Animales

Los perros más difíciles de adiestrar

Pin
Send
Share
Send
Send


¿Hay razas de perros fáciles de adiestrar? ¡Sí! Debido a su inteligencia, dócil carácter y ganas de aprender, algunas razas de perros son especialmente fáciles de educar. La educación de una mascota es la base de la buena convivencia y es esencial para que la experiencia de tener mascota sea positiva.

Si buscas un perro fácil de adiestrar, en este artículo te damos ocho opciones entre las que elegir. ¡Empezamos!

8 Razas de perros fáciles de adiestrar

La genética influye mucho en la capacidad e interés que un perro tiene para obedecer y aprender. Cada perro es diferente: algunos son más atléticos, otros más cariñosos, más glotones… y otros más obedientes y receptivos a las órdenes de sus dueños y tienen la capacidad de entender fácilmente qué se quiere de ellos.

Con un entrenamiento adecuado, las razas de perros fáciles de adiestrar que te vamos a enseñar hoy, son capaces de aprender cosas con sólo 5 repeticiones ¡en el 95% de los casos! Son perros fascinantes. Revísalos todos y elige el tuyo.

1. Border Collie

En alguna ocasión hemos hablado ya del border collie, y es que… ¡se le considera el perro más inteligente del mundo! Tiene una capacidad de aprendizaje sorprendente y es extremadamente dócil y cariñoso. Tiene una enorme fuerza de voluntad y de hecho, disfruta aprendiendo. Los perros con esta inteligencia superior necesitan que se les estimule física y mentalmente, ver que son capaces de aprender y ayudar los hace muy felices.

Además, al tratarse de un perro pastor, tiene también una gran fortaleza física y agilidad. Por eso, es un perro excelente para practicar deporte juntos y para los deportes caninos como el agility. Si eres una persona que disfruta de este tipo de actividades y tienes el tiempo que el collie necesita que le dediquen, puede ser la raza perfecta para ti. ¡Es un perro de diez!

¿Sorprendido? Pues sí, el caniche es una de las razas de perros fáciles de adiestrar. Es un perro muy coqueto, dulce, divertido y sociable, además de muy inteligente y obediente. Le encanta agradar a los demás, por lo que suele tener un comportamiento genial.

Disfruta mucho los ejercicios de obediencia y los juegos de inteligencia. ¡Seguro que pasarás montones de momentos geniales con tu caniche!

3. Pastor alemán

No es una casualidad que sea una de las razas más amadas del mundo. Ni tampoco que se cuente tan a menudo con su ayuda como perro policía, de rescate, de terapia… El perro pastor alemán es increíblemente inteligente y además muy protector, por lo que es excelente como perro guardián.

Tiene una gran fortaleza física y le encanta el deporte y el juego al aire libre. Cualquier actividad que lo estimule le aporta muchísimo a la salud mental de este perro. ¡Le encantan los retos!

4. Golden Retriever

El golden retriever es uno de los perros más amables y dulces que hay. Es una de las razas de perros fáciles de adiestrar por su temperamento dócil y carácter leal.

Se podría decir que el golden es un perro prácticamente perfecto, ideal para todo tipo de personas y sobre todo familias. Las pruebas de obediencia, resistencia e inteligencia son las más apropiadas para el entrenamiento de esta raza.

5. Dobermann

Es todo un perro guardián: alerta, inteligente, tremendamente leal y fuerte. Protege muy bien a su familia y su hogar. Puede ser un poco dominante, pero con un entrenamiento adecuado y firme, se convierte en una mascota excepcional.

Le encanta complacer a su dueño y enfrentarse a retos y juegos de inteligencia. Es algo reservado con los extraños, aunque si la educación es correcta y está bien socializado no tiene por qué ser agresivo.

6. Pastor de Shetland

Igual que el border collie, esta es otra de las razas de perros fáciles de adiestrar debido a su naturaleza de perro pastor. Esto, por pura genética, hace que sean disciplinados, organizados, obedientes y muy leales.

Además, el pastor de Shetland es un perro muy activo que adora hacer ejercicio y jugar. Es muy leal y cariñoso con su familia, incluso se lleva bien con niños. Puede ser un poquito ladrador.

7. Labrador retriever

Este perro es muy similar al golden en cuanto a carácter, y por eso es otra de las razas de perros fáciles de adiestrar. Muy activo, inteligente, obediente, leal y divertido. Las horas de entrenamiento con un labrador retriever se convertirán en un juego del que disfrutar juntos, afianzando vuestra relación cada vez más.

