Animales

Gases en el perro, causas y soluciones

Pin
Send
Share
Send
Send


Vómitos, diarrea, dolor abdominal y decaimiento son síntomas que el perro puede sufrir frente a una indigestión

  • Autor: Por CAROLINA PINEDO
  • Fecha de publicación: 18 de marzo de 2013

La frase "con la comida no se juega" es trasladable a los perros. No tomarse en serio la dieta del can puede acarrearle problemas como las digestiones pesadas. A continuación se explica por qué se producen las indigestiones en canes y cómo reconocerlas. Se detallan, además, cinco pautas para evitar los problemas de estómago en el animal, entre ellas, ofrecerle una dieta adecuada, evitar que come con avidez y evitar el ejercicio físico tras la ingesta de alimento.

Digestiones pesadas en el perro, ¿por qué se producen?

Una digestión pesada se produce porque el alimento permanece más tiempo del normal en el intestino del perro, lo que puede derivar en problemas gástricos, que provocan en el perro molestias y dolor estomacal.

Una dieta inadecuada en calidad y cantidad provoca digestiones pesadas en el perro

La causa de este atasco en el cuerpo del perro puede deberse a una cantidad excesiva de alimento que se ingiere en poco tiempo o por alimentos inadecuados para el animal, como sobras de comida casera

Los problemas digestivos en canes no son extraños. "La mayoría de las consultas veterinarias son debidas a problemas de carácter digestivo", asegura Imanol Sagarzazu.

Señales de la indigestión en el perro

El perro vomita después de comer, se muestra desganado, inactivo y decaído. Estas señales pueden dar pistas de que el can sufre un proceso de digestión pesada o indigestión.

Una "postura de rezo" en el perro puede alertar de que sufre una indigestión. Se llama de esta manera porque el perro se coloca en una posición similar a la de los musulmanes cuando rezan, con el fin de aliviar las molestias que tiene en el estómago.

A continuación se detallan cinco maneras de prevenir esta desagradable sensación para el perro que, de repetirse a menudo, puede provocarle problemas gastrointestinales más graves, como la gastritis.

1. Una dieta adecuada y en cantidades ajustadas para el perro

Un pienso de buena calidad y específico para el perro (según su tamaño, edad, estado de salud y actividad física) es la mejor manera de prevenir las digestiones pesadas.

"La adecuada digestibilidad de un alimento de calidad para el perro le permite aprovechar los nutrientes y reduce el riesgo de problemas digestivos", según la veterinaria Ana Cameno.

La cantidad de pienso que se ofrece al perro a diario es también clave para evitar las digestiones pesadas. La ración adecuada que toma el animal ayuda a que el proceso digestivo del alimento se desarrolle de manera fluida y adecuada.

Las raciones adecuadas para un perro se mencionan en los envases de alimentos caninos, sobre todo en el caso de los de gama alta (mayor calidad). No obstante, en caso de no ser así, el veterinario es quien mejor puede ajustar la cantidad de pienso que el can precisa.

2. Evitar que el perro coma con avidez

Los canes que tragan la comida con ansiedad, tienen más probabilidades de sufrir digestiones pesadas. Esta circunstancia es habitual en los cachorros, más impulsivos y ansiosos a la hora de comer.

La consecuencia de ingerir el alimento sin masticar y deprisa es una digestión dificultosa y lenta en el perro, que se puede traducir también en vómitos.

La solución para evitar que el can ingiera el alimento a un ritmo demasiado acelerado es dividir la ración de pienso en dos partes. Y ofrecerla al animal con un lapso de tiempo de unos 15 minutos.

Asimismo, existen comederos especiales para perros que comen demasiado deprisa. Estos platos contienen oquedades que impiden que el can atrape el alimento de forma acelerada.

3. Evitar los huesos y las sobras de alimentos

Los huesos pueden producir graves problemas gastrointestinales en el perro. Arrastran la mucosa de las paredes del estómago y producen heridas y obstrucciones.

Las sobras de comida y las recetas caseras para el perro que no supervisadas por un nutricionista canino también provocan problemas gastrointestinales. Entre ellos, digestiones pesadas.

