Animales

Qué hacer para que dos perros se lleven bien

Pin
Send
Share
Send
Send


A continuación, traducimos el interesante artículo de Chad Culp, Adiestrador Canino Certificado y especialista en comportamiento canino sobre cómo presentar a dos perros.

Como propietario de perros, estoy seguro de que has estado en situaciones donde tu perro ha tenido que encontrarse con otro perro que no conocía. Si no has estado aun en esa situación, deberías.

Si un amigo y su perro vendrán a tu casa para hacer una barbacoa, o si vas a cruzarte con un perro nuevo en vuestra caminata, hay algunas cosas fundamentales que deberías hacer y ser consciente de gestionar apropiadamente el encuentro entre los perros. Recuerda, sólo porque tu perro sea feliz y despreocupado no significa que todos los perros deban llevarse bien con él y esto no garantiza que haya química entre tu perro y el nuevo perro desde el inicio. Si vas a cruzarte con un perro en el mundo y no te sientes cómodo dejando que tu perro y él se encuentren, está bien. Puedes excusarte educadamente antes del encuentro en la calle diciendo que tu perro está en entrenamiento y que necesitas mantenerle atento a ti.

Conoce a tu perro. Si tu perro tiene un historial de agresiones o mordidas, tu situación va más allá de lo que encontrarás en este blog. Consulta a un educador canino profesional para ayudar a tu perro con este problema concreto y ayudarte a entender cómo presentar a dos perros.

Antes de dejar a los perros encontrarse, ambos propietarios deberán estar de acuerdo en dejar a los perros acercarse. Cuando digo ‘de acuerdo’ quiero decir ‘estar cómodo con la situación’. No te permitas a ti mismo entrar en un acercamiento en el que no te sientes bien y no trates de convencer a nadie más si ellos no están de acuerdo con la idea. Es perfectamente razonable preguntar al otro propietario si su perro es sociable con perros. Si ambos estáis de acuerdo en permitir que los dos perros se encuentren, asegúrate de que todos estáis tranquilos (humanos y perros) y hazlo con la correa muy floja. Asegúrate de tener una estrategia de salida. No dejes que las correas se conviertan en una maraña de bloqueo que convierta el encuentro en una locura tipo el juego de Twister.

La Regla de los Tres Segundos:

  • Tres segundos es el máximo tiempo que el saludo inicial debería durar al presentar a dos perros. Cuando digo tres segundos, es ‘un cocodrilo*, dos cocodrilos, tres’ y nos marchamos. El número tres no lleva cocodrilo. He visto muchos casos en los que los perros se pierden en el tercer ‘cocodrilo’. Ahora, si hay ladrido o gruñido antes de ese tiempo, deberás marcharte lo antes posible. No queremos que eso vaya a más.

*Anotación de Gudog: en EE.UU se suele contar incluyendo una palabra para que el segundo sea más exacto, como «aligator» o «mississippi». Puedes contar usando la palabra de cuatro sílabas que te resulte más fácil.

  • Cuando te estás marchando después del tercer segundo, da a los perros un segundo para olvidarse el uno del otro. Una vez ambos perros se hayan distraído, puedes reunirlos de nuevo para otro encuentro siempre y cuando el primer encuentro fuese bien.
  • Mantén tus ojos bien abiertos y estate completamente presente. (No estés mensajeando mientras el encuentro entre los perros se lleva a cabo).
  • El contacto visual en un encuentro es la receta para el desastre. Si hay una mirada hacia abajo, no les permitas encontrarse.
  • Las colas cuentan historias. Si las colas están tiesas, escondidas, o la punta se mueve como si fuese una serpiente de cascabel, es un signo de que necesitas terminar el encuentro antes de tiempo o vigilar muy de cerca esos tres segundos iniciales.
  • Si uno de los perros pone su cabeza sobre la cabeza del otro perro, márchate.
  • Si sus mandíbulas están tensas y están aguantando la respiración, márchate.
  • Lo que quieres es una postura relajada, con colas y mandíbulas relajadas.
  • Es normal y bueno para los perros oler los culos de los otros perros. Créeme, ellos piensan que nuestro ritual de apretón de manos es raro también. Dicho esto, incluso si el encuentro inicial ha ido bien, la regla de los tres segundos aún aplica para el siguiente encuentro.
  • Por último pero no menos importante, la regla de los tres segundos es particularmente importante para el primer encuentro al presentar a dos perros, pero una muy buena práctica para todos los futuros encuentros, incluso para perros que ya se conocen el uno al otro. Dales sus tres segundos, márchate, y si todo va bien, vuelve. Llegará un momento en el que podrás eliminar la regla de los tres segundos pero siempre es una buena idea trabajar en ella.

Facilitar un encuentro apropiado es una buena base para que tu perro cree un fuerte vínculo no sólo con otros perros, sino también contigo. Es otra oportunidad para tu perro de saber que tú tienes las cosas bajo control y construir una relación con él basada en la confianza.

Socializar con perros y personas ayuda a mantener a los perros estables y completos, así que de ninguna manera quiero disuadirte de que tu perro haga nuevos amigos. Todo lo que pido es que te comprometas para conseguir encuentros exitosos y tengas siempre los ojos abiertos y la atención en tu perro.

Sobre cualquiera de estos consejos, si tienes preguntas o inquietudes, contacta con un profesional. Siempre es mejor prevenir que curar.

–Chad Culp, Certified Dog Trainer and Canine Behavior Consultant

Para que dos perros se lleven bien: la socializaciónç

La socialización es fundamental para que la convivencia entre dos nuevos hermanos caninos sea placentera y pacífica. Cuando un perro está acostumbrado a vivir solo, es seguro que al llegar otro se sentirá amenazado.

