Animales

Cómo sudan los perros?

Pin
Send
Share
Send
Send


Una de las preguntas más frecuentes sobre los perros es si sudan o no, es decir, el sudor en los perros. Como seres humanos, sabemos que cuando hace calor, nuestros cuerpos transpiran para liberar calor y enfriarnos. También sabemos que nuestros compañeros caninos no pueden simplemente quitarse sus abrigos de piel cuando el tiempo se calienta.

Entonces, ¿los perros sudan? Hay realmente dos respuestas. Una es que sí, los perros sudan. La otra es que no, los perros no sudan como nosotros, el sudor en los perros es distinto al nuestro.

¿Confuso? Bueno, solo tendrás que leer este artículo para que entiendas lo que queremos decir.

El sudor en los perros: ¿Los perros tienen glándulas sudoríparas?

Tú no necesitas una licenciatura en biología para saber que, para transpirar, son necesarias las glándulas sudoríparas. Así que lo que probablemente te estás preguntando es si los perros también tienen o no.

Pues sí, los perros tienen glándulas sudoríparas, que es por donde se libera el sudor en los perros. Pero no como nosotros. Si eres dueño de un perro, lo más probable es que hayas visto a tu amigo peludito gastar mucha energía en un día caluroso. Puede que te hayas sorprendido que su pelaje no estuviera mojado y enmarañado después. Lo que sería lógico, transpirar un poco después de la actividad física, pero ¿por dónde sudan los perros?

A menudo no notamos cómo sudan nuestros perros porque la mayoría de las glándulas sudoríparas que tienen se encuentran en de sus patas. Si tu perro tiene calor, puedes notar algunas huellas mojadas dejadas detrás de él al caminar, es el sudor en los perros.

El exceso de transpiración por las patas puede ser realmente doloroso, el exceso de sudor en el perro puede ser traumático. Las almohadillas de la pata fuertemente queratinizado suelen ser suaves y delicadas. Cuando las almohadillas de la pata están excesivamente húmedas, pueden sentirse como si tuvieran una ampolla abierta, algo extremadamente doloroso.

Si notas que tu perro está caliente y que sus patas están excesivamente húmedas, debes buscarle un ambiente más fresco lo más rápidamente posible. Hacerlo ayudará a secar las patas y el animalito se sentirá más cómodo.

El sudor en los perros y los problemas médicos

Algo que los dueños de mascotas deben tener en cuenta: Tanto los perros como los gatos pueden desarrollar tumores de las glándulas sudoríparas. Su aspecto es de una masa de la piel que puede ulcerar o sangrar». Ponte en contacto con tu veterinario si crees que tu mascota está experimentando estos síntomas.

¿Cómo se refrescan los perros?

Si has deducido, después de lo dicho, que las glándulas de sudoríparas de nuestros perros son pocas, probablemente también habrás deducido que no son suficientes para enfriarlos en un día caluroso.

Cada dueño sabe que cuando su perro está emocionado o gastando una gran cantidad de energía: jadean. El jadeo sirve a un propósito importante y es el medio principal de enfriamiento para perros.

El jadeo permite que la humedad en la lengua de los perros se evapore. La respiración rápida y pesada que hacen nuestros perros mientras jadean es un medio para que el revestimiento húmedo de sus pulmones proporcione una superficie adicional para que la humedad se disipe. El jadeo es el método de enfriamiento más eficaz para los perros.

Otra forma de que los perros se enfríen implica la dilatación o expansión de los vasos sanguíneos en la cara y los oídos. La sangre del perro se enfría a medida que fluye más cerca de la superficie de la piel. Sin embargo, este mecanismo sólo es eficaz cuando sucede en respuesta al esfuerzo físico o ejercicio. La expansión de los vasos sanguíneos es menos eficiente cuando ocurre en un ambiente caluroso.

Señales de sobrecalentamiento

Si bien es perfectamente normal para nuestros amigos peludos para pantalones cuando están emocionados o un poco de calor, hay algunas señales de advertencia a buscar para asegurarse de que no son demasiado caliente. El sobrecalentamiento puede ser muy peligroso para nuestras mascotas, y es importante entender las señales de advertencia. El agotamiento por calor, golpe de calor y muerte súbita son todos los resultados potenciales de sobrecalentamiento.

