Animales

Cómo cuidar a un perro con diabetes

Pin
Send
Share
Send
Send


La diabetes es una enfermedad que todos conocemos en las personas, sin embargo, los perros también pueden presentar esta enfermedad.

Antes que cualquier otra cosa, no diagnostiques a tu perro hijo, llévalo al veterinario para una revisión exhaustiva, éste tendrá en cuenta los siguientes síntomas:

  • Exceso de sed
  • Mucha hambre
  • Orinar con frecuencia
  • Pérdida de peso.

También hará exámenes de sangre para identificar si el nivel de azúcar en la sangre es demasiado alto.

Una vez que está diagnosticado con diabetes, el veterinario lo medicará con insulina, pero tu puedes seguir también, estos sencillos consejos para mejorar su estado:

1. Cambiar su dieta y tener un programa de ejercicio, esto no solo hará que tu perro esté tranquilo, sino también evitaras que tenga variaciones en el nivel de azúcar en sangre.

2. Consulta con el veterinario el tipo de alimento y las cantidades adecuadas para tu perro hijo. Existen alimentos que son especialmente hechos para perros con diabetes.

3. Evita comida enlatada, ya que esta tiene un alto contenido en grasa.

4. Dale alimentos ricos en fibra, ya que con éstos, se retarda la digestión y la absorción de carbohidratos, ayudando a reducir los niveles de azúcar.

5. Alimenta a tu perro hijo dos veces al día, a la misma hora y siempre antes de darle su medicamento.

6. Mantén a tu hijo perro en una rutina de ejercicios y siempre observa su comportamiento, esto para verificar que el nivel de azúcar no haya bajado más de lo normal.

7. Lleva un registro de cualquier cambio en el apetito, actitud, hábitos y cuántas veces va al baño.

8. Anota todos los niveles que presenta para poder avisarle al veterinario si hay un cambio considerable.

9. Ten en cuenta que habrá días muy buenos y otros no tanto, no te estréses ya que tu perro puede sentirlo.

10. Ten siempre a la mano el teléfono del veterinario y ante cualquier cambio de cualquier índole, no dudes en llamarlo.

Sigue estos consejos para cuidar a tu perro hijo, tu perro puede vivir feliz y tranquilo si su diabetes está controlada de una manera correcta.

¿Qué debe comer un perro diabético?

En las clínicas veterinarias y tiendas de productos para animales encontrarás una serie de piensos específicos para perros diabéticos, ahora bien, es conveniente que leas la etiqueta de los ingredientes, ya que son muchos los piensos que incluyen cereales, harinas y subproductos que el animal no sólo no necesita, sino que pueden provocarle una reacción alérgica o problemas más serios de salud como infecciones urinarias.

Lo más recomendable es siempre darle una alimentación lo más natural posible, ya sea Barf, Dieta Yum, Naku, Summum, o piensos como Acana, Orijen, Taste of the Wild o similares.

¿Cada cuánto debe comer?

El cuerpo del perro diabético trabaja a un ritmo algo más lento de lo normal, de modo que es importante reducir las raciones de la comida. Así, por ejemplo, se le puede dar una vez por la mañana y otra por la noche para que su cuerpo sea capaz de digerir mejor los azúcares que contienen.

Ejercicio y juegos

Un perro diabético puede (y debe) salir a la calle a divertirse.

Aunque tu perro sea diabético, necesita seguir saliendo a pasear y a hacer ejercicio todos los días. Además, debes tener en cuenta que si tiene algunos kilos de más, puede ser muy perjudicial para él al tener diabetes, ya que tendrá un mayor riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.

Para evitarlo, no hay nada como sacarlo a pasear alguna que otra vez al día, y jugar con él en casa unos 10 minutos tres o cuatro veces/día.

Con lo que respecta a su salud, es importante que le preguntes a tu veterinario si tu perro necesita que se le inyecte insulina regularmente. En el caso de que así sea, puedes pedirle que te enseñe cómo hacerlo, de esta manera, no tendrás que llevar a tu can tan seguido a la clínica.

Ve a la tienda de productos para animales para comprar un medidor de azúcar, que tendrás que usar a diario para controlar la salud de tu amigo.

Y por cierto, ten siempre a punto una dosis de insulina. Llama a tu veterinario para pedir más antes de que se acaben. De este modo, evitarás correr riesgos innecesarios.

