Animales

ВїConoces la raza maine coon? Una de las especies de gatos mГЎs grandes

Pin
Send
Share
Send
Send


El gato Maine coon destaca por ser un felino grande, robusto y de carácter dócil. No obstante, debido a sus peculiaridades en cuanto a características, personalidad o cuidados, será fundamental informarnos previamente si nuestro deseo es adoptar a uno. Conocido como el "gigante gentil" gatuno, este felino se encuentra entre las razas de gatos gigantes más populares.

En esta ficha de raza de ExpertoAnimal te mostraremos todo lo que debes saber acerca de la raza de gato Maine coon, empezando por sus orígenes como gato rural, pasando por su carácter y cuidados y terminando con los problemas de salud frecuentes en la raza o consejos veterinarios que debes conocer. Descubre a continuación como son los gatos Maine coon y déjate seducir por su belleza y carácter dulce.

  • América
  • Estados Unidos
  • Categoría II
  • 3-5
  • 5-6
  • 6-8
  • 8-10
  • 10-14
  • 8-10
  • 10-15
  • 15-18
  • 18-20

El gran tamaГ±o de los maine coon les hace Гєnicos. Pero, ademГЎs, son unos gatos muy afables, amigables y tiernos.

Esta raza de gatos es, sin lugar a dudas, una de las más espectaculares. Tienen varias características que les hacen únicos y que además les aportan su gran belleza. Su cabeza es cuadrada y sus ojos guardan una perfecta simetría, lo que hace su mirada muy reconocible. Tienen las orejas altas y en punta, lo que también es una marca de su raza.

Los machos pueden llegar a pesar entre 7 y 10 kilos y las hembras entre 5 y 10 kilos. Su gran tamaño y peso son una de las características que saltan más a la vista junto al pelaje de su cuello a modo de collar. La cola también tiene mucho pelo y se le ha comparado con la de los mapaches. Es sedoso e impermeable, características que le servían para cazar y desplazarse con facilidad entre la vegetación.

Una alimentación de gigantes

Como no podría ser de otra manera, los maine coon tengan un gran apetito que deban satisfacer de forma contínua, lo que hace que esta raza sea considerada una de las mayor peso. Es necesario llevar un control de su alimentación, pues un coon sobrealimentado puede llegar a pesar más de 12 kilos, y junto a su personalidad sedentaria puede acabar siendo un serio problema.

No tiene remilgos a la hora de comer, a esta raza le gusta casi todo, es voraz y disfruta mucho comiendo. Pero los maine coon tienen una especial debilidad por el marisco, que incluso puede convertirse en una obsesión adictiva.

Temperamento amistoso y activo

Este gato tiene un buen temperamento, disfruta jugando, es cariñoso y pese a su tamaño y ser considerado un gato de exterior, se integra muy bien en la rutina de una familia, aun cuando el espacio en el que le toca vivir sea interior. Es amigable, activo y socializa con gran facilidad.

Como todos los gatos, los maine coon disfrutan viendo la vida pasar apoltronados en un descanso intenso. Sin embargo, como buenos felinos, mantienen intactos sus instintos y la agilidad que les caracteriza, y siempre están dispuestos a jugar y a atrapar a una presa.

Su piel tiene una alta hipermeabil >

Los maine coon se consideran unos gatos muy inteligentes, capaces de reconocer un amplio abanico de palabras y órdenes de sus dueños. Y comunicarse “oralmente” también es una de sus cualidades, pues los maullidos y gorjeos de los maine coon son muy especiales, y es que esta raza tiene gran facilidad para modular su voz y es capaz de producir una rica variedad de tonos y texturas que le sirven para expresarse con los animales de su especie, los humanos y para amenazar a sus presas.

Uno de los puntos débiles de los maine coon son sus articulaciones, debido a su gran musculatura y a que son proclives a llevar rutinas sedentarias. Las forma de mantener su salud articular es incluir en su dieta una alimentación específica que potencie su desarrollo articular.

