Animales

British shorthair - Gato británico de pelo corto

Pin
Send
Share
Send
Send


El gato británico de pelo corto se ha ganado en los últimos años una gran popularidad gracias a su entrañable carácter y precioso pelaje. De hecho, es uno de los gatos favoritos de muchas personas. Te contamos todo lo que quieres saber sobre este gato y su vida como mascota.

Lo más básico sobre el gato británico de pelo corto es:

  • Tamaño: mediano – grande.
  • Esperanza de vida: hasta 15 años.
  • Estilo de vida: casas, familias, caza…

Origen del gato británico de pelo corto

Se cree que el gato británico de pelo corto llegó desde Egipto a Escocia, donde se reprodujeron libremente durante más de 2.000 años. Los cruces que dieron lugar al gato británico de pelo corto que conocemos hoy en día comenzaron en el siglo XIX, mezclando gatos británicos de entonces con gatos persas.

Uno de los propulsores de esta raza de gato, la presentó en Londres de forma oficial en 1870, aunque realmente no empezó a ser popular hasta el siglo XX, cuando los criadores holandeses y alemanes empezaron a interesarse. Hoy en día, el gato británico de pelo corto es realmente popular en Europa.

Características del gato británico de pelo corto

Este gato es fuerte, musculoso y grande. Aunque las patas son cortas, son fuertes y capaces de mover ágilmente su ancho cuerpo. Tiene una cabeza grande y muy maciza con unas mejillas muy marcadas, en la que destacan las orejas especialmente pequeñas y unos ojos grandes y redondos.

El gato británico de pelo corto tiene la cola bastante corta, aunque bien provista de pelo. Aunque se conocen más de 17 variedades diferentes de pelaje, el color más extendido y conocido de esta raza es el azul, y el plata en segundo lugar. En todos los casos, es un pelo denso, bien tupido y de textura afelpada.

Temperamento del gato británico de pelo corto

Es un gato curioso, independiente y con un gran instinto cazador. Es cariñoso, aunque le gusta pasar bastante tiempo a su aire y además puede ser algo arisco y desconfiado con los desconocidos.

Se adapta muy bien a todo tipo de viviendas, tanto en el entorno rural como en el urbano. Es tranquilo, aunque no por eso perezoso, será realmente activo y juguetón si la situación lo requiere.

Algunos expertos creen que la personalidad de cada gato británico de pelo corto varía en función de su pelaje. A los azules se les atribuye un carácter tozudo, mientras que los plateados son bastante sentimentales y los atigrados especialmente juguetones.

Cómo cuidar a un gato británico de pelo corto

Los cuidados del gato británico de pelo corto son bastante sencillos, sólo es necesario cepillar su pelo con cierta frecuencia para eliminar pelos muertos, pero al ser corto no tiene problemas de nudos.

Una alimentación de calidad, buena higiene y socialización diaria serán suficientes para conseguir que este gato sea realmente feliz.

(Foto via: sonrisasdegato)

Origen del british shorthair

El british shorthair se considera una de las razas felinas más antiguas. Algunas teorías apuntan a que fueron los invasores romanos que trataron de invadir Gran Bretaña en el primer siglo a.C. quienes portaron los ancestros directos de la raza desde Egipto. Estos felinos se cruzaron con los gatos autóctonos, dando paso a gatos de constitución robusta y de un pelaje denso.

Según distintos estándares, se puede considerar que la morfología de esta raza ha variado mínimamente con el paso de los años. No obstante, alrededor de 1914 y 1918, según TICA (The International Cat Association), esta raza se cruzó con gatos persa para obtener la variedad de pelo largo: el british longhair.

Al principio el british shorthair, también conocido como "blue shorthair" consistía en dos tipos distintos: el robusto de cabeza redonda y el alargado de cabeza triangular. Ambos fueron cruzados antes de separarse definitivamente en dos razas distintas: british shorthair y russian blue.

La llegada de la Segunda Guerra Mundial afectó enormemente a la raza, lo que redujo la cría y se perdió una gran parte de la población felina perteneciente a esta raza. Por tanto, una vez finalizada la guerra los criadores utilizaron gatos russian blue, persas y otros para reanudar la crianza. En 1970 el british shorthair había alcanzado el mismo reconocimiento que su pariente más próximo, el american shorthair en la GFA y TICA, ambas organizaciones de razas felinas.

Características físicas del british shorthair

El british shorthair es un gato compacto, poderoso y equilibrado. Posee un cuerpo profundo, un pecho amplio y patas cortas de tamaño mediano. La cola es gruesa en la base con la punta redondeadda. La cabeza es redonda, mostrando cierta anchura entre ambas orejas. Las mejillas son redondas, grandes y abiertas.

Las hembras, ligeramente menos toscas que los machos, los cuales tienen una barbilla más grande. Estos detalles se pueden apreciar cuando el gato alcanza la madurez sexual y el desarrollo completo, alrededor de los 3 o 5 años de vida.