Si el jadeo va acompañado de respiración o desorientación rápida y ruidosa, podría significar que su perro está sobrecalentándose. Los perros sobrecalentados también pueden colapsar, convulsionar, vomitar o tener diarrea.

Algunos otros signos de sobrecalentamiento incluyen:

  • Ojos vidriosos
  • Almohadillas rojas brillantes u oscuras
  • Tropezando o tambaleándose
  • Babeando excesivamente
  • Sed excesiva

Si sospechas que tu perro está sobrecalentándose, debes mojar su capa con agua fría e ir al veterinario inmediatamente porque podría estar en peligro su vida.

Prevención del sobrecalentamiento

La buena noticia es que es relativamente fácil mantener a nuestra mascota libre de la sudoración y que llegue al sobrecalentamiento. Una de las cosas más fáciles de hacer y que es de lógica es no dejar el perro dentro del coche. Incluso si piensas que el exterior no es excesivamente cálido, el interior del coche puede calentarse rápidamente. En un día de 29 grados, sólo tardaría 10 minutos para que el interior del coche alcance más de 38 grados, lo que, por supuesto, es muy peligroso para nuestras mascotas.

Si sales de casa durante largos períodos de tiempo y tu compañero se queda en casa en un clima más cálido, es importante asegurarse de que la casa se mantendrá lo suficientemente fría mientras estás fuera. No olvides dejar el aire encendido o mantener algunas ventanas abiertas y ventiladores funcionando para una corriente adecuada.

El agua fresca es esencial que siempre esté disponible para tu perro. Especialmente después de un paseo. Hablando de paseos, recuerda que los perros no caminan con los zapatos como lo hacemos nosotros. Si el pavimento está demasiado caliente para tocarlo, más caliente está para sus patas, y recuerda que el sudor del perro es a través de las almohadillas de las pastas, así que evita que se sobrecalienten. Mejor opta pasar por la hierba o por áreas sombreadas, que siempre son más frescas. Si esto no es posible, habrá que optar por caminar a su perro durante las horas más frescas del día, como por la mañana temprano o por la noche.

A modo de colofón

Aunque hay diferencias en donde se produce y el efecto general que tiene, la respuesta a la pregunta «¿sudan los perros?» Es un sí. Sudar en sí mismo no es particularmente peligroso para nuestros perros. La sudoración es simplemente una función corporal normal diseñada para mantenerlos frescos.

Sin embargo, es importante mantener a tu perro en ambientes cómodos tan a menudo como sea posible y entender las señales de advertencia de sobrecalentamiento. ¡Un perro sano es un perro feliz!

El perro suda a través de las almohadillas de sus patas

La mayoría de las glándulas sudoríparas del perro se localizan en las almohadillas

Las células encargadas de expulsar el sudor del can y, con ello, de ayudarle a reducir su temperatura corporal, no se distribuyen por todo el cuerpo del animal. Sin embargo, aunque en menor cantidad, existen y se localizan en las almohadillas de las patas. "El hecho de que las glándulas sudoríparas se localicen en su mayoría en las almohadillas explica que el perro prácticamente no sude", afirma el veterinario Fausto Andrés.

La capa de grasa que contienen estos cojines naturales del can permite amortiguar los golpes o la presión normal de las pisadas y funciona como un aislante de las temperaturas extremas del suelo. Pero además, las almohadillas del perro son su mecanismo de sudoración. Ello explica que, cuando el animal tiene calor, sea normal que deje un rastro mojado en las baldosas o en otras superficies lisas que pisa. Es su transpiración.

¿Es cierto que los perros sudan por la boca?

Las almohadillas del perro, sin embargo, tampoco son suficientes para eliminar todo el calor que nuestro peludo amigo desprende. "A falta de otros sistemas, la forma más eficiente de perder calor por evaporación es a través de la respiración", explica Andrés. Por este motivo, cuando el termómetro sube, los perros sacan la lengua, jadean y respiran más deprisa.