También es importante cepillarlo con bastante asiduidad, pues su pelo es denso y largo, y puede generar nudos. Además, tiene mudas estacionales, por lo que suelta una gran cantidad de pelo, lo que hará aún más necesario tener su pelaje cuidado para que las bolas de pelo no se conviertan en un riesgo.

Su salud puede verse en peligro por la cardiomiopatía hipertrófica felina, que al igual que a los gatos Persa tiene una alta inc >

В© ВЎHOLA! Prohibida la reproducciГіn total o parcial de este reportaje y sus fotografГ­as, aun citando su procedencia.

¿De dónde vienen los Maine Coon?

Hay tipo de especulaciones y leyendas en relación a los albores de Maine Coon, tal y como su nombre indica aparece por primera vez en Maine, estados Unidos. Se cree que es una raza que ha tenido origen a raíz de varios cruces de razas de gatos antiguos y salvajes. Las teorías más racionales se centran en un mestizaje de gatos siberianos y antiguos angora importados a esta zona.

Se dice también que la responsable de estos cruces fue María Antonieta en su huida a EEUU, pese a que no llegó a territorio americano si lo hicieron los gatos que la acompañaban.

Incluso se ha llegado a especular que sea fruto de un mestizaje entre un gato y un mapache, ya que la forma de andar y de la cola recuerda mucho a este animal. A este animal también debe la segunda parte de su nombre “coon” de racoon en inglés.

¿Cómo sé si un gato es un Maine Coon?

Lo primero y más reseñable a la vista para distinguir si un felino es de esta raza tan curiosa es el tamaño, obviamente. Estos gatos son prácticamente el doble que uno común, además de tener una cabeza más grande y cuerpo más corpulento y robusto.

Su cola es muy característica ya que tienen mucho pelaje y además muy tupido, como en el caso del mapache. Su pelo es largo y denso para poder adaptarse al frío y sus orejas tienen unos salientes de pelo que te recordarán a los felinos salvajes.

Tienen además otra característica muy interesante y que poseen muy pocos felinos: polidactilismo. Esto significa que muchos ejemplares de Maine Coon presentarán más dedos o almohadillas de los habituales sobre todo en las patas delanteras e incluso en las traseras. Esto se debe a que es un gato más bien con una fisonomía propia del depredador y no de la cautividad por eso presentan esta peculiaridad física.

¿Cómo es su carácter?

Los Maine Coon podría decirse que aún conservan mucho de su naturaleza salvaje, es por eso que, pese a su carácter dócil cariñoso necesita asimismo mucho espacio donde poder desenvolverse a y no estar pegados a sus dueños. Los hábitats ideales para esta raza de gato es en una casa con mucho espacio y jardín, ya que por su tamaño y anatomía puede sentirse un poco retraído en una casa pequeña y sin aire libre.

¿Hay que bañar al Maine Coon?

No es obligatorio bañarlo pero sí recomendable, bañando al gato conseguiremos que se deshaga de pelo muerto, suciedad y algún parasito que se haya alojado en el pelaje. Cabe recordar que, como sucede en los otros gatos, éstos tienen un ph distinto al de los humanos por lo que debe tratarse con un champú adecuado para ellos. Además puede incluir algún producto con suavizante para que su pelaje quede mucho más suave y brillante.

¿Tengo que cepillarlo?

Los Maine Coons tienen normalmente el pelo largo en mayor o menos medida, pero esto suele ser una patrón general. Aunque el cepillado no es estrictamente necesario ya que su pelo no se enmaraña como el de los gatos persa, si es recomendable. De esta forma ayudaremos al felino a deshacerse de polvo y pelaje muerto., evitando también las famosas bolas de pelo.

Otros cuidados específicos de Maine Coon

Como antes mencionábamos son gatos que necesitan de mucha naturaleza, por tanto lo mejor para ellos es que disfruten de un espacio abierto para que puedan tener libertad. De lo contrario son gatos que desarrollan cierto estrés y esto puede suponer un problema para la salud y psicología del gato.

