corporal y aún así sobrevivir. Pero una pérdida de agua corporal de sólo un 10-15 por ciento puede matarlo. Asegúrate de que tu gato tiene agua limpia y fresca disponible en todo momento.

Respeta sus tiempos

Este consejo va dirigido a gatos callejeros adultos o ancianos, ya que al gato cachorro podrás adaptarlo a tus normas sin problema. Ten presente que el felino callejero está adaptado a ser él quien imponga sus normas, horarios y rutinas, o a seguir a otros gatos más autoritarios que él. Paciencia y respeto es lo que necesita por tu parte para acostumbrarse a sus nuevos hábitos y conseguir convertirlo en un gato casero.

En especial si ha vivido situaciones dramáticas, al principio puede mostrarse desconfiado contigo y estar siempre a la defensiva. Por ello, es fundamental que lo tratemos con delicadeza, vayamos poco a poco y no lo forcemos. Deja que vea como le proporcionas comida y agua para que asocie tu presencia como algo positivo e imprescindible para sobrevivir. Acércate a él con cautela, pequeños pasos y voz suave. Con el paso de los días, cada vez se mostrará más receptivo y podrás incrementar los acercamientos.

Respeta su tiempo y espacio. Si es él quien se acerca, deja que te acaricie y se tumbe contigo, una vez obtenida su confianza y adaptación al nuevo hogar, podrás empezar a poner normas. Eso sí, no debes confundir el respeto con el miedo. No te muestres temeroso ante él porque entonces sentirá que le tienes miedo e intentará dominarte, necesita a una persona cariñosa, amable y delicada pero a la vez firme y con autoridad.

¿El gato callejero se escapa?

Con gran probabilidad tu gato callejero intentará escaparse durante los primeros días en su nueva casa. Para evitarlo, la primera medida que debes tomar es mantener las ventanas y puertas cerradas. Si dispones de patio, jardín o terraza, deberás colocar una valla lo suficientemente alta como para que no la salte. Recuerda que es altamente positivo que tu nuevo compañero disponga de la libertad de visitar el patio, por lo que negarle la entrada no es la solución, debes buscar una alternativa como el vallado.

Tal y como comentamos en el primer apartado, la esterilización aplaca considerablemente la necesidad de escaparse para reproducirse, por lo que no descartes esta opción.

¿Ya has tomado estas medidas y tu gato sigue insistiendo? Entonces lo que debes hacer es educar a tu felino para sacarlo a pasear un rato cada día. Cómprale un arnés para gatos y una correa y adiéstralo para que te haga caso durante las salidas. No te aconsejamos que lo dejes suelto por la calle, puede volver a escaparse.

No dudes en consultar nuestro artículo sobre los cuidados básicos para gatos y empezar a cepillar su pelaje, cuidar sus uñas, etc., en cuanto se haya habituado a su nuevo hogar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Consejos para adoptar un gato callejero, te recomendamos que entres en nuestra sección de Qué necesitas saber.

Ayudar a los gatos callejeros en una colonia ya controlada

El paso más sencillo para ayudar a los gatos callejeros es averiguar si hay colonias controladas donde vives y quién las controla. Puedes ponerte en contacto con una protectora de animales y ofrecerte para echarles una mano.

En las protectoras necesitan siempre voluntarios que les ayuden a trabajar y donaciones económicas, de pienso o de otros materiales. Piensa cuál puede ser tu aportación y anímate a colaborar.

Empezar a controlar colonias con una protectora de animales te ayudará a saber qué hacer en cada caso. Te acompañará gente con más experienciay que ya conoce a los gatos de la colonia y te guiará en lo que necesitan y lo que no necesitan.

Alimentación de colonias

Parece fácil ayudar a los gatos callejeros dejándoles alimentos cerca de donde viven, pero si no se hace con cuidado puede ser peligroso para ellos, o puede provocar un problema de salud pública en el barrio en el que están los gatos.

