Animales

Cómo sudan los gatos?

Pin
Send
Share
Send
Send


Innumerables son los foros en los que dan por hecho erróneamente que los gatos no sudan y que el sudor es sustituido por la saliva que el gato produce con el lamido, en un proceso de termorregulación.

Aunque no lo hagan por toda su piel, los gatos sí que producen sudor, eliminándolo y aliviando su calor a través de las escasas glándulas sudoríparas que tienen situadas en lugares estratégicos de su cuerpo: ángulo de la barbilla, labios, ano y entre las almohadillas de sus patas.

Su pelaje puede soportar temperaturas por encima de los 50ºC sin que el felino padezca daño alguno.

Pero un gato no solo suda cuando tiene excesivo calor sino que también lo hace ante situaciones de miedo y estados de excitación, teniendo una sobreproducción de sudor que le hace ir dejando un rastro de huellas húmedas, las cuales son desprendidas por las almohadillas de sus patas. Ese sudor desprende un olor dulzón que el olfato humano es capaz de detectar.

Para refrescarse ante el calor, el gato lame todo su cuerpo, provocando la evaporación de la saliva y con ello un efecto refrescante en el animal, que es acompañado por un acto de jadeo con la boca abierta.

Glándulas sudoríparas felinas

En primer lugar, aclararte que, efectivamente, los gatos sí sudan, aunque lo hacen en menor medida que los seres humanos. Tal vez te extrañe saber esto, pues en ningún momento has visto a tu felino cubierto de nada parecido al sudor, mucho menos teniendo en cuenta que lo abriga una capa de pelo.

Las glándulas sudoríparas del gato son escasas, y se concentran en solo unos puntos específicos de su cuerpo, contrario al humano, que las tiene en toda la superficie de la piel. Como se sabe, el cuerpo genera sudor para liberar el calor que siente y al mismo tiempo refrescar la piel.

En el gato el mecanismo funciona igual, pero suda solo a través de algunas zonas muy específicas: las almohadillas de sus patas, la barbilla, el ano y los labios.

El pelaje del felino puede aguantar una temperatura de hasta 50 grados centígrados sin sufrir ningún daño, aunque no significa que el animal no sienta calor. Simplemente, poseen otros mecanismos para aliviar la sensación.

De igual forma, es necesario tener presenta que el gato no solo suda cuando las temperaturas aumentas, sino que esta también es su manera de reaccionar frente a ciertas situaciones que le producen estrés, miedo y nerviosismo. En estos casos, el gato deja un rastro de sudor proveniente de sus almohadillas, el cual emite un olor dulzón que los humanos son capaces de percibir.

¿Cómo se refresca el gato?

A pesar de poseer las glándulas sudoríparas ya mencionadas, estas no suelen ser suficientes para refrescar al animal en épocas calurosas, sobre todo si se tiene en cuenta que el pelaje no contribuye mucho a mantenerlo fresco.

Por eso, el gato ha desarrollado otros mecanismos para liberar el calor y mantener una temperatura estable en verano, por lo que es muy común que en días excesivamente secos los observes haciendo estas cosas:

En primer lugar, la frecuencia de acicalamiento aumenta. El gato lame todo su cuerpo, y la saliva que se queda en el pelaje se evapora, ayudando a que el cuerpo se enfríe.

Además, en días cálidos evitará realizar cualquier esfuerzo innecesario, por lo que estará mucho más inactivo que en otras épocas, así que es usual encontrarlo haciendo la siesta con el cuerpo estirado en algún lugar ventilado y con sombra.

De igual forma, beberá más agua y querrá jugar menos, para tratar de mantenerse fresco. Podrías agregar un cubo de hielo en su envase del agua para que esta se mantenga fría durante más tiempo.

Otra manera que utiliza para refrescar su cuerpo es el jadeo, aunque debes estar atento pues este mecanismo es más usual en los perros, pues realizan mayor actividad física.

¿Cómo funciona el jadeo? Cuando el gato jadea, el tórax interior, parte del cuerpo que se encuentra más caliente, expulsa el calor por medio de la humedad que se produce en las mucosas de la garganta, la lengua y la boca. Así, el gato puede exhalar este aire que está expulsado de su cuerpo y aprovechar el vapor para refrescarse.

Sin embargo, el método el jadeo no es frecuente en los gatos, por lo que si el tuyo lo hace entonces significa que está sintiendo una cantidad excesiva de calor, y debes auxiliarlo de la siguiente manera:

  • Humedece su pelaje con agua fría, mojando la zona de las axilas, las ingles y el cuello.
  • Moja sus labios con agua fresca y permitele beber por si solo si eso quiere.
  • Llévalo a un sitio más ventilado, si te es posible colocarlo cerca de un ventilador o aire acondicionado, mucho mejor.
  • Consulta inmediatamente con tu veterinario.

¿Por qué debes asumir estas medidas? Si aún después de seguir los pasos arriba descritos tu gato continúa jadeando, debes comunicarte con tu veterinario, pues es muy probable que el felino esté sufriendo un golpe de calor producido por las altas temperaturas, condición que podría matarlo si no actúas rápidamente.

¿Por qué ocurre el golpe de calor? Ante altas temperaturas, el cerebro le indica al cuerpo del gato que debe liberar el calor corporal, por lo que se inicia el proceso de sudoración, durante el cual se dilatan los vasos sanguíneos de la piel para permitir la expulsión del calor.

Sin embargo, cuando este proceso falla, o si este ni ninguno de los otros mecanismos a los que recurre el gato son suficientes, entonces el cuerpo se sobrecalienta y se expone a sufrir un golpe de calor, cuyas consecuencias podrían ser letales.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Cómo sudan los gatos?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Curiosidades del mundo animal.