Asimismo, es importante esterilizarlos según el aspecto anterior. Por ejemplo, un gato macho tiende a escaparse más cuando es época de celo. Si nuestro espacio es amplio e incluso contemplamos cruzarlo no habrá problema. Sin embargo un Maine Coon con un espacio reducido puede que se escape buscando una hembra.

Razas de gatos que te pueden interesar:

Como perros y gatos

Petyzoo es una comunidad de Animal Lovers donde podrás encontrar toda la información sobre tus mascotas. ¿Te unes a nosotros?

Inscribe a tu mascota y entra en el sorteo de un fantástico regalo cada mes.

Características del Maine Coon

Sin duda alguna, una de las características distintivas y más llamativas de este felino es su tamaño. El Maine Coon es un gato poderoso, robusto y muy fuerte, que deja a la mayoría de razas de gato doméstico muy por debajo en comparación con su poderío físico. Destaca en su composición física su cuerpo alargado y musculoso, su cabeza cuadrada y de tamaño medio o grande, y una cola larga y peluda.

En su cabeza de forma más bien cuadrada destacan unos ojos grandes y profundos y unas orejas erectas de gran tamaño, provistas de pelo largo que le confieren una expresión muy simpática, y también algo salvaje. Los ojos pueden ser de cualquier color, aunque generalmente se prefieren los gatos de ojos claros, pero es una cuestión de genética pura el color que tengan los ojos de los gatitos Maine Coon.

Las patas son también largas y robustas, musculosas y preparadas para cualquier carrera o salto. Si este animal se ejercita de la manera adecuada y gana tono muscular, se convierte en un gato elegante a la vez que majestuoso, ligero en sus movimientos a pesar de su tamaño y constitución. Algo que puede lograr muy fácilmente debido a su energía activa y a su constante deseo de jugar y de realizar todo tipo de actividades.

El estándar de la raza no marca límites en cuanto a su tamaño, aunque lo normal es que doble en longitud y casi en altura a los gatos comunes y de talla normal, como puede ser el americano de pelo corto. En cuanto al peso, también puede ser muy variable en proporción a su tamaño, aunque lo más habitual es que los ejemplares se encuentren entre los 5 y los 11 kilos, dependiendo también de su sexo y de otras variables.

La otra característica que define al gato Maine Coon es su pelaje, un manto largo y a doble capa, muy suave denso tanto en su capa exterior como en su capa interior. En zonas como la cabeza, los extremos de las patas o los hombros es mucho más corta, y en otras zonas supera la longitud media, como las patas traseras o en la cola. El color más habitual en este gato es el marrón, pero pueden encontrarse ejemplares en todos los colores, excepto tonos puntuales como el canela.

Comportamiento del Maine Coon

El gato Maine Coon es una gran mascota debido a su carácter dulce y amigable. Es por naturaleza un gato sociable y juguetón, que con poco esfuerzo se llevará bien con las personas de cualquier edad y también con otras especies de animales. Para lograrlo, bastará con socializar adecuadamente a los cachorros, en primer lugar, dejando que esté con su madre y hermanos hasta aproximadamente los dos meses, y posteriormente haciendo que se relacione con todos los animales y personas que sea posible.

Este animal se adapta fácilmente a todas las circunstancias siempre y cuando se le ofrezcan los cuidados necesarios y se le preste la atención que demanda. Sus necesidades de juego y diversión son más elevadas que en otras razas más tranquilas, por lo que será imprescindible pasar con él un tiempo de calidad. Si tiene un espacio grande en el que moverse y explorar, y una familia con la que jugar, será sin duda un gato feliz, obediente y dócil en todo momento.

Se trata también de una raza muy inteligente, capaz de aprender órdenes y de reconocer un buen número de palabras. Además, el adiestramiento supondrá un interesante reto mental para este animal, por lo que es un ejercicio más que recomendable para mejorar la relación entre mascota y propietario.