El cuerpo de un perro funciona como un termostato, que detecta el exceso de calor y lo bombea a la lengua para eliminarlo

El cuerpo de un can funciona, en este sentido, como un refrigerador. Su temperatura normal oscila entre 38ºC y 39ºC. El animal detecta cuándo hay un exceso de calor y bombea sangre caliente a la lengua, que está armada con eficientes glándulas salivares, que eliminan el exceso de temperatura en forma de humedad. El can expulsa el calor a través de esa evaporación de su boca.

"El perro saca la lengua y el vapor de agua caliente que llega de los pulmones se condensa al tocar las mucosas de la boca y la lengua, más frías", añade el veterinario. Esto explica que el vapor que se condensa, en forma de agua líquida, caiga de la lengua y gotee en el suelo.

La cara y las orejas también ayudan al perro a eliminar el calor

Cuando el perro expulsa vapor de agua a través de su lengua también ayuda, con este mecanismo, a enfriar su cerebro. El aire refrigerado en la lengua regresa con menor temperatura a este órgano vital del can.

Sin embargo, incluso la cabeza y las orejas del perro le ayudan a eliminar calor. El frigorífico natural del can ordena a las venas de estas zonas dilatarse o expandirse. Si el calor ambiental no es excesivo, esto ayuda a rebajar la temperatura de la sangre de nuestro peludo amigo.

Cuatro claves sobre la sudoración del can

1. La refrigeración del perro es más compleja que la humana y menos eficiente. Hay que tener en cuenta esta clave para evitar los peligrosos golpes de calor.

2. La mayoría de golpes de calor se deben a dos motivos. "Bien porque el animal genera más calor del que puede eliminar o bien porque el calor ambiental es excesivo", explica el veterinario Fausto Andrés.

3. Los perros grandes se refrigeran peor que los pequeños, es decir, sudan menos. Su gran tamaño les hace generar más calor del que en ocasiones son capaces de expulsar.

4. Los perros pequeños, por el contrario, son más sensibles a las altas temperaturas ambientales.

Cómo sudan los perros

La piel de tu pequeña mascota, ¡no es como la tuya! Una de las grandes diferencias es que la piel de tu perro, no cuenta con las glándulas que tiene la piel de los humanos para sudar. Una curiosidad es que tu mascota transpira a través de sus almohadillas, y regula su temperatura expulsando calor a través de su boca. ¡Es por eso que erróneamente se piensa que los perros sudan por la boca!

(Foto via: supercachorros)

Los perros sudan de una forma diferente a los humanos

Una de las grandes diferencias que hay entre humanos y perros, es que los humanos sudan mayoritariamente a causa del calor ambiental, o simplemente por la práctica de deporte, no obstante en ambos casos, la transpiración se produce muy rápidamente. En el caso de los perros, al no tener glándulas sudoríparas en su piel, el jadeo de su boca, va a ser uno de los principales métodos para refrigerarse.

Los perros también sudan…¡A través de las almohadillas!

Una de las curiosidades que más llaman la atención, es que gran parte de las glándulas sudoríparas de los perros, se concentran en las almohadillas de sus patas (en lugar de estar distribuidas por su cuerpo). La capa de grasa que tienen las almohadillas, aparte de permitirle transpirar un poco, también tiene otras funciones, y es que por un lado amortigua los golpes, y la presión de la pisada, y por otro lado, le aísla en el caso de temperaturas extremas en el suelo.

Al ser las almohadillas, su mecanismo de sudoración, es posible que cuando nuestro amigo de cuatro patas tiene calor, deje un rastro mojado en las baldosas o en otras superficies lisas, ¡recuerda que es su forma de transpirar!

Los perros sudan por la boca

A pesar de lo que hemos comentado de las almohadillas estas, ¡no son suficientes para eliminar todo el calor! Es por ello que para complementar este sistema de transpiración, evaporen calor a través de su respiración. Por eso, si tu perro tiene calor, ¡sacará la lengua y jadeará más deprisa!

