Animales

Cómo cortar las uñas a un gato

Pin
Send
Share
Send
Send


La acción de arañar es un comportamiento innato en todos los gatos. Rascar superficies les ayuda a liberar su estrés, comunicarse con otros felinos e incluso, a estirar sus músculos.

Las uñas de un gato tienen varias capas. Cuando un gato trepa a un árbol o utiliza un rascador, la capa externa de la uña se desprende y aparece debajo una nueva capa afilada (si te fijas, con frecuencia encontrarás restos de uñas cerca de la zona del rascador). Para asegurar que podéis jugar juntos sin sufrir arañazos accidentales, te aconsejamos que cuides las uñas de tu gato con frecuencia.

​PAUTAS PARA CORTAR LAS UÑAS A UN GATITO

​Los gatos son reacios a situaciones a las que no están habituados. Si lo acostumbras al corte de uñas desde que es un cachorro, conseguirás que se familiarice con esta actividad y la asimile como un hábito agradable.

Las siguientes pautas pueden ayudarte:

- Examina las uñas de tu gato una vez por semana.

- Si son visibles cuando tu gatito está en reposo, es necesario cortarlas. Ten muy en cuenta este aspecto, porque en condiciones normales las uñas de los gatos permanecen retraídas.

- Generalmente debes cortarle un poco más las uñas de las patas posteriores, ya que los gatos desgastan más las de las patas delanteras.

- Con cuidado y paciencia, agarra cada uno de sus dedos, y presiona la almohadilla para que la uña salga y puedas cortarla. El cortaúñas no debe tocar nunca la vena interior que recorre cada una de las uñas. En el veterinario y en tiendas especializadas, encontrarás múltiples opciones de cortaúñas. Escoge el que consideres que puede cubrir mejor las necesidades de tu gatito.

- Si estás nervioso u observas que tu felino está alterándose en exceso, es conveniente que aplaces la tarea. También puedes llevarlo al veterinario para evitar complicaciones.

- Por último, aprovecha el momento del corte de uñas para comprobar que las almohadillas de tu gatito no presentan cortes ni cuerpos extraños. Si observas algo fuera de lo habitual, comunícaselo al veterinario.

Pasos para cortar las uñas a un gato:

  1. En primer lugar, debes tener claro que es recomendable cortar las uñas a un gato cada dos semanas.
  2. Para que el momento de cortar las uñas no sea estresante, es recomendable que diariamente acaricies las patas del gato, así cada vez que le cortes las uñas estará a gusto cuando le agarres las patas.
  3. Agarra con suavidad los dedos del gato para darle un pequeño masaje, de unos segundos, antes de empezar a cortar. Si ya está tranquilo, presiona ligeramente la almohadilla para que la uña salga, ya que al ser retráctiles están escondidas.
  4. Sujeta al gato en tus brazos para que note un ambiente más relajado. Para cortar las uñas a un gato debes utilizar un cortauñas.
  5. Para hacer el corte debes tener cuidado de no afectar a la vena interior que recorre cada uña. Es una vena de color rosado que puede ser más oscura si los gatos son negros.
  6. Ve cortando cada uña con mucho cuidado, llevándote la parte que sobra para que las patas queden saludables y sin un exceso de uña que puede hacerle daño al propio gato.
  7. Cada vez que le cortes una uña, acaríciale la siguiente pata y recompénsale con cariño para calmarlo, especialmente si lo ves nervioso.
  8. Cuando termines con todas las uñas, dale un premio en forma de juguete o golosina.

Algo muy útil que puedes hacer es regalarle un rascador al gato, así cada día lo utilizará para limar sus uñas y no necesitarás cortárselas tanto.

La desungulación y sus problemas

Estamos hablando de una operación quirúrgica delicada en la que se amputan las últimas falanges de los dedos, de las que surgen las uñas.

Requiere anestesia general porque el dolor sería insoportable para el animal. También se cortan tanto el tendón retráctil como el tejido blando que rodea todo el conjunto.

Por otra parte, hay complicaciones variadas. Desde dolor crónico y excesivo, hasta huesos astillados o nuevo crecimiento de las uñas. Además, acaban con ansiedad y se vuelven agresivos.

En ningún caso es recomendable e, incluso, está siendo penalizado por ley. Hasta el momento, solo 7 comunidades autónomas prohíben esta práctica: Andalucía, Aragón, Cataluña, Comunidad Valenciana, Comunidad de Madrid, Murcia y Navarra.

En el resto no hay expresa alusión o se permite con la excusa de mantener las peculiaridades de alguna raza.

Ponte en su lugar, ¿querrías que te amputaran una mano o pie sanos?

Pin
Send
Share
Send
Send