Principales enfermedades del Maine Coon

Como todos los felinos, el Maine Coon puede ser propenso a determinadas enfermedades. De ahí que sea tan importante acudir con frecuencia al veterinario de manera preventiva, y mantener unos buenos hábitos de salud en general. No obstante, esta raza puede sufrir en mayor proporción que otras, determinados problemas de salud, como la cardiomiopatía hipertrófica felina, displasia de cadera o pectus excavatum. Lo más importante para prevenir o atajar cuanto antes un problema de salud es vigilar el comportamiento del gato y si hay cualquier cambio en sus hábitos diarios.

A- Descendencia de los vikingos

Esta teoría está apoyada en la versión histórica que señala a los vikingos como pioneros en llegar al Nuevo Continente.

Se cree que hacia el siglo XI, los navegantes nórdicos llevaban gatos de la raza Bosque de Noruega, de pelo muy largo, en las bodegas de sus largas embarcaciones o drakkars, por superstición y con el fin de librarse de las ratas que se comían el grano.

Esta corriente de investigación apunta que, durante las incursiones en América, es posible que algunos de los grandes y peludos gatos nórdicos se aparearan con los monteses autóctonos americanos y, de este cruce, surgieran los felinos que hoy conocemos como Maine Coon.

Cuidados básicos del Maine Coon

El Maine Coon es un gato grande y de pelo largo, lo que implica que sus cuidados serán ligeramente más costosos que los de otras razas, aunque no por ello más complejos. La mayor diferencia se encontrará en el gasto en alimentación y en el tiempo que será necesario invertir para que su pelaje se encuentre siempre en perfectas condiciones. Debes tener en cuenta que esta raza es propensa a la obesidad, por lo que siempre debes procurar a tu gato Maine Coon un alimento de calidad que le aporte todo lo necesario y que sea saludable. Además, la ración debería dividirse en dos o tres tomas diarias para evitar que coma mucho de golpe.

En cuanto al manto, será necesario cepillarlo con frecuencia, a ser posible una vez al día, pero siempre un mínimo de tres o cuatro veces a la semana. Esta pauta es imprescindible para mantener su pelaje bonito, brillante, y libre de nudos, pero también para evitar otros posibles problemas, como que el animal ingiera demasiado pelo cuando se acicala por su cuenta y produzca peligrosas bolas de pelo dentro de su estómago. Además, el momento del cepillado puede ser ideal para encontrar cualquier problema relacionado con la piel, alergias, parásitos, etc. También se aconseja bañarlo puntualmente para eliminar toda la suciedad de su pelaje.

Por supuesto, no se puede olvidar que todos los gatos necesitan ejercitarse de la forma adecuada. Para ello, será imprescindible que su dueño pase tiempo de calidad con ellos, jugando y haciendo diferentes actividades. Además, como apoyo, puede ser una buena idea tener algunos juguetes felinos y estructuras donde el animal pueda escalar, afilarse las uñas, etc. El Maine Coon no es una raza tan activa como otras, pero habrá que procurar que realice ejercicio con frecuencia para que no coja demasiado peso.

B- Los gatos de la reina Maria Antonieta

Una historia popular sostiene que en 1793, María Antonieta, archiduquesa de Austria y reina consorte de Francia y Navarra, en su intento de escapar de su país, a causa de la Revolución Francesa, se embarcó rumbo al nuevo continente, en el navío capitaneado por Samuel Clough, de Wiscasset, Maine.

Se cuenta que, además de su prolijo equipaje, compuesto por objetos de arte, muebles, vajillas y cuberterías de gran valor, llevaba seis gatos de pelo largo.

Estos felinos eran de la raza de angora turco, muy valorada entre los reyes de la época.

María Antonieta no llegó a su destino previsto, pero sí lo hicieron sus gatos, que desembarcaron sanos y salvos en Wiscasset, Maine.

Según esta versión, una vez en tierra, los gatos de María Antonieta se mezclaron con los felinos autóctonos americanos y de este cruce surgió la raza Maine Coon.

C- Los gatos del marino Tom Coon

Otra historia relaciona el origen del Maine Coon con Tom Coon, un capitán inglés, amante de los gatos.

A este marino le gustaba llevar a bordo gatos muy diversos, a modo de amuleto, pues asociaba la suerte de la nave con la compañía de estos animales.