El cuerpo de tu mascota, ¡funciona como un termostato!, si detecta calor, con la respiración de la boca, va a eliminarlo. La temperatura normal de un perro, se sitúa entre los 38 ºC y los 39ºC. ¿Cómo elimina el calor por la boca? Cuando tu pequeño amigo detecta un exceso de calor, bombea sangre caliente a su lengua, donde sus glándulas salivares, hacen que este exceso de temperatura se libere en forma de humedad.

¿Los perros transpiran a través de la cara y las orejas?

Para regular su temperatura, nuestra mascota tiene varias opciones, y es que no solo utiliza sus almohadillas, y su respiración, ¡también utiliza sus orejas!

Las orejas de los perros, tienen venas que pueden dilatarse, aunque no es uno de los aspectos diferenciales para enfriar su cuerpo, ¡puede ayudarle! Y es que de esta forma, regula la temperatura de su sangre.

Aspectos a tener en cuenta sobre la sudoración de los perros

¡Tu perro también puede sufrir un golpe de calor! ¿Cómo es esto posible? Tu mascota puede sufrir un golpe de calor si está generando más calor del que puede eliminar, o bien si el calor del ambiente es excesivo.

La forma de regular la temperatura en los perros, ¡es más compleja y menos eficiente! No dejes a tu mascota a pleno sol, sin agua en verano, ¡puede darle un golpe de calor!

¿Tu perro es de tamaño grande? Recuerda que entonces, regulará su temperatura peor que si fuese una raza pequeña, los perros grandes generan más calor del que expulsan.

¿Tu perro es de raza pequeña? Recuerda que, ¡tu perro es más sensible a las altas temperaturas!

¿Te ha resultado curiosa la forma de sudar de los perros?

Almohadillas de las patas

La principal forma de sudar que tienen los perros es a través de las almohadillas de sus pies.

Los perros carecen prácticamente de glándulas sudoríparas en la dermis de su cuerpo. Por lo tanto, no sudan casi por ahí. Sin embargo, en las almohadillas de sus pies sí que se acumulan dichas glándulas. Por este motivo un día muy caluroso, o tras un gran esfuerzo, el perro dejará huellas húmedas en el suelo al caminar.

La lengua también es un órgano a través del cual el perro puede disipar su calor interno, que es la función del sudor en el cuerpo humano (al margen de secretar toxinas corporales). La lengua canina propiamente no suda sudor como sucede con sus almohadillas, pero sí que evapora agua y refrigera el organismo del perro.

Respiración

La respiración jadeante del perro cuando tiene calor, o tras un ejercicio que incremente su temperatura corporal, envía un abundante flujo sangre a la lengua del can, y las glándulas salivales producen abundante humedad por la cual el perro se refrigera al babear con la lengua fuera de la boca.

Es la combinación de los jadeos y la lengua lo que constituye una parte del sistema termorregulador canino. La temperatura corporal canina está en el rango de 38º a 39º.

No olvides que el jadeo es muy importante para los perros, por esa razón si tienes un perro potencialmente peligroso que debe utilizar bozal recuerda de utilizar el de tipo cesta, que viene indicado en nuestro artículo acerca de los mejores bozales para perro.

Eficiencia termorreguladora

El sistema termorregulador canino es menos eficiente que el humano y más complejo. El hecho que tengan todo el cuerpo cubierto de vello explica la poca cantidad de glándulas sudoríparas en el tronco del can. Si tuvieran el cuerpo cubierto con una disposición de glándulas sudoríparas similar a la humana, el sudor se les expandiría por todo el manto mojándolo y refrigerando muy poco al can. Es el fenómeno que nos ocurre a los humanos que no somos calvos y al sudar el pelo se nos moja con el sudor y no nos sentimos cómodos con la cabellera mojada y caliente.

La cara y orejas del perro también colaboran en la refrigeración del mismo. Sobre todo en lo que concierne al cerebro. Al notar aumento de temperatura, reciben la orden cerebral de que sus venas faciales van a dilatarse y expandirse para irrigar mejor las orejas, faz y cabeza con el fin de disminuir la excesiva temperatura.

Los perros de tamaño grande se refrigeran peor que los de pequeño tamaño. En ocasiones no son capaces de expulsar todo el calor que genera su cuerpo. Sin embargo, los perros de pequeño tamaño soportan peor el calor ambiental.