Muslos de pavo con cebada y quinoa

  1. Cocina la cebada y la quinoa en agua, cuando esta hierva, bajar el fuego a mínimo y cocinar tapado hasta que el liqu >Carne molida, quinoa y legumbres

  1. Dejar en remojo la lenteja, desde la noche anterior. Escurrir el agua y, en una olla con agua, cocinarla hasta que estén a punto. Si usas una olla a presión, la cocción te tomará unos 15 minutos.
  2. Cocina la batata en agua, puedes hacerlo junto con las lentejas.
  3. En una olla aparte, cocina la quinoa en agua, hasta que se absorba todo el liqu >Lomo de cerdo con espinaca y fréjoles

  1. Utiliza fréjol fresco. Cocinarlos en abundante agua por unos 30 minutos , o hasta que estén tiernos.
  2. Calienta agua en una olla, cuando esta rompa en hervor, agrega las hojas de espinaca por un minuto y retira.
  3. Cocina la quinoa en agua, hasta que absorba todo el liqu >La diabetes en Perros y sus cuidados

La diabetes, tan común en los humanos, es un mal que afecta a nuestras mascotas por igual. En los perros, es común la diabetes mellitus tipo 1, que se caracteriza por la falta de capacidad del páncreas de producir insulina. El tratamiento para la diabetes incluye un suministro externo de insulina y una dieta especial.

Normalmente, el diagnostico de diabetes en perros se da entre los 7 a los 9 años de edad, con una incidencia mayor en hembras. Aunque la evidencia no es concluyente, se cree que ciertas razas pueden tener predisposición a la diabetes mellitus tipo 1. Entre estas destacan:

  • Poodle toy y miniatura
  • Beagles
  • Dachshund
  • Schaunzer
  • Puli
  • Cairn terrier
  • Pinscher miniatura

Una vez que tu perrito ha sido diagnosticado, tu veterinario te indicara la dosis de insulina que debe ser suministrada, así, el como realizar los controles de sangre y otros consejos para el día a día. De igual manera, te indicará el tipo de alimento mas adecuado para tu caso, sea pienso o una dieta casera.

Una dieta adecuada cumple 2 objetivos fundamentales:

  1. Regular los niveles de glucosa en la sangre
  2. Mantener un peso adecuado, ya que el sobrepeso con diabetes pueden ocasionar otras enfermedades

El ejercicio debe ser regular y constante, manteniendo la misma intensidad y duración todos los días. Evita salidas inusuales, que expongan a tu mascota a ejercicios largos o extenuantes, ya que ocasionaras que los niveles de glucosa caigan a niveles mínimos.

Antes de preparar comida casera para perros con diabetes

Antes de empezar cualquier dieta para tu perro, es importante contar con la opinión de tu veterinario de confianza, no solamente te ayudará a elegir lo mejor para tu consentido, sino que también te ayudará a monitorear cualquier avance o retroceso.

Una dieta para diabetes no es juego de niños. Lo más importante a la hora de suministrar una comida natural para perros diabéticos es, la consistencia en la formulación de la receta. Cualquier cambio, por mínimo que pueda parecer, puede afectar los niveles de glucosa e interrumpir la actividad de la insulina que es necesaria para un correcto control glicémico.

Al preparar comida casera para perros con diabetes, como regla general, se debe incluir carbohidratos complejos, que representen un 40% o más de las calorías en dicha receta. Siendo la idea general, mantener niveles estables de glucosa en la sangre y prevenir el sobrepeso, lo recomendable es mantener una dieta baja en grasa.

Carbohidratos complejos

Este tipo de carbohidratos son ideales para la ayuda en el tratamiento de la diabetes, principalmente por su habilidad de descomponerse lentamente en el tracto digestivo, regulando, así, los niveles de glucosa en la sangre.

Entre los más comunes, están los granos enteros, guisantes, fréjoles y hortalizas. Varios estudios han establecido buenos resultados con dietas cuya fuente de carbohidrato principal es la cebada o el sorgo. Aunque menos eficaz, el trigo también ha demostrado ayudar en el control de niveles de glucosa.

Otros enlaces

  • Dieta casera para perros obesos – en este enlace.
  • Com >Recomendaciones finales

Los cambios en la alimentación para perros diabéticos pueden resultar en problemas a su salud, así que lo más importante es mantener una sola receta, sin alterar cantidades ni ingredientes, sin importar que sea un pienso especial o comida casera.