8. Rottweiler

Un perro de carácter fuerte, muy seguro de sí mismo, cabezota e incluso sobreprotector. Por este motivo, con el entrenamiento adecuado, es un excelente perro guardián y de protección familiar y de la casa. ¡Y su gran capacidad cognitiva facilitará mucho el proceso! Aunque puede que a veces se muestre distraído y un poco obstinado, con perseverancia lo conseguirás antes de lo que piensas.

¿Sabías que todas estas razas son de las más fáciles de adiestrar?

Los perros son animales muy inteligentes y pueden aprender cosas nuevas cada día y a cualquier edad, pero no todas las razas están igual de predispuestas a recibir órdenes

La dificultad para educar o adiestrar a un perro radica en factores como su inteligencia y su personalidad pero también dependerá del contexto, el método usado y la relación con su amo o adiestrador.

A continuación te presentamos el listado de algunas de las razas de perros más difíciles para ser adiestradas y menos aptas para recibir órdenes como consecuencia de su carácter independiente o su inactividad.

Los perros más difíciles de adiestrar

El Afgano: cuando se habla de la personalidad de este perro muchos la comparan con la de los gatos, así que ya puedes tener una idea del reto que representa adiestrarlo. Para su adiestramiento, es muy importante incentivar al can constantemente premiándolo cada vez que responde correctamente.

El Basset Hound: es un perro movido por su olfato. Cuando el Basset captura un olor es muy difícil que responda a las órdenes que le demos en ese momento. La estrategia de adiestramiento generalmente utilizada es usar en el proceso aromas que lo atraigan para que nos preste atención.

El Mastín: es una raza de perro muy grande que saca buen provecho de su gran tamaño para no hacer caso. Durante su adiestramiento se hace uso de la técnica del juego para lograr captar su atención y obtener buenos resultados.

El Bulldog: este perro tan famoso, lo único que desea es comer y dormir. Las dificultades de su adiestramiento son evidentes, aunque la principal radica en su inactividad. En el proceso de adiestramiento debemos incentivar la actividad física y el ejercicio, además de suministrar una dieta que le dé una buena cantidad de energía.

El Pekinés: al ver sus caras es fácil adivinar que forma parte del club de los perros más difíciles de adiestrar. Esta raza es bastante dominante y muy desafiante con sus amos. Por ello, en su adiestramiento se incluyen los juegos y juguetes con el fin de ayudar a relajarlo y evitar que se sienta abrumado.

El Chow Chow: destaca por su temperamento especial y personalidad dominante. Es una raza con la cual hay que tener mucha paciencia y sobre todo hay que trabajar con gran constancia. La firmeza en su adiestramiento es esencial.

El Borzoi: es una raza bastante egocéntrica, vanidosa e independiente. Por ello, adiestrarlos es tan complicado y es que casi nunca obedecen. En su proceso educativo se usan los premios como incentivo y recompensa y el juego para motivarlo a trabajar y a responder de manera adecuada.

El Beagle: es una raza muy juguetona y a la cual el instinto salvaje lo domina. Por ello no suele hacer caso a las órdenes que le damos. Igual que con el Basset Hound, en su adiestramiento se usan los aromas para captar su atención.

El Dálmata: su hiperactividad y exceso de energía junto a su inteligencia hacen que no siga muy bien las órdenes. Al adiestrarlos debemos combatir también con su déficit de atención. Por eso, se usan juguetes interactivos que le resulten un reto intelectual.

Pug: es muy consentido y se resiste con frecuencia a cumplir con las órdenes. Para ellos, las recompensas son esenciales si queremos que nos hagan caso.

Otras razas de perros también difíciles de adiestrar, aunque en menor medida son, el Shih tzu, el Bloodhound y el Basenji.

Puedes acceder a más información sobre las razas de perros comentadas presionando el nombre de cada una de ellas o accediendo al listado general de todas las razas de perros.

También te puede interesar:

Los perros más difíciles de adiestrar es un consejo para Perros, y habla sobre Adiestramiento.

Razas primitivas: las razas de perros difíciles de adiestrar

No todas las razas de perros tienen la misma antigüedad. Sabemos de razas de perros que aparecieron poco después de la Edad Media, otras que aparecieron en el siglo XIX, pero hay algunas mucho más antiguas.

