Animales

Cómo evitar que nuestro gato nos muerda?

Pin
Send
Share
Send
Send


Como bien sabes, cada gato es único. Su carácter y personalidad determina sus comportamientos y la relación contigo que, aunque esté basada en el cariño y los mimos, puede llevarle en algunos casos a desarrollar conductas no esperadas.

Los gatos, debido a su instinto cazador, están acostumbrados a morderse entre ellos desde que conviven con la camada, y eso los predispone a seguir desarrollando este comportamiento cuando son adultos.

​POR QUÉ MI GATO ME MUERDE

​Sorprendentemente, el motivo no siempre está asociado a la agresividad. Existen diferentes razones por las que tu gato puede morderte. Te explicamos los principales:

1. Porque quiere jugar

Si desde que tu gato era cachorro has permitido que mordisquee tus manos con sus dientecitos afilados, él interpretará que puede seguir haciéndolo cuando crezca. Evitar este comportamiento desde su edad temprana, es fundamental para corregirlo. Lo ideal es que incorporéis juguetes en vuestras rutinas de juego, porque de esta manera estimularás su instinto cazador sin ponerte en peligro.

2. Porque no quiere más mimos

Observar a tu gato te puede ayudar a determinar qué tipo de caricias prefiere, en qué momentos y con qué frecuencia. Si lo estás acariciando y detectas que se muestra inquieto o irascible, es mejor que no continúes tocándolo y lo ignores. Seguro que, cuando menos te lo esperes, volverá a buscarte para recibir más caricias.

3. Porque te quiere muchísimo

Aunque parezca increíble, tu gato puede morderte la mano u otra parte del cuerpo como muestra de cariño y exceso de amor. En este caso fija los dientes suavemente sobre tu piel, evitando dañarte. Ahora bien, si por circunstancias, cuando era bebé, no ha podido desarrollar este comportamiento con sus hermanos, es factible que no tenga control sobre la mordida y acabe lastimándote.

4. Porque tiene miedo o se siente intimidado

Los gatos son muy propensos a padecer estrés ante situaciones que no controlan. Los cambios, o la presencia de otros felinos en su territorio, fomenta su inquietud y los condiciona al ataque o a la mordida. Ten muy en cuenta estos aspectos, y si estás expuesto a alguna de estas situaciones coméntalo con el veterinario. Él te facilitará las pautas a seguir para minimizar este comportamiento.

En cualquier caso, sea cual sea el motivo, si tu gato te muerde, evita apartar la mano bruscamente. Intenta distraerlo con un juguete y apartarte poco a poco pero sin rechazarlo.

Motivos que influyen para que tu gato muerda

Hay varios motivos por los cuales tu gato puede morderte. Por ejemplo, si se asusta o se siente amenazado, naturalmente tratará de defenderse.

Antes de morderte podrás percibir ciertas señales de que va a hacerlo. Observa el lenguaje corporal de tu felino cuando se sobreestimula o se irrita. Normalmente suelen aplanarse y girarse hacia atrás, mientras se dará vuelta para ponerse de frente, su cola comenzará a latiguear. En este momento puede lanzar un manotazo con las garras o morder.

Para un gato hay una línea muy estrecha entre una caricia agradable y un manejo irritante. Cuando tu mascota ya no quiere que sigas, la única manera que tiene de decirte que te detengas es con sus garras o sus dientes. Además, si lo tocas en una zona sensible puede decirte que te alejes de esa zona de esa manera.

Si toda su vida tu gato lo ha pasado en un lugar tranquilo y de pronto se ve atormentado por niños que hagan ruido o travesuras, probablemente tu gato se defienda a mordidas.

El entrenamiento para evitar que un felino muerda mientras juega es igual de fácil tanto para gatos adultos como para los pequeños. Sin embargo, el educar a un gato para que no muerda cuando está asustado o enojado es más sencillo en su edad temprana.

Si tienes una mascota adulta que ha estado mordiendo durante años, llevará algo más de tiempo y de energía. Esto no debe ser algo que desanime a comenzar el entrenamiento. Muchos gatos adultos aprenden a aceptar situaciones sin reaccionar de manera agresiva, solamente necesitarás más tiempo y paciencia.

Entrenamiento para que tu gato deje de arañar y morder

Las sesiones de juego ofrecen la mejor oportunidad para enseñar a los gatos a no morder o arañar. Es en el juego en donde podrás percibir si tu felino ataca aún sin estar enojado o asustado. Muerden y arañan jugando porque están desarrollando sus instintos de caza. Es por eso que en el juego puedes enseñar a tu mascota a ser cuidadosa y suave. Enséñalo a jugar con sus patas, no con sus garras ni sus dientes.

