Animales

Cuándo hay que ponerle bozal a mi perro?

Pin
Send
Share
Send
Send


Legalmente debemos estudiar muy bien cuál es la raza de nuestra mascota así como si estamos obligados a pasearlo con bozal.

Sólo aquellas personas que viven con un perro pueden saber lo mucho que se puede llegar a querer a este tipo de mascotas. En ocasiones, la unión de un can con su dueño es tal que se le llega a cons >

Ahora bien, este miembro de la familia, al igual que el resto, necesita unas pautas en su educación para aprender a comportaste tanto en casa como en la calle con desconocidos u otros perros que le atraigan con sus ladridos.

Sabiendo esto, puede que pensemos que la educación de nuestro can es exquisita, que sus ladridos son inexistentes y que es capaz de comportarse perfectamente tanto en casa como en la calle, pero legalmente debemos estudiar muy bien cuál es la raza de nuestra mascota así como si estamos obligados a pasearlo con bozal.

Los bozales de los perros: cuándo usarlo

El bozal no tiene porqué estar relacionado con la educación. De hecho, son muchos los educadores caninos que están en contra de la utilización del bozal, pues es mucho más importante la buena educación de nuestro perro que el ponerle un parche en la boca que evite sus mordiscos y sus ladridos.

La ley obliga a poner bozal a todos aquellos perros que sean considerados de raza peligrosa en todo el territorio español

Aunque en un principio nosotros, como dueños, podamos estar en contra de colocar un bozal a nuestro perro, debemos tener en cuenta que con ello no sólo estaremos evitando que nuestro can agreda a otras personas o mascotas, sino que además le estaremos educando y enseñando a no comerse cosas del suelo o mordisquear heces de otros perros. Obviamente, esto también podríamos conseguirlo con una educación lenta y con mucho esfuerzo, pero hasta que nuestro perro esté preparado para ir sin bozal (si la ley lo permite) será mejor utilizarlo.

Es también interesante utilizar el bozal cuando vamos al veterinario, ya que los perros se sienten muy temerosos a la hora de enfrentarse a sus revisiones rutinarias. Con el uso del bozal esteremos evitando que nuestra mascota agreda al veterinario así como limitando su comportamiento durante la espera hasta que llegue nuestro turno.

Diferentes tipos de bozales

En las tiendas especializadas de animales podemos encontrar varios tipos de bozal para perro. Dependiendo del tamaño del can así como de la forma de su morro o de sus necesidades, nos decantaremos por uno u otro tipo.

A pesar de todos los tipos de bozal que podemos encontrar en el mercado, los más comunes, que todos conocemos y podemos encontrar son dos, los regulables y los de tipo canasta.

Los bozales de tipo regulable, a pesar de ser más estéticos, son mucho más incómodos para nuestra mascota. Estos bozales no logran mantener la boca del can completamente cerrada, por lo que podría darse pequeños mordisquitos con los dientes. A pesar de ello, pueden considerarse bastante seguros ya que se puede regular la presión y seguridad que queremos conseguir en cada uno de los casos y evitará que puedan lanzar un mordisco contra cualquier cosa que llame su atención.

En el caso de los bozales de tipo canasta el perro puede abrir la boca si lo desea, ya que lo que hace es crear una barrera de separación entre su boca y el exterior. Estos bozales son igualmente incómodos para nuestro perro pero son muy seguros. El perro no logrará morder nada, pero sí le permitirá respirar por la boca cuando lo necesite o, en el caso de que tenga que vomitar, le permitirá reaccionar y podremos actuar a tiempo. En el caso de los bozales regulables el caso del vómito es algo muy peligroso, ya que no se les permite abrir la boca y pueden sufrir de asfixia.

Principalmente hay dos tipos: los regulables y los de tipo canasta

Conseguir que tu perro se adapte a un bozal

Si sabes que tu perro, por su tipo de raza, va a necesitar bozal cuando sea mayor, acostúmbrale desde pequeño aunque no lo necesite. Si añadimos la utilización del bozal a sus clases de educación estaremos ayudándole para que en un futuro pueda enfrentarse mejor a esta situación que resulta tan molesta para los perros.

Si por el contrario empezamos a enseñarle cuando ya es adulto, es normal que nos responda con ladridos e intente asustarnos para evitar pasar por este momento. No va a ser una situación agradable para ninguno de los dos, pero no debes asustarte ni alarmarte por sus ladridos. Tú eres su dueño y sabes si tu perro es o no capaz de morderte, si ves que tu integridad está en peligro, aléjate del can, pero si lo único que quiere es asustarte, debes ayudarle a entender que el bozal no va a hacerle ningún daño y que es algo que tendrá que aceptar.

No intentes enseñar a tu mascota a utilizar el bozal justo antes de salir de casa. Lo ideal sería practicar de vez en cuando en la tranquilidad del hogar, premiándole con una chuchería canina cada vez que le pongamos y quitemos el bozal. De este modo, el perro ya habrá entendido que el bozal es algo bueno por lo que será premiado, y nos será mucho más sencillo colocárselo a la hora de salir a la calle.