4. El can no debe realizar ejercicio físico después de comer

Un perro que corre, salta y juega después de comer no deja reposar el alimento en el estómago. Ello dificulta que lo digiera de manera adecuada.

El exceso de movimiento de la comida y el agua en el estómago tras su ingestión, puede provocar vómitos y malestar en el can. Lo más recomendable es que el perro descanse alrededor de 30 minutos tras haber ingerido alimento.

El ejercicio físico tras las comidas provoca indigestiones en el perro y peligrosas torsiones de estómago

En los perros de razas grandes como el pastor alemán y el rottweiler existe un riesgo añadido: el ejercicio con el estómago lleno puede causar una peligrosa torsión o giro del estómago, lo que les puede acarrear la muerte.

5. Dietas para perros con estómago delicado

Los canes que padecen patologías estomacales, como gastritis, intolerancias alimentarias, o intestino irritable (similar a la enfermedad de Crohn en humanos) precisan dietas específicas.

Existen piensos terapéuticos en el mercado que se adaptan a las necesidades nutricionales de estos canes. En este sentido, el veterinario es el mejor conocedor de la opción más recomendable para cada perro.

Tratar la indigestión en el perro

El tratamiento para un perro que padece indigestión pasa por corregir la dieta inadecuada, bien sea por su calidad o cantidad.

Por su parte, el veterinario puede recetar antiácidos, protectores del estómago o medicamentos que frenen los vómitos del perro, según corresponda en cada caso.

Causas de gases en el perro

Los cachorros de perro tienen más tendencia a padecer gases

Las causas que provocan gases en el perro son varias. Están relacionadas con la alimentación, determinadas patologías y el estilo de vida del can.

Por un lado, algunos alimentos se relacionan con una digestión lenta y pesada. Esto hace que permanezcan más tiempo del adecuado en el intestino, lo que provoca gases al perro.

"Entre los alimentos que favorecen un exceso de gases en el perro destacan las legumbres", explica José Enrique Zaldívar, veterinario.

Además, los cambios en la dieta o incremento de la concentración de un componente de la misma también implican problemas. En especial, los carbohidratos y la fibra pueden propiciar flatulencia en el perro.

Los perros que comen muy rápido, asimismo, ingieren aire, lo que les provoca la acumulación de gases en el estómago. Este problema es más habitual entre los cachorros y los perros braquicéfalos (chatos). Los perros muy jóvenes, entre tres y 12 meses, son muy ansiosos al comer. Los braquicéfalos, como el bulldog tienen mala mordida, por lo que no mastican bien el alimento.

Patologías que provocan gases en el perro

Las dificultades respiratorias asociadas a perros de mucha edad, con enfermedades cardiacas o edema pulmonar (inflamación del tejido pulmonar) son también factores de riesgo para padecer flatulencia.

Además, el estilo de vida del perro, sobre todo si es muy mayor, puede ser un factor de riesgo frente a los gases. Por ello es recomendable la actividad física en el perro, pero nunca antes o después de comer.

Prevención de los gases en el perro

La flatulencia en el perro se puede prevenir. Diversas pautas de alimentación ayudan a este propósito. Los perros con intolerancias alimentarias pueden padecer gases de manera más habitual, por lo que en estos animales es aún más importante ofrecer un un pienso de buena calidad para facilitar las digestiones.

Los piensos de gama alta (buena calidad) se caracterizan por una gran digestibilidad. En el caso de los perros que ingieren el alimento demasiado rápido, como los cachorros, son recomendables los comederos adaptados, con huecos especiales, para impedir que el animal ingiera demasiada cantidad de pienso en una sola comida.

En cuanto a los perros braquicéfalos, también hay piensos especiales para ellos. Sus croquetas tienen la forma y tamaño necesario para obligarles a masticar durante más tiempo, y evitan así que traguen aire.

Los perros que padecen afecciones respiratorias, problemas hepáticos o parásitos intestinales, es decir, patologías que implican la formación de gases, requieren tratamientos específicos para frenar los problemas de flatulencia.