Excepciones

Existen algunas razas caninas exentas de pelo en su cuerpo. Estos tipos de perros sudan, ya que poseen glándulas sudoríparas en su cuerpo. Una de estas razas sin pelo es el perro Xoloitzcuintle. Esta raza procede de México, y es conocido también como Perro Azteca. Se trata de una raza muy pura y antigua.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Cómo sudan los perros?, te recomendamos que entres en nuestra sección de Curiosidades del mundo animal.

¿Por qué los perros no sudan como los humanos?

Un ser humano saludable es capaz de regular fácilmente su temperatura corporal y refrigerar rápidamente su organismo. Eso se debe a la eficiencia con que las glándulas sudoríparas son activadas para liberar sudor. Estas glándulas que componen la estructura de la piel humana son especializadas en liberar vapor de agua por los poros.

La estructura de la piel de los perros es diferente que la de los humanos. Los perros no poseen glándulas sudoríparas y no pueden producir sudor ni eliminar vapor de agua por los poros de la epidermis.

Sin embargo, su sistema de refrigeración corporal más complejo y hasta cambia fluidos más constantemente con el ambiente que el de los seres humanos.

Los perros no poseen glándulas sudoríparas por todo su cuerpo justamente para garantizar la correcta refrigeración del organismo. Si un perro sudara por todo el cuerpo, esta sustancia combinada al exceso de pelos daría origen a una especie de capa grasosa. Con ello se impediría el cambio de fluidos con el ambiente y se dificultaría la disipación de calor.

Por eso los perros concentran el conjunto de glándulas que sí son capaces de eliminar vapor de agua y disipar calor. Y las tienen en sus patas, en su lengua y a través de la respiración de tipo jadeante.

Grasas en sus almohadillas

Las almohadillas poseen una gruesa capa de grasas que sirve para amortiguar los impactos y la presión de las pisadas. También para aislar térmicamente y para eliminar vapor de agua. Ahí se concentran las glándulas capaces de expulsar vapor de agua. Ese mecanismo es lo más parecido al sudor humano, aunque no sea exactamente igual.

Eso explica básicamente que en días calurosos las almohadillas de los perros suelen estar húmedas. Y por qué se debe evitar llevar el perro a pasear en superficies con temperaturas excesivamente elevadas, como el asfalto. Ello podría originar quemaduras, ralladuras y daños en las patas del animal.

Otra maniobra termorreguladora de los perros es la respiración jadeante. Las glándulas salivales eliminan vapor de agua y permiten la refrigeración del organismo.

El jadeo se combina con la capacidad de disipar calor de la lengua del perro. Así se completa un importante y eficiente mecanismo refrigerador de estos animales.

En caso de poseer un perro potencialmente peligroso y utilizar bozal en sus paseos y convivencia social, se debe optar por el bozal de tipo canasta o cesta. Este bozal no interfiere en la respiración jadeante del perro.

¿Entonces es cierto que los perros sudan por las patas?

La respuesta es sí y no. Depende de grado de exigencia que se le impone, físicamente hablando.

Como hemos visto, las almohadillas caninas sí poseen glándulas similares a las sudoríparas. Aunque no produzcan sudor precisamente igual al de los seres humanos. Esta acción combinada a la lengua y a la respiración jadeante, permite la refrigeración del cuerpo y el cambio de fluidos con el ambiente. Entonces, sí es cierto que el mecanismo más próximo de la transpiración para los perros ocurre a través de las patas.

Pero los perros no son capaces de producir sudor al igual que los humanos. Lo que hacen es eliminar vapor de agua a través de patas, lengua y respiración jadeante. Esos mecanismos desempeñan en el organismo de los perros lo que mayoritariamente las glándulas sudoríparas realizan en el cuerpo humano.

Independiente de las controversias sobre si los perros sudan a través de las patas o no, es importante cuidar bien de las almohadillas caninas. Estas desempeñan funciones esenciales para el equilibrio de su organismo. Por eso, un cuidado reforzado e hidratación abundante son necesarios en los días más calurosos del año.

Pin
Send
Share
Send
Send