Así pues, piensa detenidamente si tu perro necesita o no un bozal. No le hagas pasar por un mal trago que no necesita por un simple capricho tuyo, pero si es por su bien o por cumplir la ley, deberás poner en práctica nuestros consejos así como los que te de tu veterinario, pues la salud de tu perro es primordial.

Conoce las razas de perros que por ley deben usar bozal

Empecemos entonces conociendo la legislación vigente. Aunque sepas que tu mascota es el animal más pacífico del mundo, deberás colocarle un bozal para salir a la calle si forma parte de las razas catalogadas como potencialmente peligrosas a criterio de la ley española. Toma nota:

Pero, además de los canes de estas razas o que fueron engendrados a través del cruce de las mismas, también se considera «potencialmente peligrosos» a aquellos animales que tengan la mayoría de sus características, aunque no puedan ser encuadrados como de determinado “linaje”.

Ten en cuenta también que algunas leyes locales pueden agregar otras razas consideradas peligrosas al listado vigente a nivel nacional. Así que infórmate bien antes de salir a dar un paseo con tu peludo.

Por más antipático que nos resulte, a veces nuestros perros deben usar bozal, sobre todo si forman parte de las razas consideradas, por ley, como potencialmente peligrosas.

Situaciones que podrían requerir el uso del bozal

Entonces, si tu perro tiene la suerte de no ser considerado una amenaza por la legislación española, lo ideal es que lo libres del molesto bozal y que -con paciencia y persistencia- lo eduques para que no haga las cosas que podrías reprimir con el odiado aparatejo.

Sin embargo, mientras está en proceso de aprendizaje o, en algunos casos de fuerza mayor, es posible que necesites recurrir a su uso. Por ejemplo:

  • Cuando lo llevas al veterinario. Los peludos suelen ponerse nerviosos en la sala de espera y también pueden intentar morder al médico si realiza alguna maniobra con ellos que les resulta dolorosa.
  • Cuando acude a la peluquería canina. Ten en cuenta que muchos peludos detestan particularmente que los bañen o les corten el pelo y las uñas.
  • Cuando lo sacas a pasear y come cualquier cosa que encuentra en el suelo, incluso heces de otros peludos, o se muestra agresivo con otros animales.

Recomendaciones sobre la utilización del bozal

Recuerda que el bozal es un elemento muy incómodo para el peludo y que solo sirve para parchear o tapar conductas a las que todavía no se le pudoencontrar una solución efectiva. Ponérselo como castigo por algún comportamiento indebido, o para evitar que ladre en exceso, solo empeorará la situación.

Si de todas maneras te ves ante la necesidad o la obligación por ley de que tu mascota lleve uno, recuerda que:

  • No debe usarlopor períodos prolongados de tiempo.
  • El animal tiene que ser supervisado de forma constante mientras tiene puestoel bozal, ya que puede lastimarse si intenta sacárselo o puede morir ahogado si está imposibilitado de vomitar.

Qué bozal elegir para tu mascota

Las tiendas para mascotas nos ofrecen gran variedad de modelos de bozales. Lo ideal es que elijas el que a tu peludo le resulte más cómodo y, sobre todo, el que le permita abrir la boca para poder respirar bien, regular la temperatura y no ahogarse en caso de vómito. Por tales motivos, uno de los modelos más recomendableses el tipo canasta, que creauna barrera de separación entre la boca del peludo y las cosas y seres que lo rodean.

Lo más recomendable es que acostumbres al peludo a usar el bozal desde pequeño, sobre todo si es de las razas consideradas potencialmente peligrosas por ley.

Ve poniéndoselo por períodos cortos de tiempo y recompénsalo con alguna golosina y con halagos cuando se lo quites. Así lograrás que vaya relacionado el tema con algo positivo y no lo considerará un castigo.

De tela o nylon

Son baratos y únicamente apropiados para llevar al perro al veterinario, peluquería canina o para situaciones de emergencia. Estos bozales no deben ser utilizados para el adiestramiento canino.

Restringen la capacidad de un perro a jadear y a beber agua. Si hace calor no se recomienda el uso del mismo, ya que el perro puede sufrir un golpe de calor. Por lo que se recomienda que se utilice en perros que están siendo supervisados por el propietario y en periodos de tiempo muy breves.

Antitirones o abierto

Este tipo de bozal está inspirado en el bocado utilizado para la doma de caballos y diseñado especialmente para perros grandes con cuellos robustos.

Cuando el perro tira, el bozal dirige la cabeza hacia nosotros y esto evita que el perro siga tirando hacia delante. Es recomendable el uso de este bozal con correa corta.

Cuando el perro tira, el bozal dirige la cabeza hacia nosotros y esto evita que el perro siga tirando hacia delante. Es recomendable el uso de este modelo con correa corta.

Llegados a este punto, espero haberte resuelto tus dudas y sepas cual es el bozal más idóneo para tu perro.

Recuerda que no es una herramienta de castigo, si tienes alguna duda déjanos un comentario o ponte en contacto con nosotros.

– Bozales de cesta

Hablamos del tipo de bozal tradicional y conocido por todos. Los bozales de cesta son los más recomendados y los más empleados por los dueños. ¿Por qué? Porque es considerado el más útil y practico.