Durante sus escalas por Gran Bretaña, los gatos del capitán se cruzaron con las apreciadas razas persa y angora.

Cuenta esta leyenda que, fruto de este mestizaje, nacieron unos nuevos felinos a los que se les llamó Coon’s cats, en honor al nombre del marino.

El Maine Coon, un gato muy especial

Y te vas a dar cuenta de esto desde el primer golpe de vista, ya que el gato Maine Coon se ha revelado como una de las razas de gatos más grandes. A nivel popular, incluso se llega a considerar que son los gatos domésticos, más grandes. Ten en cuenta que los machos llegan a pesar entre 7 y 10 kilos y las hembras pueden alcanzar entre 5 y 10 Kg.

Aprende a reconocer a un Maine Coon

Ya te hemos avanzado la grandeza del Maine Coon, pero es interesante que tengas en cuenta algunos otros rasgos físicos de estos gatitos. De este modo, los podrás identificarlo mejor, en ocasiones se podrían confundir con el Bosque de Noruega o el Gato Siberiano.

Tienen la cabeza cuadrada y los ojos simétricos, por lo que su bella mirada se ha convertido en una de sus señas de identidad. Sus ojos son grandes y las orejas resultan largas y en punta. En cuanto al cuerpo, recuerda que se trata de una raza especialmente musculosa y fuerte. Sus pelajes puede cambiar, y como te contaremos más adelante, pueden tener un manto de diferentes colores.

El Maine Coon y sus aptitudes sociales

Por otra parte, son gatos cariñosos. Se sentarán de manera habitual cerca de ti, buscando tu cercanía, pero a la vez son gatos independientes, a los que les gusta estar tranquilos. Se acostumbran muy rápidamente a las familias activas e incluso a las que tienen otras mascotas, como perros. No en vano, son animales muy sociables e intentan comunicarse mediante diferentes clases de maullidos.

¿Cómo come un Maine Coon?

En primer lugar, te recordamos que los gatos necesitan unas cantidades de calorías (sobre todo, desde cachorros) que van en relación con su tamaño. En este aspecto, los Maine Coon han de ser alimentados con alimentos con nutrientes de calidad y bajos en grano, a poder ser y que le aporten proteínas de alto poder biológico, como podrían ser la dieta Barf o comida natural deshidratada.

No obstante, cuando se hacen mayores (un Maine Coon puede vivir hasta, prácticamente, los dieciséis años), van a tener que consumir alimentos más bajos en calorías. De lo contrario, como ya no van a quemar tantas grasas, pueden tender al sobrepeso. Al tener una boca grande, acuérdate de darle croquetas en correspondencia con ese tamaño, si optas por la comida tradicional. De esta forma, desarrollarán su mandíbula y no tendrán problemas de higiene bucodental.

¿Al agua gatos?

No hace falta que lo bañes habitualmente. Si el gato vive en interiores, no va a requerir ser pasado por agua de forma frecuente. Así que un problema menos… Sin embargo, te recomendamos el uso de champús y aceites naturales especiales para gatos, si lo haces. Y acuérdate también de que su hidratación sea más que suficiente. Que tengan siempre acceso al agua oxigenada de calidad.

Características de los Maine Coon

El gato Maine Coon se adapta con facilidad a climas duros. Su brillante pelaje es grueso y elegante y con un sedoso collar como el que tienen los leones que le da un cierto aire salvaje y fiero. Es más largo en las zonas de cuello, vientre y piernas traseras, lo que le protege de la nieve y del agua, y más corto en la espalda para deslizarse con facilidad entre la vegetación.

Sus orejas son largas y puntiagudas, y suelen terminar en unos característicos pinceles. Su cabeza y hocico tienen forma cuadrada lo que junto a sus grandes ojos le facilitan la labor de cazar a sus presas. Su cola es larga y con abundante pelaje, muy similar a la de los mapaches. Quizá este sea el motivo de su nombre “Maine Coon”, dado que el nombre en inglés de los mapaches es “racoon”.