Se cree que los perros empezaron a diferenciarse de los lobos y empezaron a evolucionar por su cuenta hacia el año 4 000 a.C. Los humanos se hicieron sedentarios, se crearon basureros a las afueras de los asentamientos y varios grupos de lobos se alimentaban de los basureros en vez de cazar, fueron considerados los primeros perros.

Hay unas cuantas razas primitivas, es decir, que han evolucionado poco desde entonces. Son las primeras razas como tales las que aparecieron y las que siguen teniendo muchos rasgos de los primeros perros.

Estas razas son las razas nórdicas o las asiáticas:

  1. Husky siberiano
  2. Malamute de Alaska
  3. Samoyedo
  4. Perros tipo spitz
  5. Pastores finlandeses o nórdicos en general, etc.
  6. Chow chow
  7. Akita inu
  8. Shiba inu
  9. Jindo coreano

Las razas nórdicas como el husky son tan primitivas que son perros que no han aprendido a ladrar, aunque pueden desarrollar la capacidad a lo largo de su vida, si bien no es instintivo como ocurre con el resto de razas. Los huskies y los malamutes, por ejemplo, aúllan para comunicarse, no ladran.

Las razas japonesas sí ladran, pero quien conoce a un perro de raza japonesa puede reconocer que tienen un temperamento y un carácter muy diferente al de resto de perros.

Las razas difíciles de adiestrar y el castigo

Es un mito que estas razas sean inadiestrables. Es más, los perros nórdicos son frecuentemente adiestrados para tirar de trineos, para pastorear o para cazar. Lo que hace especiales a estas razas es que no pueden ser adiestradas con castigos.

Normalmente, cuando queremos educar o adiestrar a un perro, cometemos el error de castigarles cuando se equivocan. En vez de permitirle intentarlo hasta que el perro acierte con lo que queremos y entonces recompensarle, interrumpimos sus procesos de aprendizaje con experiencias negativas.

Esta técnica definitivamente no funciona con estas razas. El resto de razas las hemos ido moldeando y mezclando con otros perros que reaccionaban como nos interesaba al castigo, pero los perros primitivos no han desarrollado esa capacidad.

Es decir, si estás intentando enseñarle algo a un husky (puede ser sentarse o puede ser que no pida comida en la mesa) no vas a conseguir nada castigándole o riñéndole. No es capaz de relacionar su comportamiento con tu castigo, solo consigues asustarle y él no recibe ninguna información, ni siquiera la información de que lo está haciendo mal.

Refuerzo positivo: seguro de éxito

Las razas nórdicas, japonesas o primitivas no pueden aprender mediante el castigo. Sin embargo, reaccionan muy bien al refuerzo positivo y a los premios.

El proceso de aprendizaje de cualquier perro se acelera si eliminamos los castigos y les educamos únicamente con el refuerzo positivo. El refuerzo positivo es premiar o dar algo que le gusta a un perro después de un comportamiento que queremos que se repita.

Algo muy sencillo es que les premiemos cuando acierten con lo que queremos que hagan, y es que con estas razas de perros difíciles de adiestrar esto es imprescindible. Así como son incapaces de relacionar algo negativo con su comportamiento, relacionan de manera muy fácil y rápida una consecuencia deseable con su comportamiento.

Es decir, si quieres que un husky deje de pedir comida en la mesa, aprenderá mucho mejor a hacerlo si le premias cuando no está pidiéndola que castigándole por estar a tu lado poniendo ojos de pena. El refuerzo positivo es necesario para el aprendizaje de cualquier perro y, en el caso de las razas primitivas, es la única opción disponible.

El refuerzo positivo en gatos

Algo de razón tienen los que llaman a estos canes “los perros gatos”, puesto que aprenden igual que sus compañeros felinos. Los gatos no relacionan un castigo con su comportamiento y, en cambio, aprenden muy rápido aplicando métodos basados únicamente en el refuerzo positivo.

Si tu gato araña el sofá y le riñes o castigas cada vez que lo hace, seguirá rascando en el sofá. No entiende que tu reacción negativa y su comportamiento están relacionados. Sin embargo, si en vez de usar el sofá para rascar usa su rascador y le das un premio, lo entenderá bastante rápido.

Al igual que las razas nórdicas, asiáticas o primitivas, los gatos no pueden aprender a base de castigos. Sin embargo, esto no significa que no puedan aprender, ni mucho menos, se les puede adiestrar, pero usando el refuerzo positivo.

Con premios y apenas un poquito de paciencia, cualquier perro, aunque sea de una de estas razas de perros difíciles de adiestrar, consigue aprender.

Pin
Send
Share
Send
Send