La cesta, conformada por rejillas, deja una amplitud considerable dentro de la misma, factor que permite una mayor comodidad del can. Además, el perro es capaz de jadear con una facilidad destacada, algo que no permiten otros bozales. Siempre y cuando los materiales del bozal se adapten bien al hocico del can y no le hagan rozaduras, esta tipología es la más recomendable.

– Bozales de tela, nylon o tubo

Los bozales de tela, nylon o cuero evitan completamente cualquier ladrido o mordisco del perro, ya que la boca del can queda completamente cerrada. No obstante, esto no se puede tomar como una ventaja indiscutible para nuestro perro. El jadeo también desaparece empleando este bozal, algo que perjudica gravemente a nuestro fiel compañero.

¿Es importante que un can jadee? Sí, ya que a través del jadeo, el animal enfría y refresca su organismo. Teniendo esto en cuenta, cabe señalar que taparle la boca por completo va en contra de su salud. Entonces, ¿cuándo es recomendable utilizar este tipo de bozal? Solo en periodos cortos en los cuales el animal no vaya a realizar ningún esfuerzo físico.

Lo primero es elegir el bozal adecuado.

Los bozales más recomendables son los llamados bozales de canasta, por cuyos orificios el perro puede olfatear, respirar e incluso tomar algún premio. Los bozales de tela cierran todo el hocico del perro y le impiden jadear. Esto los estresa enormemente y además si están agitados, pueden ser muy peligrosos ya que impedirán que el perro respire y oxigene bien así como el hecho de que liberen calor.

Para saber qué tamaño comprar, es necesario que midas: la longitud del hocico, la circunferencia del hocico, la distancia desde los ojos hasta la nuca, la circunferencia del cuello , lo ancho de su hocico (visto desde arriba a la altura debajo de los ojos), la altura del hocico abierto. Con esas medidas, podrás comparar las medidas del bozal para saber si le quedará.

Una vez que tengas el bozal debes llevar a cabo la desensibilización, esto significa, que tu perro le pierda miedo al objeto y que por lo contrario, comience a relacionarlo con experiencias agradables. Para lograrlo necesitarás premios deliciosos, mucha paciencia y seguir estos pasos:

  1. Deja el bozal en el piso y riega muchos pedacitos pequeñitos de premios a su alrededor. Ya que tu perro se los haya acabado, cada que vea el bozal dale un premio. Eso ayudará a que comience a relacionarlo con experiencias positivas.
  2. Después de un rato y algunas repeticiones del ejercicio 1, lo que sigue es intentar colocar el bozal en su hocico, pero debe ser de manera paulatina. Siéntate y motiva a tu super cachorro a estar cerca de ti. Dale un premio con el bozal por la parte externa, es decir, no intentes meter el hocico en el bozal. Haz esto un par de veces, y después intenta darle los premios por los agujeritos del bozal diciendo “ponte el bozal” cada vez que tu perro meta el hocico en el bozal y dale un premio. Termina ahí esta sesión y al siguiente día intenta pasar hasta el paso.
  3. En otra sesión, repite los pasos 1 y 2 y después, unta paté natural, yogurt o crema de cacahuate en el bozal y haz que tu Super Cachorro lo lama con el hocico adentro, así lograremos que aguante cada vez más tiempo con el hocico dentro del bozal.
  4. Debes ser muy cuidadoso al comenzar a intentar atar los lazos del bozal (sin colocar el bozal en su hocico), debes empezar desde cero desde el paso 1, pero con los lazos, es decir, acércalo poco a poco siempre acompañando con un premio, después coloca el lazo sin atarlo y premio, después intenta atarlo y dale muchos premios, posteriormente, intenta que aguante cada vez más el lazo con el bozal colgando.
  5. Una vez que estás seguro que tu super cachorro soporta el bozal en su hocico y el lazo en su cuello, intenta ponerlo, siempre dando muchos premios. Intenta un minuto, quítaselo y felicítalo, juega con él un rato y poco a poco ve incrementando el tiempo que tiene el bozal puesto.

Si en alguno de los pasos tu perro se muestra molesto o intenta retirar el bozal con sus patas o tallándose en el piso quiere decir que fuiste demasiado rápido, vuelve a empezar con premios aún más deliciosos y sé un poco más paciente que la vez anterior.

Coloca el bozal a tu super cachorro siempre que consideres que puede presentarse una de las circunstancias que hacen que pierda el control. Si es necesario dar el paso con él, ya no tendrás ningún problema porque lo verá como algo bueno.

Una de las ventajas de usar el bozal con un perro que podría morder es que resulta una herramienta de seguridad para el humano, de alguna manera se siente más seguro si su perro está protegido para no morder y esta seguridad se transmite entre ellos a la hora de pasear. Posteriormente, si se trabaja de manera adecuada con el Super Cachorro, modificando la conducta, es probable que el bozal pueda ser retirado.

Para reducir el estrés de las visitas al veterinario, revisa «Disminuyéndo el estrés en consulta»

Pin
Send
Share
Send
Send