El pelaje del british shorthair es corto, muy denso, pegado y firme al tacto, de aspecto reluciente. Al contrario de lo que pueda parecer, esta raza no posee doble capa o lanilla interna. Los colores del british shorthair son:

  • Blanco: blanco puro, con toques amarillentos. Los ojos en este color pueden ser zafiro profundo, azul, oro o cobre y la nariz y las amohadillas son de color rosa.
  • Negro: negro completo, desde la raíz, sin pelaje de color blanco. Los ojos de este pelaje pueden ser dorados o cobres y la nariz, almohadillas son negras.
  • Azul: es el color más característico y popular de la raza. Puede ser azul claro o mediano, sin marcas de otros colores. Los ojos serán dorados o cobre.
  • Rojo: rojo profundo, sin marcas de color blanco. Los ojos serán dorados o cobre.
  • Crema: siempre en tonos claros, los ojos serán dorados o cobre.
  • Ahumado: se aceptan distintas tonalidades grisáceas.

El gato puede alcanzar un peso adulto de entre 4 y 8 kilogramos de peso.

Carácter del british shorthair

El british shorthair destaca por ser un gato sociable, cariñoso y amistoso. Se trata de un felino que agradece especialmente el cariño y el afecto que le proporcionan sus propietarios, pues suele ser muy apegado, leal y devoto. Además, el british shorthair adora transmitir un carácter alegre y espontáneo, por lo que disfrutaremos incluso en su etapa adulta de un gato "cahorro".

Suelen ser tranquilos, silenciosos y discretos, por lo que tienden a encajar perfectamente con otros gatos, perros e incluso animales de compañía de pequeño tamaño, siempre que se les socialice correctamente en su etapa de cachorro. También se lleva bien con los niños, por su carácter afable y divertido, aunque es probable que a medio juego se retire para descansar plácidamente en su mullida cama.

El british shorthair o gato británico de pelo corto, es una raza que no precisa cuidados excesivos. Sin embargo, seguir nuestros consejos te ayudará a mantenerlo feliz, cuidado y con un pelaje envidiable:

  • Limpieza facial: es importante que de forma regular (y siempre que sea necesario) limpiemos con la ayuda de una gasa húmeda de clorhexidina diluida, suero e incluso con manzanilla, los lagrimales y los restos de suciedad que puedan quedar en la boca del felino. A partir de los 8 - 10 años es cuando empezaremos a observar una mayor acumulación de suciedad.
  • Limpieza bucal: al igual que ocurre con los humanos, la dentadura definitiva de los gatos no es reemplazable, por lo que es importante cuidarla como merece. Será indicado empezar a limpiar sus dientes desde su etapa de cachorro para habituarle correctamente y que nos permita llevar a cabo este ritual. Podemos hacerlo entre 2 y 5 veces a la semana.
  • Limpieza auricular: las orejas son una zona del cuerpo que tiende a acumular mucha suciedad. Aunque en principio no es necesario limpiar el pabellón auditivo, sería recomendable pasar una gasa de vez en cuando para poder detectar la presencia de ácaros si los hubiera.
  • Corte de uñas: los gatos no necesitan que recortemos sus uñas, se las liman ellos mismos en el rascador que les hayamos proporcionado. No obstante, algunos gatos, ya sea por la vejez o por alguna enfermedad pueden dejar de hacerlo. Es importante saber cómo cortar correctamente las uñas a un gato para no hacerle daño.
  • El baño: al igual que ocurre con el corte de uñas, los gatos no necesitan ser bañados, se limpian a sí mismos. Solamente debemos hacerlo en el caso de padecer una infestación parasitaria o encontrarse realmente sucios.
  • El cepillado: para mantener un pelaje bonito, sin suciedad y sin pelo muerto será imprescindible cepillar al gato de forma regular. Podemos hacerlo entre 2 y 3 veces a la semana.

No olvides que para que tu british shorthair sea feliz necesitará algunos elementos básicos en su hogar, tales como una cama cómoda y mullida para dormir, juguetes y accesorios variados para jugar, residencias felinas, rascadores y un nido.

Acerca de la alimentación, será fundamental buscar un alimento completo y de calidad. Recomendamos no dejar comida ad libitum, es decir, siempre disponible, ya que podemos descontrolar las cantidades y estar fomentando la obesidad sin darnos cuenta. La opción más indicada consistirá en ofrecer la cantidad diaria recomendada en su bol una única vez al día.

Educación del british shorthair

El aprendizaje del lenguaje felino, los hábitos higiénicos, afilarse las uñas o el comportamiento natural de la especie, es algo que aprenden los cachorros de su progenitora, por ello es tan importante saber cuándo separar a los gatitos de su madre. Desde las 2 semanas de vida y hasta los 2 meses el gato debe permanecer junto a su madre y hermanos, con tal de aprender todo lo que necesitará conocer en su etapa adulta.