Comienza por invitar a tu gatito a un juego de lucha. Cuando él esté jugando de manera suave aliéntalo con palabras. Poco a poco aumenta la intensidad y la emoción sin separar la vista de tu gato.

Tan pronto como veas que tu mascota muestra las garras o los dientes, baja la intensidad o detén de inmediato el juego. Esto usualmente causa que se calme y retraiga sus garras. Si eso sucede, reanuda el juego. Si no, deberás iniciar el juego una vez que el gato esté completamente tranquilo.

Si en el juego el animal te muerde o te araña exagera gritando “ay”, interrumpe el juego de inmediato y vete tranquilo sin hacerle caso.

A los gatitos les encanta jugar. Si pones fin a una sesión de juego de manera abrupta, darás un mensaje muy potente a tu mascota. Con pocas repeticiones tu gato aprenderá que su comportamiento es muy rudo y muy agresivo, con lo que seguramente se irá suavizando para continuar el juego.

Mientras el gato esté aprendiendo a no morder ni arañar es muy importante que le proporciones un juguete al cuál pueda “atacar”, pues sus instintos de caza se centrarán en la presa y no en ti.

A pesar de que tengas a tu mascota con todas las comodidades en tu hogar, no debes olvidar que los gatos son depredadores con un fuerte instinto de cazadores. Es normal que los gatos utilicen dientes y garras para desarrollar sus instintos, por lo tal deberás darle una salida de manera natural con un juguete o tu gato practicará con tus piernas o tus manos.

Si dejas algunos juguetes en el suelo, tu mascota les dará un par de manotazos y rápidamente perderá todo interés. Depende de ti que se divierta con los juguetes, debe ser un juego interactivo entre tú, el juguete y tu gato.

Una manera de hacerlo es “animar” al juguete atándolo con un hilo a la punta de un palo para que puedas moverlo y tu pequeño amigo lo siga. Busca en las tiendas de mascotas juguetes que creas que pueden resultarle interesantes a tu felino.

¿Por qué muerden algunos gatos?

En este artículo nos centraremos en los mordiscos proporcionados durante el juego, que son producto de la excitación que experimentan los gatos en este momento. A este fenómeno se le conoce también como agresividad por juego.

De todos modos, los gatos pueden presentar conductas agresivas frente a las personas que incluyen mordiscos por otros motivos. Repasaremos brevemente esas situaciones a continuación, para ayudarte a distinguir la agresividad por juego de otros problemas de conducta. Descubre a continuación por qué muerden los gatos a sus amos:

    Causas orgánicas: hay enfermedades que pueden desencadenar comportamientos agresivos en los felinos, como el virus de la inmunodeficiencia felina o el hipertiro >

Enseñarle desde cachorro

Como en la mayoría de problemas de conducta, se obtienen mejores resultados si el problema se corrige de forma temprana, cuando el gato es un cachorro. Saber cómo educar a un gato pequeño no siempre es fácil y requiere tiempo y mucha paciencia.

De pequeños, los gatos son todavía más juguetones que en la edad adulta, y además es muy divertido jugar con ellos. Por otra parte, en esta etapa, sus mordiscos y arañazos son menos dolorosos que los de los gatos adultos.

En cualquier caso, aunque nos divierta el juego y no nos haga daño, debemos ser conscientes de que si no corregimos el problema ahora luego será más complicado de arreglar, por lo que se aconseja cortar el juego cuando el gatito nos muerda o arañe, utilizando alguno de los métodos que se describen más adelante, y nunca premiar o reforzar este comportamiento.

Jugar de forma tranquila

¿Tu gato te muerde jugando? ¿Te muerde muy fuerte? Convertir un juego nervioso y agresivo en otro relajado y menos dañino es el objetivo que se debe perseguir. Es importante comprender que puede llevarnos tiempo enseñarle y que el gato lo entienda correctamente.

Para ello se aconseja, en primer lugar, no descuidar el entretenimiento del minino, y si el tiempo lo permite, es altamente recomendable dedicar un tiempo todos los días a jugar con el animal, de entre diez y veinte minutos.

Puede ser interesante emplear juguetes tipo "caña de pescar" o similares para evitar que nos haga daño directamente a nosotros, además, de este modo podremos reforzarle siempre que lo deseemos. También conviene proporcionar al animal juguetes adecuados para mejorar su bienestar, como el kong o juguetes de inteligencia.

Finalmente, como trucos extra, podemos asegurarnos de mejorar el enriquecimiento ambiental del hogar e incluso hacer uso de feromonas sintéticas.

Si deseas leer más artículos parecidos a Consejos para enseñar a un gato a no morder, te recomendamos que entres en nuestra sección de Problemas del comportamiento.

Pin
Send
Share
Send
Send