Exhibiciones de Maine Coon

Las primeras exhibiciones de Maine Coon tuvieron lugar lógicamente, en los Estados Unidos. Sabemos que E.R.Pierce, una mujer que tenía un Maine Coon blanco y negro llamado “Captain Jenks of the Horse Marines” documentó los primeros pasos de esta raza felina en USA. Gracias a ella, ha llegado hasta nuestros días información sobre concursos y sus ganadores. Así sabemos que en 1878 fueron presentados a concurso doce gatos Maine Coon en Boston.

Pocos años después, en 1895, y nada menos que en el Madison Square Garden de Nueva York, tuvo lugar el mayor y más conocido concurso, que fue ganado por una gatita llamada Cosey cuya propietaria era la señora Baker. Cosey recibió una medalla de plata con la inscripción “National Cat Show, 1895” que hoy se encuentra en la CFA (Cat Fanciers’ Association).

Las exhibiciones se extendieron durante el principio del siglo XX por toda USA. Sin embargo, la popularización de otras razas de pedigrí como los Gatos Persas hicieron perder protagonismo a los Maine Coon, hasta que incluso fueron declarados extintos en 1950, algo que afortunadamente, no era cierto. Hoy en día han vuelto a recuperar el interés de los amantes de los gatos. Como seguro que tú ya te estás enamorando de esta raza de gatos, te invitamos a que sigas leyendo más cosas sobre ella.

Temperamento y carácter de los gatos Maine Coon

Los Maine Coon son gatos muy cariñosos, pero no demasiado dependientes. Será un buen compañero y amigo, pero no esperes tenerlo demasiado en tus brazos. Se adapta muy bien a familias activas e incluso con otros animales como perros alrededor, como ya habíamos comentado.

Son tranquilos, pero, a su vez, demuestran su agilidad cuando menos te lo esperas y pese a ser tan grandotes. Por ejemplo, cuando pasa un ratón por delante de ellos y se aprestan a cazarlo como si no hubiera un mañana. Y es que el que tuvo retuvo y en el instinto de estos animales continúa presente su origen cazador.

Cuidados de los gatos Maine Coon

Es muy importante vigilar la alimentación de los Maine Coon, que sea de calidad y procurar cierta actividad diaria, jugar con ellos, que puedan acceder a espacios amplios para fomentar su movilidad. Otro de los factores a tener en cuenta en esta raza es su pelo largo, que requiere cepillados diarios para retirar los pelos muertos, de manera rutinaria.

La utilización de cepillos adecuados es los más recomendable, dada la gran densidad que poseen, así como proveerles de malta para facilitar la expulsión del pelo ingerido al lamerse. Además, como en todo plan de vida saludable, necesitarán hacer un poco de ejercicio físico moderado al día. Es muy bueno para ellos, jugar con cañas o juguetes interactivos, para estimular su «deseo» de caza y liberar esa energía vital que tienen los Maine Coon Cat.

En relación al baño, no es algo necesario que se haga con mucha frecuencia y más si no tienen acceso al exterior. Si se hace, bastará con utilizar un champú específico para gatos de pelo largo y secarlo después con una toalla o un secador adecuado y nunca de manera directa.

Y otro punto importante es que siempre estén bien hidratados, fomentar que beban agua oxigenada y de calidad. El agua es esencial para mantener el ph y aceites naturales en su pelaje, así como para regular su sistema urinario en estos gatos de gran tamaño.

Todos los colores del Maine Coon

Si esperas reconocer a estos gatos por algún color especial, no estás de suerte. Entre las características que hacen tan singulares a estos animales, hemos de destacar la de la diversidad de colores en los que te los puedes encontrar. Por consiguiente, vas a ver Maine Coon de colores negro, blanco y crema. Asimismo, también sobresalen los ejemplares en tonalidades tabby y carey.

Así es su manto

Una de las señas de identidad del Maine Coon es su manto, que le proporciona una majestuosidad que enseguida llama la atención. Sobre todo, destacan la longitud y densidad del pelo de la barriga y los calzones. Su collar recuerda ligeramente al de un león y la textura general es sedosa y lisa.