Si hay una colonia cerca de donde vives y no está controlada por nadie –protectora o particulares– puedes animarte a empezar a controlarla, pero para alimentar a esos gatos debes tener en cuenta:

  • El alimento debe ser únicamente seco (pienso). No les pongas comida húmeda salvo que sea muy necesario y, desde luego, no les alimentes con restos de comida humana. Y es que el alimento húmedo atrae insectos, ratas y otras plagas, mientras que los restos de comida humana, además, pueden ser tóxicos o perjudiciales para los gatos.
  • Retira los platos o el alimento estropeado cuando te vayas. No llenes de basura el sitio donde viven los gatos, por su comodidad y por no atentar contra la salud pública de los demás.
  • Cada vez que vayas, cámbiale el agua que les hayas dejado por agua fresca. No dejes que se estanque, porque los gatos no querrán beberla o ser pondrán enfermos.
  • Si sobra, antes de que te vayas, deja el alimento escondido y fuera del alcance de los transeúntes. Algún desalmado podría echar veneno, esparcirlo y estropearlo, o algún otro animal podría comérselo.

Esterilización de los gatos de las colonias

Parte de la responsabilidad del control de colonias es la esterilización de sus miembros. Mediante los proyectos CES los gatos callejeros se atrapan, se esterilizan y se devuelven a sus colonias. Es la parte más difícil y más cara de mantener una colonia, pero es la única manera de evitar nuevos nacimientos y que la colonia siga creciendo.

Cuántos más gatos esterilizados, menos crías en las épocas de reproducción. Los gatos esterilizados, además, dejan de tener peleas por territorialidad o por celo. Así las cosas, esterilizar los gatos aumenta su calidad de vida y disminuye tremendamente los riesgos de que sufran un accidente.

Refugios para el frío

Hay diferentes tipos de soluciones para ayudar a los gatos callejeros en las épocas de más frío. Como hemos relatado al comienzo de este artículo, sabemos que hay que mirar el motor del coche antes de arrancarlo. De cualquier manera, dentro de las colonias podemos crear habitáculos cómodos para ayudar a los gatos callejeros a dormir más abrigados.

El habitáculo que se sugiere hacer normalmente se construye con dos grandes cajas de plástico, una más grande que otra. Se hace un agujero en cada una de las cajas, see pone una dentro de la otra y el espacio que queda entre las dos se rellena de paja. Así, la cámara de aire que queda entre las dos cajas ayudará a aislar la caja donde dormirán los gatos.

Otra opción son casetas de madera, para que los gatos puedan refugiarse dentro. Algunas colonias controladas las tienen, pero son menos económicas o caseras que el refugio con cajas de plástico.

Camadas huérfanas

Especialmente cuando llega la primavera los gatos empiezan a reproducirse. Si te encuentras con una camada de gatitos lactantes, sigue estos pasos para asegurarte de hacer lo mejor para ellos:

  1. Asegúrate de que su madre no vuelve. Las madres tienen que salir a cazar y dejan a los gatitos solos un rato cada día. Vigila, desde donde su madre no pueda verte, dos o tres horas. Si no viene en ese tiempo, podemos aventurar que son huérfanos y serán tu responsabilidad.
  2. Intenta encontrar una nodriza o una gata con una camada reciente que pueda sacar los gatitos adelante. Hay gente con experiencia que podría ayudaros.
  3. Busca información de cómo dar biberón a gatitos huérfanos y ayudarles a sobrevivir. No es difícil cuidar de unos gatos huérfanos si se sabe cómo, ya que por suerte en internet hay información de cómo hacerlo.
  4. Búscales adopción. Una vez dejen de tomar biberón y vayan al arenero solo, búscales una buena familia. Asegúrate de entregarlos a gente responsable que no los abandonarán cuando sean mayores, pues queremos disminuir la cantidad de gatos callejeros y no aumentarla.

Ayudar a los gatos callejeros no es difícil y debería ser responsabilidad de todos nosotros. Los gatos comparten las calles con nosotros y cuesta muy poco hacerles la vida más fácil.

Fuente de la imagen principal: Antonio Marín Segovia

Video: Como Rescatar y Adoptar Un Gato De La Calle - SiamCatChannel (Julio 2020).

Pin
Send
Share
Send
Send