¿Cómo se refrigeran los gatos?

Los gatos tienen algunas glándulas sudoríparas, pero su piel está cubierta de pelo, por lo que éste minimiza la cantidad de enfriamiento que el sudor puede proporcionar. La mayoría de las glándulas sudoríparas se encuentran en las almohadillas de las patas. Podrás ver las huellas húmedas de tu gato después de caminar sobre una superficie dura en el verano.

Los gatos también lamen su pelaje para distribuir la saliva sobre él, con el objetivo de que se evapore y conseguir enfriarse, del mismo modo que lo haría el sudor.

Pero la forma más eficiente que tienen los gatos para refrescarse es el jadeo, que permite que el calor de la parte más caliente del cuerpo, el tórax interior, escape a través de la humedad producida por las membranas mucosas de la lengua, la boca y la garganta. El gato exhala el aire húmedo y el proceso de evaporación enfría su cuerpo. Pero, a pesar de que es la forma más eficiente de refrigeración, el jadeo no es algo cotidiano en los gatos. La mayoría de los gatos no corren fuera de casa y hacen ejercicio al mismo nivel que los perros. En un día cálido un gato se echará en la sombra y dormirá la siesta. Sólo los gatos muy estresados por el calor jadean, así que si tu gato está jadeando quizá deba preocuparte por qué tiene tanto calor, a diferencia de los jadeos en los perros, que es algo muy común.

Ayuda a tu gato a refrescarse humedeciendo su pelo con agua fría, suministrándole agua fresca para beber, y llevándole a una zona más fresca.

¿Cómo mantienen los gatos la temperatura corporal dentro del rango normal?

La temperatura del cuerpo es controlada por el cerebro. Cuando hay un aumento de la temperatura exterior, o un gato se excita, se encuentra estresado o ha estado activo recientemente, el cuerpo recibe una señal desde el cerebro para perder el exceso de calor corporal. La principal manera es a través de jadeos, pero existen otros métodos importantes también. La dilatación de los vasos sanguíneos en la piel permite que el calor se escape cuando la sangre caliente se pone más cerca de la superficie. Sudar, estirar el cuerpo o mojarse son otras maneras que tienen los gatos para mantenerse frescos. Si no pueden realizar ninguno de estos procesos, o su cuerpo se sobrecalienta demasiado y no pueden enfriarse por sí mismos lo suficiente, se pueden producir golpes de calor e incluso la muerte.

¿Fiebre o simplemente acalorado?

Una temperatura constante de 39,3 ºC en los gatos es motivo de preocupación. Los signos de la fiebre incluyen renuncia a moverse, aumento de la frecuencia de la respiración, depresión, anorexia y letargo o apatía.

La hipertermia es simplemente un aumento de la temperatura corporal. Esto puede ser debido a la temperatura exterior, la emoción, el ejercicio u otras causas, y no es una verdadera fiebre.

Si no estás seguro de si tu gato realmente tiene fiebre, déjale descansar durante 20 minutos y, a continuación, comprueba la temperatura rectal de nuevo. Si tu gato está actuando normal a pesar de jadear y tener una temperatura corporal elevada, lo más probable es que sea simplemente hipertermia y no fiebre.

¿Por qué mi gato tiene un aumento de temperatura?

Como hemos comentado anteriormente, la temperatura corporal puede aumentar debido a muchas cosas. La fiebre se desarrolla cuando el punto de ajuste (rango de temperatura en el que los sistemas del cuerpo pueden funcionar normalmente) se incrementa en el hipotálamo, una parte del cerebro que actúa como termostato del cuerpo, aumentando la temperatura del corporal para ayudar al sistema inmunológico a atacar a los agentes externos, como una infección bacteriana.

Con el aumento de la temperatura ambiental y otras causas de la hipertermia, la temperatura de ajuste del cuerpo no es incrementada por el hipotálamo, ya que el cuerpo puede enfriarse por sí mismo en un corto período de tiempo y volver a una temperatura normal, siempre y cuando los mecanismos de refrigeración no estén abrumados por el exceso de intenso calor.

Med >Si tu gato parece estar «sobrecalentado» o no está actuando normal, contacta con tu veterinario inmediatamente. No es normal que tu gato continúe jadeando después de haber llevado a cabo todos los mecanismos normales de enfriamiento. El golpe de calor es posible en los gatos, y puede ser letal. El golpe de calor puede producir el fallo de algunos órganos, trastornos de coagulación de la sangre o la muerte.

Si tu gato tiene demasiado calor, aplica agua fría en las ingles, las axilas y la parte anterior del cuello para enfriarle. También puedes usar un ventilador. Proporciónale agua fresca para beber y ponte en contacto con tu veterinario. Tu veterinario administrarle líquidos por vía intravenosa y hospitalizarle para llevar a cabo tratamientos adicionales y mantenerle en observación.

¿Cómo sudan los gatos?

Ademas, sus glándulas sudorípadas, hacen que su piel y pelaje, mantenga una elasticidad y flexibilidad óptimas. A través de estas glándulas, también excretan desechos y cumplen una de las funciones más importantes, como es mantener la microflora de la piel.

Barrera protectora a través de las glándulas sudoríparas

Las glándulas sudoríparas, también segregan sustancias en su dermis, que los van a proteger de sustancias químicas nocivas y microorganismos que pueden representar un peligro para ellos. Esta es un buena explicación para evitar en lo posible bañar a los gatos. También secretan feromonas, elementos químicos muy importantes es su comportamiento y estado emocional.

Si te ha parecido útil la información, compártelo con tus amigos y puedes dejar tu opinión, abajo en los comentarios. Ah y suscríbete a FeelCats y recibe información interesante sobre ellos!

Pin
Send
Share
Send
Send