El perro debe tener costumbre de estar con otros canes, así como con otras personas. También debe saber que él es un miembro más de la familia pero que tiene que acatar reglas y normas.

Habrá que tener en cuenta qué tipo de raza meterás en casa, pues aunque los perros son animales sociales de manera innata, hay algunas razas que no se llevan bien con otras, por lo que es recomendable asegurarse de eso antes de dar un paso. No obstante, si el perro que ya está en casa está bien socializado y el que llega es un cachorro y se le enseña a socializar, es probable que no tengas ningún problema.

Aun así pueden surgir pequeñas diferencias que hay que aprender a solventar. Por ejemplo, puede haber una lucha por el cariño, ¿qué hacer en estos casos?

La batalla por el cariño

Es muy probable que ambos perros quieran tener el cariño de los dueños, por lo que será primordial que cada uno tenga su espacio. Ni el can que ya está en casa debe pensar que alguien vino a invadir su hogar, ni el nuevo debe verse como un agregado, así que sigue estas sencillas pautas:

  • Cada uno debe tener su cama. Si luego quieren hacerse amiguitos y dormir juntos, está bien, pero por ti que no quede. Debes tener una cama para cada animal y en lugares diferentes.
  • Comederos distintos. Sus recipientes para comer también deben ser distintos en lugares variados. Si los animales son de edades diferenes, deberás comprar también com >

El conocimiento mutuo para que dos perros se lleven bien

Por otro lado, es importante que los perros se conozcan antes de compartir territorio. Para ello debes seguir estas recomendaciones:

  • Busca un lugar tranquilo y neutral. Es mejor que los perros se conozcan fuera de la casa, quizá en un parque o una playa.
  • Llévalos con correa. No te confíes y tenlos atados para que puedan acercarse de manera lenta y olerse, y que puedas tirar hacia atrás de alguno de ellos si vieras que surgen problemas.
  • Entrar en casa juntos. Una vez que hayas visto que todo marcha más o menos bien, deja que ambos perros entren juntos a la casa. Si lo hace uno solo, este se estará marcando como dominante y entonces el otro lo verá como un enemigo y no como un igual.
  • Si es necesario, encierra al perro veterano y deja que el nuevo ande por la casa para que la inspeccione y se vaya haciendo a ella.

Si eres previsor y tienes paciencia, la convivencia entre tus dos amigos será pacífica y tranquila y lograrás que los dos perros se lleven bien y se quieran mucho.

El primer encuentro entre dos perros es un enigma. Todo puede ir bien o puede ser un desastre. Con esta guía rápida para presentar a dos perros te damos varios consejos para que la “cita” sea un éxito.

Presentar a dos perros es una situación en la que es normal verse envuelto/a. Esos primeros segundos en los que ambos se olisquean por primera vez son decisivos. En esta guía rápida hemos incorporado una serie de consejos desde la experiencia de los que convivimos con perros desde hace años. Además, comentaremos la teoría de los 3 segundos, desarrollada por Chad Culp, un experto en la materia. Esta teoría explica claramente el proceso para presentar a un perro conflictivo en sociedad.

A la hora de presentar a dos perros hay que tener en cuenta una serie de aspectos:

Que se conozcan en el exterior. Si dos o más perros van a vivir en el mismo espacio, ya sea de manera indefinida o temporal, lo mejor es que se conozcan fuera de la casa.

Evitar espacios cerrados. Para ese primer encuentro es mejor que ningún animal se sienta acorralado o estresado. Son este tipo de situaciones las que desembocan en un enfrentamiento.

Pasear juntos. Es fundamental que los perros paseen juntos, al menos, una hora antes de llevarlos a casa. Esto facilita a que se acostumbren a estar cerca el uno del otro.

Compañeros de olfateo. Es muy bueno que olfateen juntos durante el paseo, ya que de esta manera, los perros crean un vínculo entre ellos mediante los olores.

Estar atentos a sus emociones. Durante el primer encuentro es vital prestar atención a las emociones de los animales. Sus colas, belfos, cresta, posición corporal y orejas revelan cómo se sienten. De esta manera podemos actuar en consecuencia y evitar posibles altercados o momentos incómodos.

La teoría de los 3 segundos

Chad Culp es un experto estadounidense en comportamientos caninos que ha desarrollado la regla de los tres segundos para presentar a dos perros. Esta teoría sostiene que los perros deben olisquearse por primera vez durante ese periodo de tiempo. Pasado 3 segundos, los dueños tendrán que separarlos y esperar a que se olviden el uno del otro. Después, y solo si el primer encuentro fue bien, volver a juntarlos un periodo de tiempo más largo y ver cómo interactúan.

Culp señala que este método está más pensado para los perros con problemas de agresividad. El experto sostiene que, durante los tres segundos iniciales, se puede identificar si hay agresividad entre los animales. Si alguno de los perros se queda totalmente inmóvil, se eriza o gruñe, los dueños deben apartarlos lo antes posible.

El truco que Culp recomienda para los dueños es que estos cuenten los segundos utilizando una palabra de cuatro sílabas. Esto sería el clásico un missisipi, dos missisipis, tres missisipis… El experto también recomienda este método para perros que solo se han visto una vez.

Aunque la técnica está más pensada para perros agresivos, el estadounidense apunta a que la regla de los tres segundos puede utilizarse para primeros encuentros entre perros sin historial agresivo. Este método asegura un encuentro más tranquilo entre los peludos.

Pin
Send
Share
Send
Send