  • Alimenta a tu perro en horarios fijos, sin cambios, ya que esto ayudará a mantener constantes sus niveles de glucosa en la sangre.
  • Queremos que nuestro perro diabético mantenga un peso >

Perros con diabetes: cambios en la alimentación

Un perro con diabetes no es capaz de fabricar toda la insulina que su cuerpo precisa. Este problema no es menor: la insulina es una hormona que genera el páncreas del can y que ayuda a transformar los alimentos en nutrientes que puedan aprovechar los músculos y órganos del perro.

No todos los perros diabéticos tienen, sin embargo, dificultades para fabricar la insulina que necesitan. En otras ocasiones el páncreas funciona de un modo adecuado y es el cuerpo del perro el que no sabe cómo utiliza la hormona.

En sendos ocasiones, el resultado es similar: el azúcar (glucosa) de los alimentos se acumula en la sangre del perro porque no llega a las células que la requieren. Y sin esta glucosa, el cuerpo del peludo amigo no obtiene la energía que precisa.

Un can con diabetes necesita el control exhaustivo del veterinario. Pero, además, pequeños cambios en la alimentación del perro ayudan a cuidar de la salud del animal diabético y a controlar la enfermedad.

Alimentar a un perro con diabetes: fibra

El perro con diabetes debe alimentarse con cereales, arroz integral y algunas frutas ricas en fibras

La dieta de un perro con diabetes debe incluir alimentos con alta concentración de fibra, un componente presente en ciertas frutas que el perro sí come, como manzanas y arándanos.

La fibra reduce la velocidad con la que los hidratos de carbono de los alimentos se descomponen. De este modo, se comporta como un freno natural que retarda las subidas repentinas -muy dañinas- de los niveles de azúcar (glucosa) en la sangre del perro diabético.

La acumulación excesiva de azúcares en la sangre del perro ocurre, de forma especial, después de las comidas: la insulina encargada de transportar estas moléculas energéticas hasta las células del cuerpo no es suficiente. Alimentos como los cereales (entre ellos, la avena y el trigo), el arroz y la soja son comidas ricas en fibra que ayudan al perro enfermo a mantener controlada la cantidad de azúcar de su sangre.

Los excesos de fibra, sin embargo, tampoco son saludables: pueden provocar molestas flatulencias al perro.

Además de la fibra, algunas vitaminas también ayudan a los perros diabéticos a mantener controlada su enfermedad. En concreto, las vitaminas C, E y B-6 suelen reducir la velocidad con la que los azúcares se acumulan en la sangre del amigo de cuatro patas.

Perros con diabetes: alimentos que hay que evitar

Los perros con diabetes tienen dificultad para transportar las moléculas de glucosa (azúcares) hasta las células que las necesitan, por lo que las acumulan en su sangre. Por eso, los dulces y los carbohidratos sencillos, que se transforman de forma casi inmediata en glucosa dentro del cuerpo del can, son dos tipos de alimentos que se deben reducir de forma notable cuando se alimenta a un peludo diabético.

Los perros diabéticos no deben consumir piensos de colores llamativos, que suelen tener demasiados azúcares

Pero, ¿cómo reconocer la comida que pueden resultar dañina para el can con diabetes? Los colorantes artificiales que incluyen algunos tipos de piensos comerciales (con tonos rojos, amarillos y verdes chillones) pueden ser indicativos de que el alimento contiene una gran cantidad de azúcares, muy perjudiciales para el perro diabético.

El veterinario podrá aconsejarle en cada caso cuál es el pienso apropiado para alimentar a su amigo de cuatro patas.

El perro con diabetes: pequeñas raciones de alimento

El cuerpo de un perro diabético trabaja a un ritmo más lento de lo habitual, puesto que la cantidad de hormona insulina preparada para atacar a los azúcares de las comidas es mucho menor que en el caso de los canes sanos. Por ello, reducir las raciones de comida que recibe el can es una buena idea.

La cantidad diaria de alimento que necesita el perro con diabetes hay que repartirla en varias porciones (al menos dos), distribuidas a lo largo de la jornada. Esta división favorecerá que el cuerpo del peludo amigo sea capaz de atacar mejor a las moléculas de glucosa que incluyan las comidas.

Ni el sobrepeso ni la obesidad del perro benefician a la mascota diabética, por lo que es aconsejable premiar a su perro enfermo, además, con largos paseos y juegos al aire libre.