Un rasgo extraordinario que quizás no conocías de los Maine Coon

En la línea de las sorpresas que depara esta raza, hay una característica física que, seguramente, no esperabas. Y es que no se trata de un rasgo singular, sino incluso extraordinario. Nos referimos a la polidactilia. Te aclaramos que esta palabra significa tener algún dedo más de los comunes en otros gatos.

El origen de esta circunstancia es la presencia de un gen dominante en alguno de los progenitores. Este rasgo se da, por otra parte, en un 40 % de los ejemplares. No obstante, se trata de una cual />

Accesorios recomendados para Maine Coon

Te preguntarás también qué juguetes y accesorios son los preferidos de los Maine coon. Básicamente, van a necesitar los que tengan un tamaño acorde a sus grandes dimensiones. Por consiguiente, tendrías que comprarles areneros amplios, rascadores que se encuentren a su altura y camas robustas y de estilos originales, como la que tiene una base que recuerda al ratán.

El Hall de la Fama de los Maine Coon

Lorenzo The Cat es un precioso gato Maine Coon que vive en la glamourosa Florida, concretamente en Miami. Su dueña, Joann Biondi, es una fotógrafa que le ha convertido en un afamado felino en el mundo de la moda. Tiene una gran repercusión en las redes sociales, como Instagram y Facebook, y dispone de su propio canal en YouTube.

¿Adoptar o comprar un Maine Coon?

Estos gatos, como todos, son también abandonados, pero si estás pensando en compartir tu vida con un gato Maine Coon, será muy difícil que lo puedas hacer, pues son gatos que en su mayoría, proceden de criaderos especializados en su cría. Estos se ocupan de mantener la raza, con todas las garantías de salud y características de estos preciosos gatos.

Nosotros siempre estamos a favor de la adopción, pero si quieres tener un Maine Coon, te recomendamos siempre que lo hagas en un criadero oficial con todas las garantías de salud, cartilla de vacunaciones al día y pedigree que nos indique, que es un criadero con fiabilidad y reconocido. Ellos deben asesorarte y acompañarte en todas las dudas que tengas.

Pues ya sabemos un poco más de esta raza tan especial y es que son gatos grandes y muy especiales. ¿Compartes tu vida con un Maine Coon? Cuéntanoslo y si te ha gustado el artículo compártelo y ronronéalo con el mundo 😉

Curiosidades del Maine Coon

  • Una de las leyendas sobre la raza asegura que la reina Maria Antonieta de Francia trató de escapar hacia Estados Unidos llevando con ella a seis de sus gatos angora turcos. Aunque ella nunca consiguió llegar a su destino, los gatos sí lo habrían hecho, concretamente a Wiscasset, una población del estado de Maine. Según esta creencia popular, serían estos seis gatos quienes, al cruzarse con los gatos autóctonos norteamericanos, quienes dieron origen a la raza de gato Maine Coon.
  • La raza de gato Maine Coon es famosa por los sonidos que emite, ya que es una de las más habladoras. Es muy frecuente escuchar maullidos fuertes y persistentes, además de otros muchos ruidos que serán la tónica general de la casa.
  • A pesar de que la mayoría de gatos son reacios al contacto con el agua, el Maine Coon es toda una excepción. Esta raza suele disfrutar de los baños y de los juegos en el agua, lo que es toda una ventaja a la hora de mantener la higiene del animal.

Si quieres comprar un gato Maine Coon, olvídate de las tiendas de animales o de las ventas particulares. Encuentra un criador profesional y especializado en la raza, porque será el único que pueda ofrecerte las garantías necesarias acerca de la salud de tu cachorro y de su carácter en base a sus progenitores. La raza de gato Maine Coon es sin duda una de las más especiales del reino felino, pero también requiere de unos cuidados concretos. Asegúrate de que podrás dárselos y vuestra relación será perfecta durante mucho tiempo.

Pin
Send
Share
Send
Send