Además, durante este periodo se lleva a cabo la socialización del gato, un proceso en el que se debe acostumbrar al pequeño a la presencia de otros gatos, animales, personas y entornos, es fundamental para prevenir miedos o problemas de conducta en su etapa adulta.

Salud del british shorthair

Como ocurre con prácticamente todas las razas, el british shorthair es susceptible a sufrir ciertas enfermedades hereditarias. A continuación te mostramos las más habituales:

Es importante visitar al veterinario cada 6 o 12 meses para evitar y prevenir ciertas enfermedades. También será necesario seguir de forma estricta el calendario de vacunación y la desparasitación interna y externa.

Expectativas:

Esperanza de vida: 7 - 12 años

Tendencia a perder pelo: moderada

Longitud: corto, medio

Características: liso

Colores: blanco, azul, negro, crema, rojo, marrón, plateado, cameo (chinchilla rojo), azul crema, concha de tortuga, torbie (tricolor tabby), smoke (humo), shaded (sombreado)

Patrón: sólido, concha de tortuga, bicolor, tricolor/calicó, tabby (atigrado), smoke (humo), shaded (sombreado)

Poco alergénico: no

Necesidad de aseo general: moderada, alta

Reconocimiento de clubes:

Reconocimiento de asociaciones felinas:

CFA, ACFA , FIFe, TICA

Frecuencia: Mas o menos frecuente

El Británico de pelo corto es un gato muy fuerte de tamaño entre medio y grande. Tiene mucha musculatura y huesos robustos. Su aspecto es redondeado y grueso.

Al ser un gato fuerte, todos los componentes de esta raza deben estar bien desarrollados. El británico de pelo corto tiene un pecho ancho, un cuello musculoso, mandíbulas fuertes y un hocico bien desarrollado. Las patas son gruesas y fuertes. Esta raza mantiene su aspecto originario, el de un gato que debía mantener a los roedores alejados del granero y la casa.

El pelo del británico es grueso y denso y en invierno se vuelve más largo y grueso. La textura del pelo es relativamente dura, ya que su función es proteger al gato.

Al sujetar a un británico entre los brazos, siempre se debe sujetar su parte trasera. No se le debe pasar el extremo trasero sobre el abdomen, puesto que en esa postura podría sentirse incómodo e inseguro.

Personalidad

El británico de pelo corto es un gato muy agradable como compañero. Es de trato fácil y tranquilo, además es un gato extremadamente fiel y cariñoso y siempre se apegará a todos los miembros de la familia.

Aunque le encanta jugar, no necesita que le presten atención a todas horas. Si tiene ganas de jugar, buscará a alguien y le acercará un juguete. El británico también juega bien solo, por lo que es un buen compañero para las personas que viven solas.

Convivencia

Es un gato musculoso, por lo que es necesario controlar su alimentación de cerca. A pesar de sus huesos robustos y de su musculatura, debes cerciorarte de que mantiene un peso adecuado y de que esté siempre en forma. Debe practicar ejercicio de forma adecuada, el juego interactivo puede resultar necesario para mantener a esta raza en buena forma.

El Británico jugará cuando quiera jugar y buscará un juguete o se hará uno a partir de cualquier cosa si no encuentra ningún juguete para gatos.

El cepillado diario es importante, especialmente en los cambios de estación, cuando el pelaje se engrosa o afina. Incluso a este gato de pelo corto se le pueden formar nudos en el pelo si no se lo cepilla con regularidad.

Tolera bien estar solo. Es cariñoso, pero también pasa tiempo durmiendo al sol. El británico, un gato fácil de cuidar, es un compañero tranquilo y maravilloso.

El británico de pelo corto, procedente originariamente de las granjas y calles del Reino Unido, se considera también el primer gato de los amantes de los felinos. El "padre" de esta raza es Harrison Weir, al parecer el primer criador de gatos profesional. Se le conoce en la historia de los criadores como "el padre de los amantes de los felinos". Además de ser el primer criador profesional, también fue quien estableció las normas para la primera exposición felina, celebrada en el Reino Unido en 1871.

Por si fuera poco, Harrison partió del humilde gato callejero del Reino Unido y, por medio de un programa de crianza intensivo, lo transformó en la raza con pedigrí que bautizó como "el Británico". Los británicos se enamoraron de su nueva raza con pedigrí. Cuando el persa llegó al país, desbancó enseguida al británico como la raza más popular temporalmente. Durante la Segunda Guerra Mundial, al igual que en la Primera, el británico de pelo corto diezmó, aunque siempre resurgía encabezando las clasificaciones de popularidad. En la actualidad, es una raza reconocida por los registros felinos de todo el mundo. Hubo una época en la que se lo llamó "el Británico azul", no obstante, al presentarse en varios colores, hoy se lo conoce como el "Británico o el "Británico de pelo corto".

Pin
Send
Share
Send
Send