Alimentar a un perro con diabetes, siete claves

La dieta de un perro con diabetes debe incluir alimentos con altas dosis de fibra.

Algunas frutas, como la manzana y los arándanos, así como los cereales, el arroz integral y la soja son comidas que ayudan al can diabético a controlar la cantidad de azúcar de su sangre.

Algunas vitaminas (C, E y B-6) también reducen la velocidad con la que los azúcares se acumulan en la sangre del can.

Otros alimentos, por el contrario, deben reducirse en la dieta del perro: entre ellos, los dulces y los carbohidratos.

Las galletas caseras para perros son un modo de premiar al perro diabético de un modo saludable. Los ingredientes deben adaptarse a las necesidades del can enfermo.

La comida casera para el perro, diseñada y supervisada por un veterinario o nutricionista canino, es un modo saludable para alimentar al can con diabetes.

Además de la alimentación casera para el can, hay una variada gama de alimentos apropiados para el perro diabético: el veterinario ayudará a optar por la comida más adecuada en cada caso.

Los tres pilares del tratamiento de un perro que padece diabetes son: dieta, ejercicio e insulina pero para hacerlo bien hace falta disciplina, valor y un esfuerzo económico importante

Si a tu perro le diagnostican diabetes es normal que eso te produzca tristeza en un primer momento. Pero la vida sigue y hay que tomar las cosas como vienen, con valentía en este caso. No es el fin del mundo, pues en el mercado existen variedad de soluciones para tratar casos como estos. A continuación, te damos algunos consejos para cuidar debidamente de tu perro.

Ten las cosas claras

Los tres pilares del tratamiento de un perro que padece diabetes son: dieta, ejercicio e insulina. La dieta como bien se sabe, debe ser distinta a la que llevaba hasta ahora, ya que hay que controlar muy bien el nivel de glucosa en la sangre y serán muchos los ingredientes que no podrá tomar por ser perjudiciales. Lo más cómodo y seguro es optar por un preparado comercial específico y de calidad.

Tu perro necesita ejercitarse para evitar la obesidad, gran enemigo de los diabéticos, pero se trata de un ejercicio moderado. Procura mantenerlo en el peso ideal evitando que se canse en exceso.

La insulina es lo que necesita tu perro para vivir, ya que su páncreas está dañado y no puede producirla por sí mismo. Normalmente se administra en dos tomas espaciadas en doce horas y se las hace coincidir con las comidas. Además, tendrás que controlar el nivel de azúcar en sangre de tu perro.

Es importante que a tu perro le guste la nueva dieta, ya que la dosis de insulina irá en función de la cantidad de comida que le des. Adminístrale la insulina después de que haya comido, porque si no se lo come todo deberás ajustar la dosis. Para hacer que le guste la comida puedes añadir algún alimento como pechuga de pollo, un poco de zanahoria (muy poca, y sólo si le gusta) o arroz integral.

Has de ser muy estricto con los horarios de administración de insulina. Elige una hora de la mañana y una de la tarde y no te las saltes ni en broma. Recuerda que su vida, o como poco su salud, está en juego.

Cada perro es un mundo, así que no podemos saber cómo reaccionará tu perro cuando le inyectes la insulina. Hay casos muy complicados, donde los perros se revuelven y desatan toda su fuerza (que en un perro grande es mucha) para evitar que se les pinche.

Otro aspecto importante y que puede ayudar mucho en la forma en que el animal se acomoda al tratamiento, es darle una gratificación después del pinchazo, pues le ayudará a asociar un mal momento en uno bueno. Por supuesto, asegúrate de que el premio sea específico para perros diabéticos.

Tratar a un perro con esta condición supone un gasto extra, ya que las visitas al veterinario aumentan. A esto hay que sumar la esterilización, que es obligatoria y nada barata, por lo que deberás mentalizarte para realizar un esfuerzo también en el plano económico.

Hay piensos especiales para perros con diabetes como los que ofrece Zooplus, que incluyen todo lo necesario al tiempo que evitan los ingredientes perjudiciales, además, cuenta con una línea de comida húmeda para tratar cada una de las necesidades de tu canino. Si te decides a probarlo puedes ahorrarte un dinero usando el cupón Zooplus.

La vida de tu perro bien vale un esfuerzo. En cuanto ambos os adaptéis a la nueva situación, su vida y tu relación con él seguirá siendo tan estupenda como siempre. ¡Mucho ánimo!

Pin
Send
Share
Send
Send