Consecuencia de los gases en el perro

Los síntomas de un perro que padece flatulencia varían, según la gravedad de cada caso. Además de la expulsión de gas a través de la boca y el ano, un can puede experimentar pérdida de peso, vómitos o diarrea.

Los casos más graves de cúmulo de gases en el perro pueden causar la muerte del animal

En otros casos más graves, el perro puede sufrir cólicos, dolor y dureza abdominal, junto con una dilatación del estómago (timpanismo) que puede provocar su muerte.

¿Cómo reconocer a un perro con problemas de gases? El can con gases se mostrará apático, inapetente y decaído. Frente a estas molestias, se apoyará en el suelo para buscar alivio de dos formas: acercará el abdomen para sentir frío.

O se tumbará con una curiosa postura, llamada de mahometano, que consiste en apoyar las patas delanteras en el suelo y mantener los cuartos traseros levantados.

Gases, una patología habitual entre los canes

En las clínicas veterinarias, la flatulencia entre los perros se engloba en las patologías gastrointestinales. Estas enfermedades son las más tratadas en las consultas. Suponen un 75% de los casos que se atienden cada año.

Los perros jóvenes son los que padecen gases con mayor frecuencia, debido a su carácter impulsivo. Este se traduce en la ingesta compulsiva de los alimentos y, por tanto, en la entrada simultánea de aire.

Principales causas de las ventos >

Ten en cuenta que el tema de las flatulencias en los canes puede llegar a ser grave si no intentas resolverlo. Es que, además del olor desagradable, es altamente probable que el animal llegue a sufrir molestias intestinales y, en casos extremos, una torsión gástrica que puede llegar a provocarle la muerte.

Las causas que provocan gases malolientes en perros son variadas. Entre ellas:

Autor: Fernando Dall’Acqua

  • El tipo de alimentación que recibe. Es que algunos alimentos pueden favorecer una digestión lenta y pesada, sobre todo los que tienen exceso de carbohidratos y de fibra.
  • Que el animal coma demasiado rápido, lo que provoca que ingiera mucho aire, propiciando la acumulación de gases en su estómago. Esta situación suele darse en hogares donde hay más de un perro. Entonces, por temor a que sus congéneres le quiten su porción, el can se apresura a comerla.
  • Algunas patologías respiratorias y hepáticas y la presencia de parásitos intestinales.

Más allá del olor desagradable que provocan, las flatulencias en los perros deben ser tratadas para evitar inconvenientes mayores en la salud de la mascota.

Otras razones que provocan gases malolientes en perros

Otros motivos que pueden influir para que un can sufra gases pueden ser:

  • El estilo de vida que lleva. Las mascotas sedentarias, que no desarrollan demasiada actividad física, tienen tendencia a padecer ventosidades. Si el peludo está atravesando una situación de estrés, también es factible que tenga gases.
  • La edad del animal. Por ejemplo, los cachorros tienen una tendencia mayor a sufrir de gases, ya que son muy ansiosos al momento de ingerir su alimento. Y las dificultades respiratorias en perros ancianos favorecen también la formación de flatulencias.
  • La raza. En el caso de los perros braquicéfalos –los de hocico cortos, como el Bulldog o el Carlino– la mala mordida que tienen provoca que no mastiquen bien la comida, propiciando que traguen más aire.

Cómo solucionar el tema de la flatulencia en canes

Para prevenir los gases malolientes en perros, entonces, debemos proveerle un pienso de buena calidad que contribuya a facilitar la digestión.

Para los canes braquicéfalos también hay balanceados específicos, diseñados para que los animales se vean obligados a masticar durante más tiempo y así absorber menos aire.

Pero si prefieres darle una dieta casera a tu peludo, consulta al veterinario o a un especialista en nutrición animal, para que te informe sobre cómo proporcionarle una alimentación que no favorezca la formación de flatulencias.

Video: Perrosidades: Torsión gástrica en perros (Septiembre 2020).

Pin
Send
Share
Send
Send